jueves, 17 de diciembre de 2015

Declaración pública del Consejo de Defensa de la Patagonia Chilena ante fallecimiento y legado del amigo y compañero de causa Douglas Tompkins


A una semana del fallecimiento del Douglas Tompkins, desde el Consejo de Defensa de la Patagonia -colectivo que agrupa a múltiples organizaciones de Aysén, Chile y el extranjero en torno a la campaña Patagonia sin Represas- emitimos la siguiente declaración pública:
  • Concluido el íntimo proceso de despedida por parte de su esposa Kris McDivitt, sus familiares, amigos y colaboradores, como hombres y mujeres de organizaciones que compartieron junto a Douglas Tompkins casi una década de trabajo en pos de la protección de la Patagonia chilena y sus preciados ecosistemas, damos cuenta de nuestra profunda admiración y gratitud por el visionario trabajo que emprendiera en nuestro país y planeta.
  • Hasta su llegada al país, y aún hoy, ningún ciudadano en la historia había tomado la decisión de adquirir tan amplios territorios en el mundo, en este caso emplazados en la Patagonia chilena, con el objetivo de protegerlos y entregarlos restaurados a todo un pueblo: Chile.  Esto que ya ha ocurrido con los parques nacionales Corcovado Yendegaia, hoy bajo administración de la Corporación Nacional Forestal, será el destino de los parques Pumalín Patagonia, según ha confirmado Kris McDivitt.  Esos son los hechos.
  • Pero su legado no es solo material.  Su compromiso con la integridad ambiental del patrimonio natural nacional trascendió la conservación, siendo un activo colaborador de múltiples causas que significaron la protección de territorios y maritorios únicos.  La más recordada: la defensa de los ríos patagónicos como BakerPascua Cuervo, a través de “Patagonia sin Represas”, épica campaña en la cual DouglasTompkins fue un imprescindible.  Sin su esfuerzo y tesón habría sido aún más difícil enfrentarse al poder político y empresarial detrás de iniciativas concordantes con un modelo de desarrollo irresponsable con el medioambiente y altamente injusto con las generaciones actuales y futuras.  No fue el único, ni el primero que en Chile inició este camino, pero sí es un deber reconocer que su aporte fue fundamental y motivador para otros.
  • Hoy no es un día de duelo. Hoy, como lo ejemplificó Douglas en vida, es un día más para seguir trabajando, con sentido de urgencia, en pos de la sustentabilidad, devolviendo al planeta lo que por demasiado tiempo le hemos despojado como especie.  Invitamos a todos los chilenos y chilenas a conocer, sin prejuicios ni ataduras, su pensamiento, sus reflexiones, a recorrer y a enamorarse de esos parques, obras colmadas de un infinito amor por la vida en todas sus formas, y a comprender la vital importancia de la biodiversidad que nos acompaña en este hermoso viaje que es la existencia.
  • Por nosotros, por nuestros hijos e hijas, por todos los que vendrán y que precisarán de la naturaleza En la esperanza se construye la senda por la cual debemos transitar.
Infinitas gracias Doug.  
Tu legado será siempre inspiración para ir más allá

Imagenes: Lucas Chiappe