Dos especies de aves mediterráneas se desplazan siguiendo los peces descartados por los pescadores




No es una novedad que los animales salvajes que viven cerca de los humanos han visto su modo de vida influenciado por lo que éstos desechan. El ejemplo de los osos que viven en los parques naturales de Estados Unidos y que asaltan los cubos de basura es un clásico. Un nuevo reporte publicado en Current Biology da otro ejemplo: dos especies de aves marinas del Mediterráneo cambian sus desplazamientos basándose en los peces que los humanos descartan.
De acuerdo con Frederic Bartumeus, experto de la Universidad de Princeton y el Institut Català de Ciències del Clima y uno de los autores del estudio, las actividades humanas en el entorno natural puede promover transiciones críticas en los animales, a través del cambio local de la disponibilidad de los recursos. El estudio señala una conexión entre la explotación de los recursos locales y los patrones de movimiento de los organismos.
El equipo de Bartumeus aprovechó los datos de satélite existentes sobre la pardela cenicienta y la pardela balear, que seguía el movimiento de aves sobre sus múltiples viajes de forrajeo. Cada viaje suele durar menos de dos días y cubre distancias de 10 a 1000 kilómetros. Debido a que los pescadores no trabajan en días festivos y fines de semana, los investigadores fueron capaces de comparar las actividades de las aves en presencia y ausencia de las actividades de la pesca de arrastre de la pesca.
El resultado fue que, cuando los pescadores no operan, las aves combinan la búsqueda local de alimento con viajes de larga distancia. En contraste, cuando los pescadores descartan peces, las aves marinas realizan búsquedas locales en torno a los barcos.
Bartumeus lo explica en pocas palabras: la pesca tiene un impacto en la ecología de forrajeo de las aves marinas a una escala espacio-temporal mucho más grande lo que uno podría esperar de manera intuitiva. Las propiedades de difusión macroscópica de las aves marinas a través del espacio marino están directamente influenciadas por la presencia de barcos de pescadores y el descarte de peces.
Vía | www.sciencedaily.com
Fotografía | Toastmonster

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia