Venezuela: Locura minera en Perija






La minería y los megaproyectos están detrás de la demarcación de los territorios Yukpa y Barí Sociedad Homo et Natura
En los territorios indígenas no hay tierras para ello, pero si para los proyectos mineros: esta fue la conclusión que los dirigentes Yukpa reunidos en la comunidad Shirapta con viceministros, diputados de la Asamblea Nacional y el señor Alcalde.
Durante la campaña electoral el candidato oficialista Vidal Prieto, hoy Alcalde del municipio Machiques de Perijá, realizo una serie de promesas vinculadas a la política del Gobierno Nacional en la región, pero dada la tardanza del inicio de algunas de estas obras prometidas, la semana pasada fue tomada la sede de la alcaldía por dirigente del pueblo Yukpa de todos los sectores, en donde luego de varias horas de conversación se acordó de nuevo la visita a las comunidades.
El pasado lunes 22 del mes en curso el señor Alcalde Vidal Prieto formó parte de una comisión de alto nivel encargada de transformar sólo las comunidades de los mal llamados Centros Pilotos, cinco (o seis con Kasmera) de un total de 119 comunidades, en vitrinas demostrativas de las obras del Gobierno Nacional dentro de la estrategia del proceso de demarcación del territorio Yukpa coordinado no ya por los ministerios del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, como es el caso de las viviendas, ni por el del Ambiente, ni mucho menos por el de Infraestructura y Hábitat, sino por el de Interior y Justicia “Plan Integral para la Defensa, Desarrollo y Consolidación de los Municipios Fronterizos Machiques de Perijá, Rosario de Perijá y Jesús María Semprún del Estado Zulia.
Comunidades Indígenas Yukpa (G.O. Nº 39.046 del 28/10/08). En esta reunión se produjo un malestar generado en la población y dirigencia indígena presente en la reunión cuando se detectó que detrás de todo estos ingenuos proyecto cívico/indígena/militar/demarcación de tierra está la mano pelúa de la minería, el señor Alcalde y otros representantes gubernamentales planteó que la construcción del prometido Teleférico pasa por la aprobación de la explotación de una mina de caliza y la construcción de inmediato de una cementera con capitales chinos y canadienses.
Además de esta propuesta minera, la del carbón y fosfato, el Gobierno Nacional y la Alcaldía vienen bajo cuerda empujando el visto bueno por parte de la dirigencia indígena del Tukuko para la explotación de caliza en una de las hacienda (Panamá) auto demarcadas como parte de su territorio original.
Operadores político/mineros vienen gestionando en las esferas ministeriales, de la Alcaldía, y al interior de las comunidades de la cuenca del río Tukuko el consentimiento previo de los indígenas para la inmediata instalación de la empresa Caliza del Tukuko.
Para parar estos proyectos mineros de capital mixto, el pueblo Yukpa y los ecologistas prevén de inmediato movilizaciones por la defensa de la Sierra de Perijá y su piedemonte, por el territorio, la demarcación y entrega de títulos colectivos de propiedad de las 200 mil hectáreas auto demarcadas por el pueblo o nación Yukpa, el pago inmediato de las 59 haciendas solicitadas y demarcadas como parte del piedemonte de su territorio original a reconocer por el Estado gobierno. www.ecoportal.net
Conflictos Mineros en América Latina
www.conflictosmineros.net

En Venezuela se están demarcando los territorios indígenas para entregárselos a los megaproyectos mineros

El Ministerio del Ambiente se ubica al margen de la ley al negarse a cumplir con el derecho que tienen los pueblos Barí y Yukpa de ser reubicados en parte de su territorio despojado.


Los espacios territoriales originarios autodemarcados por los pueblos o naciones indígenas Barí y Yukpa ubicados al suroeste del estado Zulia no son aceptados por la Comisión Nacional de Demarcación del Hábitat y Tierras de los Pueblos y Comunidades Indígenas coordinada por la ministra del ambiente Yubirí Ortega de Carrizales, argumentando que sobre estos hoy también tienen derechos los terceros, según obliga el Código de Procedimiento Civil en su artículo 370.

En principio cabe destacarse que estos supuestos derechos de terceros no son tales, pues no son más que los derechos territoriales de los indígenas violados, o en el mejor de los casos amenazados. No puede ahora reconocérseles derechos a los hacendados porque estos despojaron de sus territorios ancestrales a los pueblos Barí y Yukpa con el asesinato y demás métodos violentos; hasta ahora éstos sólo tienen registros de las bienhechurías de sus haciendas.

En el marco de estas consideraciones, para poder reconocer el Estado gobierno las tierras autodemarcadas a los pueblos indígenas Barí, Yukpa y Wayuu debe primero derogarse o eliminarse las concesiones de carbón y fosfato otorgadas legalmente ya a Corpozulia y a los capitales norteamericanos, chilenos e irlandeses en todo el piedemonte perijanero en territorios indígenas originarios y ancestrales.

De acuerdo a la Constitución y las leyes vigentes del país el Estado venezolano a través de la Procuraduría General de la República no puede desprenderse de estas tierras y otorgárselas en títulos de propiedad colectivas inalienables, imprescriptibles, inembargables e intransferible a los pueblos indígenas sin que antes la Asamblea Nacional derogue estas concesiones o el Presidente de la Republica eliminarlas por un bien social y por un interés nacional.  

Los supuestos derechos de terceros que en verdad está defendiendo el Ministerio del Ambiente son los derechos mineros de las transnacionales y empresas mixtas, pues el argumento que el Estado petrolero venezolano no tiene dinero es puro cuento, mas cuando con dinero de la enorme renta petrolera venezolana ha servido hasta para resolverles problemas a pueblos indígenas de otros países como las distintas ayudas económicas otorgadas por el Gobierno a Bolivia para el bienestar y desarrollo de sus pueblos indígenas, la entrega un donativo de un millón de dólares a Paraguay en noviembre de 2008 para ayudar a mitigar la pobreza entre los pueblos indígenas del Chaco Boreal, castigado por la sequía.

En consecuencia exigimos de inmediato al Ministerio del Ambiente a través de la Comisión Nacional de Demarcación del Hábitat y Tierras de los Pueblos y Comunidades Indígenas:
1.- el pago de las bienhechurías de las haciendas hoy ocupadas por varias comunidades del pueblo Yukpa para evitar acciones violentas contra los indígenas por parte del sicariato ganadero y efectivos del Ejercito Venezolano de la Primera División de Infantería 12 Brigada de Caribe del Fuerte Macoa del Ejército de Machiques y el Comando 36 de la Guardia Nacional que hoy los acusan de guerrilleros,
2.- reconocer y sanear de minas, ganaderos, parceleros y desplazados colombianos las poligonales reconocida en dicha demarcación como territorios Yukpa y Barí y
3.- ampliar el territorio Barí de la parte baja adquiriendo las bienhechurías de las haciendas que limitan con cada una de las doce comunidades ubicadas a ambas márgenes de la carretera Machiques Colón desde el río Santa Rosa hasta el río Catatumbo.

www.kaosenlared.net/noticia/venezuela-estan-demarcando-territorios-indigenas-para-entregarselos-me

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia