Reino Unido: el Ministerio de Justicia clasifica a los activistas medioambientales como terroristas






Un documento de orientación sobre el extremismo, publicado por el Ministerio de Justicia del Reino Unido y al que ha tenido acceso The Guardian, etiqueta como extremistas a los activistas medioambientales y los lista junto a grupos disidentes republicanos irlandeses y terroristas inspirados por Al Qaeda. El documento fue enviado al personal de libertad condicional que estaba escribiendo informes judiciales o la supervisando a una serie de activistas, incluyendo a manifestantes a favor del medio ambiente.
El documento califica a los activistas medioambientales -o al menos a algunos de ellos, como aquellos a los que prohibieron viajar a Dinamarca durante la COP15- de “extremistas del medio ambiente”, y los pone al mismo nivel de los activistas de extrema derecha, los disidentes republicanos irlandeses, los paramilitares leales al gobierno británico y a los grupos extremistas islámicos inspirados por Al Qaeda, todos ellos englobados en un grupo catalogado como grupos extremistas de la actualidad, que puede incluir a aquellos que han cometido delitos graves en la consecución de una ideología o causa.
The Guardian reporta que el gobierno británico ha sido criticado por calificar a los manifestantes medioambientales como “extremistas domésticos”, un término que al parecer ha sido inventado por la policía y que puede englobar a los activistas sospechosos de delitos menores de orden público, tal como la desobediencia civil pacífica. La guía interna del Servicio de Gestión de Delincuentes del Ministerio de Justicia define el extremismo doméstico como acciones ilegales que forman parte de una protesta o campaña.
Los activistas pro defensa del medio ambiente, por supuesto, rechazan la etiqueta de extremistas, y argumentan que sus protestas son pacíficas y no violentas. Pero incluso aquellos a quienes está dirigido al documento parecen rechazar tal etiqueta. El secretario general adjunto del sindicato de los servicios de libertad condicional ha dicho que sus miembros no están satisfechos con los intentos del gobierno de poner a los defensores del medio ambiente en el mismo saco que a los sospechosos de terrorismo.
El citado secretario también dijo que esta serie de orientaciones parecen ser parte de un intento más amplio por parte de algunos funcionarios del gobierno de intervenir por razones políticas en la labor del personal de justicia penal. Ben Stewart, de Greenpeace, ha declarado que el movimiento climático nunca ha tratado de conseguir sus objetivos políticos mediante la violencia.
Vía | www.guardian.co.uk
Fotografía | Les Hutchins

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques