Miles de pingüinos murieron de hambre en la Antártida por cambio en el ambiente

Miles de crías de pingüinos Adelia murieron de hambre en la Antártica a causa de la inusual expansión de la banquisa, capa de hielo que aparece por congelación del agua, lo que obligó a los padres a irse más lejos a buscar alimento, según indicó un grupo de investigadores.
 
Investigadores del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS, por sus siglas en francés), con el apoyo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), estudian desde 2010 una colonia de 18.000 parejas de pingüinos Adelia del este de la Antártica. Descubrieron que solo dos crías habían sobrevivido tras la última temporada de reproducción (finales de 2016-principios de 2017). La tragedia se explica por los inusuales niveles de la banquisa a finales de verano. Los adultos se vieron obligados a ir más lejos para buscar el alimento para sus pequeños, que murieron de hambre.
Según Yan Ropert-Coudert, investigador en la estación de investigación Dumont de Urville, cerca de la colonia, la región ha sufrido las consecuencias de los cambios ambientales vinculados con la ruptura del glaciar Mertz.
“Se dan las condiciones para que esto vuelva a producirse más frecuentemente a causa de la ruptura del glaciar Mertz en 2010, que alteró la configuración del mar delante de la colonia“, dijo a la AFP.
Pero “deberían darse otros factores para tener un año cero”, agregó, citando los niveles de las temperaturas, la dirección y la fuerza del viento o la ausencia de polinias (espacios abiertos de agua rodeados de hielo).
Los pingüinos se alimentan principalmente de kril. Excelentes nadadores, les iba bastante bien en la Antártica Este. Pero sobre el continente blanco, en general, se han visto muy amenazados por el cambio climático. El derretimiento de los bancos de hielo afecta a su hábitat, mientras que los pequeños están adaptados a la nieve pero no a la lluvia y el calentamiento de agua influye en la cantidad de su alimento.
Hace cuatro años, la misma colonia, que en aquel momento contaba con 20.196 parejas, no tuvo ninguna cría, un fenómeno provocado por niveles más importantes de banquisa, la lluvia que había empapado a las crías -pues su plumaje todavía no era lo suficientemente impermeable- y una rápida bajada de las temperaturas.
Los investigadores informaron de su descubrimiento durante la reunión anual de la Comisión para la Conservación de la Fauna y la Flora Marinas en la Antártica, en Hobart, en la isla australiana de Tasmania.

Fuente: Canal 13 - Publicado en: Boletin de ecosistemas.cl
-------------------
Australia refuerza la alianza en defensa de una gran reserva marina en la Antártida

    •    Entidades conservacionistas reclaman que se apruebe la propuesta acordada hace un año y que en esta zona se prohiba totalmente la pesca
Unos 250 científicos marinos, gestores ambientales y representantes políticos de 25 delegaciones internacionales -entre las que se incluye una representación de la Unión Europea) se reúnen del 16 al 27 de octubre en Tasmania en la 36 reunión anual de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, por las siglas en inglés). Siguiendo el camino marcado en la reunión del año pasado, en la que se establecieron las bases para crear en el mar de Ross la zona protegida marina más grande del mundo, el encuentro de esta año tiene como los dos principales propuestas la “finalización/adopción del pla de investigación y monitorización del área marina protegida del mar de Ross; y la revisión de propuestas sobre el sistema de áreas protegidas en el este de la Antártida y el mar de Wedell”, según consta en el resumen informativo de esta cumbre.
Joaquim Elcacho

Al inicio de la sesión, Australia ha reafirmado su compromiso con la propuesta que tiene, junto a la Unión Europea, para crear un área marina protegida en la Antártida Oriental con el fin de mitigar los efectos de la pesca y el cambio climático.
"Junto a la Unión Europea hemos revisado más la propuesta para aclarar en dónde se pueden realizar las diferentes actividades pesqueras y simplificar los objetivos para que los resultados de la conservación sean más claros", ha destacado Gilliam Slocum, comisionada australiana ante la CCAMLR.
Slocum remarcó que la decisión de la CCAMLR de aprobar el año pasado la creación de un área marina de protección (AMP) de unos 1,5 millones de kilómetros cuadrados en el Mar de Ross, que fue propuesta por Estados Unidos y Nueva Zelanda, es alentadora. "Es importante que construyamos en este momento a favor de la creación de un sistema de áreas protegidas marinas para ayudar a vigilar y entender los efectos de la pesca y el cambio climático en los ecosistemas de la Antártida y los Mares Australes", indica la delegada de Australia.
La propuesta, que está sobre la mesa de la CCAMLR desde 2011 comprendía inicialmente alrededor de 1,9 millones de kilómetros cuadrados, pero actualmente abarca poco menos que un millón de kilómetros cuadrados en las áreas de MacRobertson, Drygalski y el MAr D'Urville-Mertz, en Antártida Otiental.
El plan que se revisa a partir del 16 de octubre en Tasmania contempla el uso múltiple de las áreas marinas de protección, es decir "las actividades, incluyendo la pesca, serán permitidas dentro de las AMP mientras que éstas no tengan un impacto adverso en la conservación o los objetivos científicos", según el portal de la División Australiana Antártica (AAD).
La Coalición de la Antártida y del Océano Austral (ASOC), integrada por organizaciones como Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), consideran que la propuesta debe prohibir todo tipo de pesca, incluyendo la científica.
La ASOC también busca que la protección de la Antártida Oriental sea por tiempo indefinido a diferencia de la AMP del Mar de Ross en donde la pesca se restringe por 35 años para que se prevenga que la captura de krill compita con la alimentación de los animales antárticos.
Las otras propuestas que se discuten en la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos son la creación de un área marina protegida en el Mar de Weddell impulsada por Alemania, y otra en la península Antártica proveniente de Argentina y Chile, destaca Efe. Por otra parte, Australia espera que la CCAMLR adopte el "Programa de Trabajo en Respuesta al Cambio Climático" para mejorar las consideraciones sobre el impacto del cambio climático en el trabajo de la Comisión y revise las medidas para asegurar las medidas para proteger a la merluza negra, agregó el comunicado de la AAD.

Fuente:http://www.lavanguardia.com/natural/20171016/432112740829/australia-compromiso-proteccion-antartida.html - Imagenes: Las aguas próximas a la Antártida son una de las últimas grandes reservas de biodiversidad marina del planeta ” (John B. Weller / AFP) -
(Handout / AFP)La investigación científica es un elemento clave para la preservación de la Antartida (Patrick Endres / Design Pics / Getty)

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia