La Unión Europea recibe una dura advertencia por la mala calidad de sus aguas

Las aguas de las que depende Europa siguen en una situación crítica. Sólo el 40% de las masas de agua de los ríos, lagos, humedales o acuíferos presentan un buen estado global ecológico, según el último informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente. Pese a los avances experimentados en las últimas décadas, la contaminación de estos recursos, los cambios morfológicos (presas, grandes embalses) o la extracción excesiva de caudales siguen siendo las principales amenazas para la salud de estos ecosistemas a largo plazo. En España, el 45% de los ríos, humedales y estuarios, y el 44% de los acuíferos están en mal estado.

Antonio Cerrillo

Los estados miembros de la UE han realizado esfuerzos notables para mejorar la calidad del agua mediante la mejora del tratamiento de las aguas residuales y la reducción de la escorrentías de contaminantes procedentes de las tierras de cultivo. Pero todo esto está resultado insuficiente; entre otras razones porque la propia directiva marco del agua no se contenta con garantizar la calidad química del agua, sino que exige a los países una recuperación ecológica integral de los ríos, estuarios y demás, es decir, que estos tengan fauna, vida, bosques de ribera…. El estado ecológico global no ha mejorado desde la última evaluación, hecha por la Agencia Europea de Medio Ambiente en el 2012.
El informe destaca que, entre las principales presiones que impiden un más alto grado de recuperación de las masas de aguas (unidades de gestión en que se dividen ríos, humedales y demás), están las potentes barreras que bloquean los ríos (presas y los grandes embalses) o las canalizaciones de hormigón, que hacen cambiar la circulación de los caudales de ríos o arroyos.
La transformación morfológica afecta al 40% de estas masas de agua; la contaminación por fuentes difusas (de origen agrícola, principalmente), al 38%; la contaminación por vertidos localizados, al 18%, y la sobreexplotación del agua, al 7% En general, los principales impactos y presiones que sufren las aguas en Europa son la contaminación por nutrientes (fertilizantes usados en la agricultura), la contaminación química y la alteración de los hábitats debido a estos cambios y transformaciones morfológicas en los ríos.
Las cuencas de Catalunya, Duero, Júcar y Guadiana no superan el examen de la Agencia Europea
Muchas de las zonas hidrográficas de Europa central con mayor densidad de población y agricultura más intensiva muestran la mayor proporción de masas de agua que no alcanzan un buen estado ecológico. En cambio, el norte de Escandinavia, el norte del Reino Unido (Escocia) y Estonia, así como Eslovaquia, Rumanía y varias cuencas hidrográficas de la región mediterránea presentan una elevada proporción de masas de agua superficial (ríos, lagos…) con un excelente o buen estado ecológico.
El análisis químico de las aguas (sujeto a unos límites de calidad ambiental) tampoco supera la prueba. Sólo el 38% de los lagos, ríos y otras masas de agua superficiales están en buen estado químico (concentraciones de contaminantes que no exceden las normas de la UE); el 46% no alcanza el buen nivel exigido, mientras que la situación del restante 16% de las aguas es desconocido.
Aguas subterráneas
La Agencia Europea también examinó las aguas subterráneas. Sus datos indican que tres cuartas partes de las masas de agua presentan un buen estado químico. La agricultura es el principal foco que hace fracasar el examen químico de las reservas subterráneas y es la responsable de la contaminación por nitratos y pesticidas.
La contaminación por nitratos (causados por las escorrentías originadas en las granjas de ganado o en los campos de cultivo) constituye un gravísimo problema. Otros motivos por los que no se cumplieron los objetivos mínimos en las reservas subterráneas son la intrusión salina, los vertidos de aguas residuales no conectadas a sistemas de saneamiento y la infiltración de sustancias químicas peligrosas procedentes de emplazamientos contaminados (industrias, minas o lugares de almacenamiento de residuos).
El informe afirma que en las últimas décadas los estados han reducido el uso de fertilizante minerales y de excedentes de nutrientes. Así, la concentración de nitratos en los ríos de Europea bajó un 20% entre 1992 y el 2015. Sin embargo, en el 2011 las concentraciones de nitratos casi volvieron al nivel de 1992.
Diagnóstico para España
“Gracias a la aplicación de la ­legislación europea en materia de agua, la calidad del agua dulce en Europa está mejorando gradualmente, pero es necesario redoblar esfuerzos para lograr que todos los lagos, ríos, aguas costeras y masas de agua subterránea estén en buen estado”, afirma Karmenu Vella, ­Comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca de la UE.
El informe de la Agencia Europa muestra las situaciones dispares (y contradictorias) en España. Aprueban el examen global las cuencas hidrográficas del Ebro y Guadalquivir (así como las Norte, Galicia, Segura y Sur de Andalucía), con más de un 50% de masas de agua en buen estado ecológico. En cambio, suspenden las cuencas internas de Catalunya, Duero, Júcar y Guadiana.
Indicadores insuficientes
“Las cuencas que suspenden el examen son la que utilizan los indicadores biológicos que pide la Agencia Europea y por eso sus resultados se parecen a los de Europa. En el cambio, en las cuencas del Ebro y el Tajo, los resultados son mejores, porque sus confederaciones no utilizan los indicadores que nos pide Europa”, dice Antoni Munné, jefe del departamento de control y calidad de la Agència de l’Aigua. Las confederaciones hidrográficas que se resisten a utilizar estos indicadores alegan que no están suficientemente probados; pero la Agencia Europa advierte en el informe que la ausencia de estos datos puede hacer que los resultados no sean correctos. “En cierta forma, estas confederaciones están desvirtuando los resultados”, sentencia Munné. En las cuencas internas de Catalunya, por ejemplo, sólo el 36% de las masas de agua (ríos, lagos...) presentan un buen estado, mientras que el 58% suspenden el examen y otro restante 6% carece de datos. Sin embargo, en el caso de los ríos, la calidad química es buena en un 57% de los casos, deficiente en un 30% y se carece de datos en el restante 13%.
La opinión de WWF
“Este informe debería ser una llamada a la acción para proteger y restaurar los ecosistemas acuáticos, las verdaderas fuentes de agua de la sociedad. Recuperar la buena salud de ríos, acuíferos y humedales es nuestro mejor seguro ante el cambio climático”, ha asegurado la responsable de Aguas de WWF España, Eva Hernández.
En España, los mayores problemas son relativos a la sobreexplotación de acuíferos (el 25% de ellos sufren una extracción excesiva de agua, según los datos oficiales) y a la contaminación puntual y difusa de los ríos, acuíferos y humedales.
Más del 40% de las masas de agua superficiales sufren problemas de contaminación, un problema que de hecho está a punto de suponer una multa para España por la mala depuración de las aguas residuales.
En un intento de resolver décadas de mala gestión del agua, los estados europeos se comprometieron en el año 2000 a proteger y restaurar los ecosistemas acuáticos al aprobar la Directiva Marco del Agua, la ley que protege este preciado recurso en Europa.
Era una legislación ambiciosa que afrontaba todas las presiones sobre las fuentes del agua de un modo holístico, y que obligaba a los países a alcanzar el buen estado ecológico en 2015, o como muy tarde en 2027. “El informe de la AEMA demuestra que esta ley sigue sin ser aplicada”, añade WWF.

Fuente: /www.lavanguardia.com/natural - Imagen: Símbolo fluvial. La nutria ha ampliado su expansión territorial a medida que mejoraba la calidad de las aguas de los ríos (.)
-----------
Cada playa de las islas del Mediterráneo recibe 300.000 residuos al día


Las playas de las islas del Mediterráneo reciben cada día, entre los meses de julio y agosto, más de 300.000 residuos por kilómetro cuadrado. En algunas zonas, la cantidad de basura vertida en los meses de verano se multiplica por siete en relación a la media de la temporada baja. Un estudio analiza la preocupante realidad de los vertidos de los turistas, con datos por kilómetro cuadrado en ocho islas
Estos son algunos de los datos obtenidos por investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) en el marco de Interreg MED BLUEISLANDS , un proyecto europeo que pretende analizar y proponer soluciones a los efectos del incremento de la basura en verano en ocho islas del Mediterráneo.
La región mediterránea es uno de los principales destinos turísticos del mundo y sus islas reciben un gran volumen de población durante los meses de verano. Las economías locales dependen en gran medida del turismo como fuente de ingresos y como generador de empleo. Sin embargo, esta ola turística anual masiva, concentrada en un corto periodo de tiempo, supone una gran carga para las infraestructuras, especialmente para aquellas relacionadas con la gestión de los residuos. Las autoridades locales buscan cómo hacer frente tanto al elevado incremento de la generación de residuos como el bajo nivel de clasificación de estos por parte de los turistas.
Los expertos de Interreg MED BLUEISLANDS trabajan en el desarrollo de medios eficaces, económicamente viables y ambientalmente sostenibles que permitan abordar y mitigar las consecuencias de este incremento estacional de residuos. Subvencionado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y dirigido por el Ministerio de Agricultura, Desarrollo Rural y Medio Ambiente de Chipre, se lleva a cabo en las islas de Mallorca, Sicilia (Italia), Malta, Rab (Croacia), Creta, Rodas y Mykonos (Grecia) y Chipre.
En el marco del estudio se llevaron a cabo 147 campañas para analizar los residuos abandonados en las islas durante y fuera de la temporada alta, evaluando su composición, su impacto en las costas y playas, y su influencia en las instalaciones de tratamiento de las aguas residuales. Según los resultados, durante la temporada alta (de mayo a septiembre), los turistas lanzan a las playas una media 250.000 residuos al día por kilómetro cuadrado, una cantidad que aumenta hasta los 316.000 residuos al día por kilómetro cuadrado de media en los meses de julio y agosto, y que contrasta con los 81.000 restos de media diaria durante la temporada baja.
Los investigadores analizaron por separado el impacto del verano en playas turísticas (con importantes infraestructuras hoteleras, restaurantes y chiringuitos), playas más frecuentadas por la población local (con pocos servicios) y playas remotas (sin servicios). Mientras que las primeras acumulan en julio una media de 450.000 residuos diarios por kilómetro cuadrado, las locales concentran 300.000 y las remotas 200.000 restos. Su presencia en la arena depende de los esfuerzos de las autoridades para mantenerlas limpias y de la frecuencia con que son limpiadas. Las máquinas limpiadoras suelen pasar diariamente por las zonas de baño turísticas y cada dos días por las playas locales, mientras que en las remotas la frecuencia puede llegar a ser bastante baja debido a la lejanía del núcleo urbano o de la dificultad en los accesos .

La playa de Marsaslock (Malta) es la que más residuos recibe, de entre las analizadas por el proyecto Interreg MED BLUEISLANDS (WM C)
La mayor parte de los residuos que se acumulan en la arena de las playas son plásticos (36,8%) y colillas de cigarrillos (30,6%). Este volumen de plásticos fue clasificado y cuantificado según su tamaño, diferenciando microplàstics (de menos de 0,5 centímetros de tamaño), mesoplàstics (de 0,5 a 2,5 cm) y macroplásticos (más de 2,5 cm). Mientras que los microplásticos suponen el 9,3% del total de residuos, los mesoplásticos son el 19,8% y los macroplàstics el 7,7%. El resto de la basura está formada por pellets de plástico (6,2%), tapones de botellas de plástico (3,7%), utensilios de plástico como tenedores o cuchillos (2,5%), o envoltorios de caramelos (2,2%). El resto de elementos encontrados van desde cuerdas de plástico, pañuelos de papel, tapones metálicos, botellas de vidrio, esponjas, vasos de plástico, bastoncillos de algodón, cristales o toallitas y tampones higiénicos.
“Cabe destacar que los pellets, o pequeñas esferas de plástico a partir de las cuales se fabrican objetos no provienen del turismo, sino de la industria. Existen numerosas empresas productoras en la zona del Mediterráneo y es posible que vayan a parar al mar a través de vertidos o pérdidas de carga de contenedores que transportan los barcos “, explica Michael Grelaud, investigador del ICTA-UAB.
(M.a.pushpa Kumara / EFE)
Pero los turistas no ensucian por igual las costas del Mediterráneo. Las playas con mayor acumulación de residuos se encuentran en Malta, donde en temporada alta pueden llegar a acumular 600.000 diarios por km2 (7 veces superior a la media europea), seguido de Mallorca (una media de 400.000 restos diarios por km2 en pleno verano) , Rab (Croacia) con 270.000 restos; Chipre con 113.000. En el otro extremo, las más limpias se encuentran a Mykonos (Grecia) con 8.700 restos de basura; Sicilia (Italia) con 29.000, Creta con 49.000 y Rodas (Grecia) con 66.000.
En cuanto a las playas donde más basura dejan los turistas, la playa de Marsaslock (Malta) ocupa el primer lugar, seguido de las playas de Torà (Mallorca), Golden Bay (Malta), Es Caragol (Mallorca), Gneja (Malta ) o Sunrise Beach (Chipre). Por el contrario, la playa más limpia de las analizadas es Tsoutsouras (Creta). La investigadora ICREA del ICTA-UAB, Dra. Patrizia Ziveri ha recordado que aunque se trata de un fenómeno bien conocido, la variación estacional de la generación de residuos en las islas aún no se había definido correctamente ni se había determinado su efecto socioeconómico y medioambiental. Sumado a la presión humana que sufren las islas, “el aislamiento y la falta de espacio para crear instalaciones suponen una limitación adicional para estas islas”.
El proyecto BLUEISLANDS tiene como objetivo proporcionar respuestas a todas estas preocupaciones. En base a los resultados, se propondrán soluciones estratégicas para luchar contra este problema en las islas. Después de aplicar estas medidas, se repetirán las encuestas para evaluar sus impactos.

Fuente: JEC - https://www.lavanguardia.com/natural/20180712/45850264647/residuos-basura-turismo-islas-mediterraneo-proyecto-blueislands.html - Foto de portada: Los turistas desconsiderados son la principal fuente de vertido de residuos en las playas (Erik De Castro / Reuters)

Entradas populares de este blog

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia