miércoles, 30 de diciembre de 2015

El planeta que acumula basura hasta en el espacio


Según este profesor, aproximadamente un total de 20.000 piezas orbitan alrededor de la tierra formando lo que se conoce como 'basura espacial'. Mediante la animación es posible ver el considerable aumento de restos presentes en el espacio durante los últimos 60 años. Un incremento que llega hasta el punto de que es casi imposible ver la tierra.

La cantidad de escombros que rodea la Tierra no ha hecho más que aumentar desde que comenzó la carrera espacial. Stuart Grey, profesor del University College de Londres que forma parte del Laboratorio de Navegación y Geodesia Espacial, lo muestra en este vídeo en el que se ve la evolución de la cantidad de basura espacial que hay en torno a la tierra desde 1957 hasta ahora. Según este profesor, aproximadamente un total de 20.000 piezas orbitan alrededor de la tierra formando lo que se conoce como 'basura espacial'. Mediante la animación es posible ver el considerable aumento de restos presentes en el espacio durante los últimos 60 años. Un incremento que llega hasta el punto de que es casi imposible ver la tierra. Para la realización del vídeo, el profesor se ha basado en datos precisos de dónde se situaba cada una de las piezas en cada momento con la información que ofrece Space-Track, web con información orbital. A continuación se muestra la impresionante evolución de basura espacial en torno al planeta Tierra. La carrera espacial comenzó el 4 de octubre de 1957 con el lanzamiento del satélite Sputnik 1 por parte de la Unión Soviética. Fue el primer satélite artificial lanzado al espacio y su órbita seguía un camino curvado alrededor de la tierra. Tal y como explica la animación, si los objetos son lanzados a suficiente altura sobre la atmósfera, pueden estar orbitando durante siglos. Sputnik 1 tenía 58.5 centímetros de diámetro y el cuerpo del cohete desde el que se lanzó este satélite estaba cubierto de reflectores que podían verse desde la tierra, mostrando así al mundo la habilidad técnica de la Unión Soviética. El 1 de febrero de 1958, Estados Unidos respondió a la URSS lanzando el Explorer 1 para realizar experimentos científicos. Recopilando el número de veces que el satélite chocaba con partículas cargadas, se descubrió la existencia de cinturones compuestos por éstas alrededor de la Tierra. Se les conoce como los cinturones de Van Allen. Yuri Gagarin fue el primer astronauta en realizar un viaje al espacio exterior el 12 de abril de 1961. En la misma década, algunas potencias lanzaron sus satélites al espacio y ese año se alcanzó la cifra de 200 objetos orbitando alrededor de la Tierra. Los restos en el espacio podían ir desde cohetes como en el caso del Sputnik 1 (en rojo) a restos que se rompían durante el lanzamiento o las misiones de los satélites (en azul) En los 70, cuando el hombre llegó a la luna, ya se podía apreciar la 'invasión' de restos provocados por la rotura de satélites o la colisión entre estos. En 1980 eran unos 5.000 objetos los que orbitaban alrededor de la Tierra. Se empezaron a lanzar satélite aún más lejos de la superficie terrestres hacia lugares en los que todavía pudiesen mantener la órbita. A su vez se empezaron a dejar los cuerpos de los cohetes en estas órbitas lejanas. En la década de los 90 la presencia de satélites era mayor que nunca. Los astronautas se quedaban en órbita durante largos períodos de tiempo y fueron ellos los que pudieron visualizar el impacto ocasionado por estos satélites. En el año 2000 había cientos de misiones en el espacio incluyendo las tripuladas a una 'altura baja', los satélites de navegación en una órbita media y satélites de comunicación y meteorológicos en una órbita geoestacionaria. En total, unos 9.000 objetos. En 2007, un misil lanzado desde China creó 2.000 nuevos restos de basura espacial. Dos años después, en el 2009, los satélites COSMOS 2251 y IRIDUIM 33 colisionaron creando 2.000 piezas más de restos. Cada día se crea más basura espacial dejando en la actualidad unos 20.000 restos que van desde el tamaño de una manzana al de un autobús.