lunes, 28 de diciembre de 2015

Así ha quedó el lago Poopó, uno de los más grandes de Bolivia


Este lago de agua salada, ubicado en un altiplano en el departamento de Oruro, que colinda con Chile tenía 3.191 kilómetros cuadrados, hoy sólo conserva agua en apenas 12 kilómetros cuadrados, convirtiéndose casi en su totalidad en una gran explanada de arcilla que, en el pasado, estuvo poblada de flora y fauna únicas en su especie.
¿Cómo se secó el Poopó, el segundo lago más grande de Bolivia?
"Tenemos un lago que ha desaparecido, ahora es una pampa; un desierto donde no se puede sembrar nada, ni producir; no hay nada, mucho menos vida".
Con estas palabras, recogidas por la agencia de noticias Efe, fue que el dirigente campesino Valerio Rojas describió la situación del lago Poopó, el segundo más grande de Bolivia después del Titicaca. 
Este lago de agua salada, ubicado en un altiplano en el departamento de Oruro, que colinda con Chile, tenía una extensión de 2.337 kilómetros cuadrados.
Pero ahora ha quedado reducidos a tres humedales –"charcos" dirían algunos– de menos de un kilómetro cuadrados y escasos 30 centímetros de profundidad. 
Según expertos en conservación, unas 200 especies de aves, peces, mamíferos, reptiles, además de gran variedad de plantas, desaparecieron con la sequía del Poopó. 
El ornitólogo Carlos Capriles le dijo al diario boliviano La Razón que entre las aves que se vieron forzadas a abandonar el lugar había tres especies de flamencos en peligro de extinción. 
"Al no existir el Poopó, su hábitat se reduce y aumenta el peligro de desaparecer", explicó Capriles. 
El experto explicó que el lago era un punto de descanso de aves migratorias que se trasladaban de norte a sur. "Hablamos de que unas 200 especies perecieron o se fueron a otras áreas". 
Otros activistas ambientales añaden que numerosos mamíferos, reptiles y anfibios quedaron sin hábitat y alimento con la transformación del lago en prácticamente un desierto. 
Pero la peor parte se la llevaron los peces, señaló Carlo Capriles, pues no pudieron migrar como los otros animales y "murieron en el lugar". 
Por su parte, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua confirmó la pérdida de una gran cantidad de especies únicas aunque no conocen la cantidad exacta y están pensando en realizar un conteo. 
Zona de Desastre
El gobernador del departamento de Oruro, ubicado en el sudoeste de Bolivia, Víctor Hugo Vásquez, ha declarado este viernes zona de desastre departamental al desaparecido lago Poopó, el segundo más grande del país. "Esta declaratoria de desastre permitirá que la gobernación de Oruro, así como los municipios afectados y el Gobierno nacional, aporten recursos económicos para desarrollar tareas de urgencia por el secado del lago", declaró Vásquez en una rueda de prensa. Con esta ley se les dará asistencia económica a las familias afectadas por la catástrofe en las zonas más perjudicadas, entre ellas, los municipios de Toledo, Santiago de Huari, Santiago de Andamarca, Machacamarca, Challapata, Poopó, El Choro y Pazña. Por el momento, de acuerdo con el gobernador, al menos 350 familias pesqueras se beneficiarán de una ayuda alimenticia y, más tarde, se conformará una comisión interinstitucional, departamental, nacional e internacional para afrontar la situación. A pesar de la difícil situación, en una entrevista realizada por 'El Deber', Vásquez se mostró optimista respecto al futuro del lago. "Nunca pierdo la esperanza, no creo que sea tarde para salvar al Poopó. Estoy convencido de que en algún momento estará lleno de agua y va a dar mucho pescado", aseguró. 
DE 3.191 KILÓMETROS DE AGUA A UNA EXPLANADA DE ARCILLA  
Respecto a las causas que han llevado a la sequía de la segunda reserva hídrica más grande de Bolivia, después del Lago Titicaca, los expertos destacan la contaminación --por la extracción de minerales en la zona--, la alta frecuencia del fenómeno 'El niño' y el cambio climático, fenómeno altamente ligado a los dos anteriores. ep