miércoles, 16 de diciembre de 2015

El acuerdo de París: una farsa en la lucha contra el cambio climático


El movimiento por la justicia climática es imparable, las negociaciones del clima no son la última parada


Hoy se presentaba el texto final del acuerdo de París que tendrán que firmar los 196 países presentes en la Cumbre del Clima. Un último borrador sin medidas eficaces y precisas para luchar contra el calentamiento. Sin embargo, este acuerdo no definirá el futuro de la humanidad y el planeta, será la gente quien escriba historia, tal y como hace ahora en las calles de París.
Amigos de la Tierra critica que los intereses de los combustibles fósiles escudados en países, como Arabia Saudí, Polonia o Argentina, han desvirtuado completamente el objetivo general del acuerdo para evitar los impactos irreversibles del cambio climático. A pesar de la falta de compromisos, los negociadores insisten en reiterarse con buenas palabras vacías de contenido, nombrando su supuesto compromiso con la justicia climática que, sin embargo, no se ve reflejado en el acuerdo. 
Como novedades del texto, u no de los puntos cruciales como la mitigación se presenta incluso peor que en el anterior borrador del acuerdo, publicado el jueves a última hora. Este artículo 4 es ahora una carta blanca al incremento de la emisión de gases de efecto invernadero. Carece de objetivos concretos y da pie a que los países puedan seguir emitiendo hasta la segunda mitad de siglo sin establecer un horizonte temporal para anular las emisiones, ni la cantidad indispensable de las mismas a mitigar. Precisamente por este motivo, el hecho de que el acuerdo sea vinculante solo en partes del acuerdo, no significa un gran paso en la lucha frente al cambio climático. 
A estas alturas de la cumbre, algunos de los capítulos acordados a última hora del jueves se mantienen sin cambios, el umbral de los 2ºC y la escasa mención al grado y medio –sin herramientas para lograrlo-, así como los plazos de revisión que tampoco aparecen definidos para analizar los compromisos, que permanecen como voluntarios [1].
Por otro lado, parte de la financiación, otro de los puntos que afecta directamente a la adaptación y mitigación de los países no industrializados, sale del texto para pasar a formar parte de un anexo de “decisión de la COP”, concretamente los 100.000 millones comprometidos a partir de 2020. Además, no se reconoce que la financiación climática deba ser adicional a la ayuda oficial al desarrollo para los países no industrializados, un aporte económico muy relevante para una transición justa. 
Amigos de la Tierra señala que la diferenciación continúa siendo ambigua y dependiendo de cada apartado, se reconoce o no, añade que sin las herramientas económicas oportunas y una trayectoria detallada para alcanzar un futuro de emisiones 0, es imposible repartir las responsabilidades de forma realista y justa.
Organizaciones ambientales, movimientos sociales y la ciudadanía en general, un total de 40.000 personas, a las que se suman las 2.000 activistas de Amigos de la Tierra, se están movilizando en las calles de París y online de forma pacífica ante los resultados decepcionantes de las negociaciones climáticas, bajo el lema “serán las personas las que escribirán la historia, no los políticos”.
“La apuesta clara por energías renovables comunitarias, un cambio de sistema basado en un consumo justo, responsable y local, o la agroecología, son solo algunas de las soluciones que continúan expandiéndose por el mundo entero de la mano de iniciativas ciudadanas. Amigos de la Tierra, anima a la ciudadanía a unirse a la rebelión energética y construir una sociedad libre de gases de efecto invernadero”, ha destacado Alejandro González, responsable de Amigos de la Tierra.

Notas:
[1] Reacción de Amigos de la Tierra al último borrador: https://www.tierra.org/spip/spip.php?article2309
Miles de personas deletrearán “Climate Justice Peace”/ “Paz y Justicia Climática” en la ciudad de París empelando un software de geolocalización que quedará grabado en: http://www.climatejusticepeace.org/