Argentina/Córdoba: El Grito Sagrado en Traslasierra

La voz del pueblo de Traslasierra revolucionaria, en diversos hechos de su historia y su presente.

Por Verónica Contreras

Hay un grito de justicia que gira en esta tierra desde las primeras crónicas que se registran.
Un Grito que se escucha una y otra vez en la historia de Traslasierra.
Ese Grito hoy es un clarísimo NO que levantan los vecinos ante el loteo de Cimas de Nono que avasalla el equilibrio del monte y los lugares sagrados que sostuvieron la fuerza de pueblos ancestrales. Hay muchos otros loteos que irrumpieron sobre lo mismo, pero esta vez, se despierta otra vez el grito común de quienes habitan este valle y dicen NO a Cimas de Nono.
 

Este domingo a las 19hs. los vecinos se vuelven a reunir en Asamblea en la entrada del loteo.
A pocas cuadras, en la plaza de Nono, la Radio Comunitaria El Grito acompaña la asamblea desde una radio abierta como lo hizo en contra de la minería en las asambleas de “Traslasierra Despierta” en el año 2008. Este año, celebrando también su primera década expresando El Grito del Común, de una radio comunitaria que nació en Nono uniendo en sus contenidos a todo el valle de Traslasierra.
El nombre de la radio rumeaba en sus fundadores, pero no le encontraban el verdadero sentido, daba vueltas en sus cabezas y corazones “El Grito”, pero no se terminaban de convencer que fuera ese el nombre, hasta que vieron un cartel hecho a mano alzada, pegado en una cartelera de la escuela primaria de Nono. Sería el año 2006 y el cartel decía “El Grito de Nono”, y se refería al Grito de los Comuneros de 1774, un hecho revolucionario que fue invisibilizado por la historia oficial. Ese cartel de autor desconocido, que rescataba aquella historia oculta, se hizo voz en el nombre de la radio.
Y ese Grito de los Comuneros fue la primera verdadera revolución de un pueblo ante las injusticias que sufrían los pobladores de Traslasierra por parte de las autoridades españolas que ejercían aberrantes abusos de todo tipo. Existe un documento firmado por un representante del Gobierno de Córdoba y los Comuneros Revolucionarios de Traslasierra llamado “Pacto de los Chañares”, donde se acuerda, entre otros valiosísimos reclamos, que no serán más gobernados por extranjeros. Esto no fue cumplido, pero el documento existe. El historiador Víctor Barrionuevo Imposti documenta su investigación con las correspondencias y escritos conservados en el Archivo Histórico de Córdoba, y luego la escritora Isabel Lagger continuó el trabajo de archivo para documentar su novela “Tierra de Conquistas”.
Según relata Barrionuevo Imposti, por esos mismos años, el pueblo de Nono aún lograba vivir en comunidad, y su cacique Javier Charras tomaba una actitud más rebelde frente al régimen impuesto, diferente al que llevaban sus antecesores que sostuvieron la comunidad indígena a través de largos litigios judiciales ante la corona española.
Las comunidades de indios albergaban a esclavos escapados y gente marginal comenzando un importante mestizaje dentro de las familias. Unos años antes del Cacique Charras, en 1753 épocas en que aún vivía el Cacique Diego Yaxista y Salcedo, existe una crónica ocurrida en el pueblo de Nono que evidencia este grito de justicia que sigue girando en nuestro presente. Fue el rescate de una mulata llamada María que estaba siendo llevada detenida por la autoridad del momento en Nono que era el Alcalde de la Santa Hermandad Cristóbal Barbosa de Araujo, por ser una esclava fugada. Según las crónicas, los naturales se le cruzaron en el camino con garrotes y se la quitaron.
Del Cacique Yaxista existe en Nono la copia de una de sus cartas, de un largo litigio ante el Rey de España, que duró más de 30 años, en donde la corona, a través del Virrey dictamina en favor de los indios, pero su vecino Bartolomé de Olmedo y luego su hijo el Presbítero Agustín de Olmedo, ejecutarán toda clase de artilugios con los enviados del rey para llevar a la comunidad de indios naturales de Santa Cruz de Nono a la marginalidad. 

En la carta publicada en www.visiondecondor.com, hallada en el Archivo de Indias de Sevilla por la historiadora María Elena Barral, el Cacique Yaxista lo relata así:
“(…) por las providencias que tengo ganadas aquí del Virrey de Vuestra Majestad como de la Real Cancillería de las Charcas las cuales no se practican, no obstante, que por ellas se manda sea despojado de las dichas tierras a dicho Dn Agustín de Olmedo porque como persona poderosa tiene cavilación con los Ministros que vienen a este efecto a fuerza de dones para que con cavilosos enredos suspendan la ejecución de la providencia llegando a tal extremo la malicia que ha llegado a calumniarme con levantamiento de armas por lo cual el Gobernador de esta Jurisdicción tenía despachada orden de prisión contra mi persona y los Indios de V Mag, y embargo de nuestros cortos bienes, la suspendió por haberse informado bien del caso por el Protector de esta Provincia que comúnmente es un hombre particular, tímido en las defensas por no oponerse contra personas tan poderosas, por cuyo motivo las providencias no se practican (…)”


Los conflictos e injusticias que el Cacique Yaxista menciona en la carta, siguen en el presente, son cuestiones que siguen dando vueltas y se repiten de la misma manera en la actualidad entre los transerranos:
“(…) en el tiempo presente ya no hay dinero para seguir litigio con una persona tan poderosa que sabe atacar las providencias porque el único refugio para nuestros gastos era el producto de nuestros ganados, los que ha destruido la impiedad del dicho Dn Agustín de Olmedo con la tripulación de los que adentrado en dichas nuestras tierras, pues no permite que se lleguen ni yo ni mis Indios ni rodeos ni corrales a reconocer los animales que nos pertenecen, y desta suerte se van extinguiendo nuestros ganados y a pocos pasos quedaremos sin tener con qué mantenernos, de lo cual se siguiera una lamentable ruina en los pobres Indios de Vuestra Majestad que de esta suerte podrán caer en el grave crimen de ladrones y facinerosos y en este caso no se acordarán los Ministros de V Mag de la tiranía que ocasionó este delito sino de castigar al pobre Indio desvalido que por la necesidad hizo caer en tal delito su fragilidad. (…)”


Ya finalizando el siglo XX, en el año 1992 se volvió a levantar la voz del pueblo de Nono cuando durante la presidencia de Menem se proyectó a Traslasierra como depósito nuclear, Nono en una voz común logró una ordenanza municipal donde se pronunciaba a Nono No Nuclear.
“Traslasierra Despierta”, en el año 2008 fue la voz común ante la actividad minera en la zona. Una acción que los vecinos continúan en litigio a través de un equipo de abogados ambientalistas y en la actualidad se está esperando el dictamen de la Corte Suprema.

Hoy las asambleas de nuestra Traslasierra Despierta se vuelven a convocar para levantar la voz de una tierra que se sabe sabia y sagrada, que claramente no calla, que sabe lo sagrado de la voz común. Vox Populi Vox Dei expresó la cultura europea al pueblo de Traslasierra. Traslasierra sabe lo sagrado de su voz. Y estos días, acompañados en varias asambleas por el ensamble de música de los jóvenes, se vuelve a levantar la Voz del Común.

Una Voz que gira, que viene de la ancestralidad de la tierra que habitamos, que es sagrada, que está más allá de las leyes que ordena el sistema, una voz que insiste una y otra vez trayendo conciencia una y otra vez…
 
Fuente: http://www.visiondecondor.com  - Fotos: Santiago Contreras

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente