sábado, 7 de mayo de 2016

España: Ecologistas en Acción sostiene que es "escandaloso" que el CSN haya dado su visto bueno al Cementerio Nuclear en Villar de Cañas (Cuenca).

La organización asevera que el contenido de los informes publicados por el Consejo de Seguridad Nuclear avala las tesis que han defendido desde el principio: que el silo no es viable. Por su parte, la Plataforma contra el Cementerio Nuclear asegura que los documentos serán la principal reivindicación de la próxima marcha hasta Villar de Cañas
 
Francisca Bravo
 
Ecologistas en Acción ha reaccionado de forma tajante tras hacerse públicos los informes del Consejo de Seguridad Nuclear en relación con el Almacén Temporal Centralizado, proyectado en la localidad conquense de Villar de Cañas. "Es escandaloso que el Consejo de Seguridad Nuclear haya dado el visto bueno al ATC con todos los problemas que muestra el informe", señala Francisco Castejón, investigador en fusión nuclear y miembro de la organización.
Castejón insiste que se trata de una información "escandalosa", pero también recuerda que avala las denuncias que su organización había hecho en diversas ocasiones. En definitiva, asegura, los documentos confirman que los terrenos elegidos son inadecuados, debido a sus condiciones geológicas. De este modo, al ser arcillosos, relatan, ponen en peligro la instalación ya que el material se hincha sólo con el agua. Además, debido a las formaciones yesíferas que yacen en los terrenos pueden provocar grandes soquedades que pueden hacer que el suelo ceda.
Finalmente, el experto recuerda que las aguas subterráneas, un acuífero superficial en la zona, pueden llegar a contaminarse con la radioactividad que emanaría de la instalación lo que podría finalmente dañar los cimientos. "En definitiva, está claro, es inadecuado", concluye Castejón. De este modo, aboga nuevamente por la paralización de la infraestructura, "olvidarnos de todo lo que se ha hecho en el ATC" y establecer un debate "verdadero" sobre la gestión de los residuos radioactivos.
Sin embargo, afirma, esto sólo se puede llevar a cabo después de definir el calendario de cierre de las centrales nucleares. "Esto se debe a motivos técnicos: no es lo mismo gestionar los residuos de hace cuarenta años. Es por esto que este calendario es imprescindible", afirma Castejon. Además, el ecologista recuerda que "no se puede" someter a la población a las consecuencias de una gestión de residuos que no asegure su seguridad, y que, por tanto, se debe asegurar la fecha de caducidad de las centrales.
Finalmente, Castejón recuerda que estos documentos presentados recientemente son de especial importancia, al tratarse de un agente completamente objetivo. "No son Ecologistas, ni Enresa, ni el CSN", asegura. Por otro lado, recuerda que el organismo estatal se ha negado a entregar los informes en los últimos dos años, denunciando que se ha mantenido en secreto.
Los documentos, también en la séptima marcha en contra del Cementerio
Carlos Villeta, también de Ecologistas en Acción y miembro también de la Plataforma en contra del Cementerio Nuclear, recordando que los informes se hacen públicos tarde y después de una "larga espera". "Nosotros pedimos la información desde la Plataforma en cuanto conocimos su existencia. Ahora se hace público, pero a regañadientes", recuerda Villeta. La razón para la plataforma está clara: no se hacía público porque "daba la razón" a las denuncias señaladas en incontables ocasiones. "Necesitamos un análisis más detallado pero está en negro sobre blanco lo que ya se decía".
Los documentos serán parte del manifiesto que acompañará la séptima marcha a pie en contra del Cementerio Nuclear hasta Villar de Cañas. Y es que para la Plataforma ha sido un periodo de seis años de "ocultación de informes y chapuzas". De este modo, recuerda que el ministro de Industria, uno de los principales "padrinos" de la infraestructura, ahora se ve envuelto en temas de corrupción. "Todo ha servido para hacer negocio con dinero público más que para gestionar los residuos", afirma Villeta.
En este sentido, la Plataforma denuncia que se  siguen licitando obras de forma "también opaca", asegurando que se han solicitado contratos sin someterlos a información pública, "adjudicándolos de forma directa". Contra esto, el colectivo reactivará la campaña 'no pago ATC'. Con esto, pretenden aclarar a la opinión pública que el proyecto es "un desastre" y que lo único que dicta "el sentido común" es la paralización del silo nuclear.