El Co-housing, casas para envejecer con los amigos

Parece que es una tendencia al alza desde hace algunos años en España y en Estados Unidos donde se han creado lugares, incluso pueblos, donde personas adultas cuando se jubilan tienen casas privadas pero comparten algunos servicios comunes, vida social y actividades de todo tipo entre varios. También está el eco-housing que es lo mismo pero en casas ecológicas.

Esta moda no está reservada a personas de más edad, algunas comunidades de jóvenes han optado por esta nueva forma de vida y consumo colaborativo.
¿Quién no ha dicho alguna vez que le gustaría vivir cerca de los amigos? En la actualidad hay muchas personas mayores de 65 años, tanto hombres como mujeres, que viven solos o en pareja, tienen buena salud y llevan una vida bastante activa aun pudiendo disfrutar de muchas actividades tras trabajar durante muchos años. Una nueva vida de armonía y paz muy merecida se abre ante ellos. Desde hace unos años, como decimos, en España y en Estados Unidos, entre otros países, ha surgido un nuevo sistema de casas colaborativas conocidas como Co-housing.
En estas viviendas individuales se comparten servicios comunes, actividades sociales y recreativas, comedores y, fundamentalmente, disfrutan de la vida con amigos o con sus parejas. Esto surge como consecuencia del crecimiento de la expectativa de vida y, además, ante el elevado índice de personas mayores que viven solas.
Se trata de una modalidad de lo que se ha llamado economía colaborativa que reinventa formas tradicionales de compartir, colaborar, intercambiar, prestar, alquilar y regalar que ya existían. Consigue redefinirlas y amplificarlas gracias a las nuevas tecnologías, el uso de las plataformas digitales de Internet, las tecnologías de la información y la comunicación y las comunidades que pueden generar. El uso de las redes sociales es clave para su florecimiento.
En los estilos de vida colaborativos, personas con intereses comunes se unen para compartir o intercambiar bienes materiales o menos tangibles: tiempo, espacios, habilidades, etc. Los estilos de vida colaborativos son la forma más social y ambiental de entender el consumo colaborativo, menos ligada a las motivaciones empresariales y más a las de defensa del entorno y la calidad de vida.
Esta tendencia también se observa en personas más jóvenes. Un claro ejemplo se da en Estados Unidos, en las afueras de Austin, Texas, donde cuatro parejas amigas durante 20 años construyeron sus casas frente a río del Llano para vivir cerca y compartir momentos juntos.
Las casas fueron diseñadas por el arquitecto Mateo García, quien buscó que sean sustentables. En los exteriores se colocó acero corrugado que permite reflejar la luz solar, y de esta manera, mantener fresco el interior en verano, y ventanas aislantes especiales. También poseen techos inclinados con barriles para contener hasta 20.000 litros de agua de lluvia, algo fundamental en la zona que se caracteriza por ser muy árida. Los interiores, en tanto, son de madera contrachapada, un acabado no es muy costoso y brinda mayor calidez y bienestar.
Cada casa tiene una superficie de 37 metros cuadrados y posee un vestíbulo; un baño; un área para el descanso conformada por una cama matrimonial, un sofá y un escritorio con biblioteca; y una cocina integrada. Su precio es de alrededor de 35.000 Euros.

Fuente: http://www.tunuevainformacion.com/ - Imagen ‪Belterra Cohousing‬

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente