“El Medioambiente no es un Tema de Militancia, es un Tema de Sentido Común”




Juan Carlos Bodoque, reportero estrella de “31 Minutos” durante su participación en el Segundo Festival de Cine de la Patagonia realizado en Coyhaique.
Álvaro Díaz, creador y voz de este personaje de la aclamada serie de televisión no pudo abstraerse durante su visita a la capital de la Región de Aysén del principal conflicto socioambiental que enfrenta la zona: la construcción de múltiples centrales hidroeléctricas y sus respectivas torres de alta tensión.
Y al igual que el slogan del festival, no estuvo solo. Los miembros del jurado Juan Carlos Gedda, Manuela Martelli y Daniel Muñoz también expresaron su adhesión a la causa Patagonia sin Represas.

“El medio ambiente no es un tema de ecologismo o militancias muy sesgadas, es un tema de sentido común”. Son éstas las claras palabras de Juan Carlos Bodoque y Bodoque, el rojo conejo periodista de trapo que se hizo famoso durante la última década por su sección “La nota verde” del noticiero televisivo “31 Minutos”, cuya versión cinematográfica se exhibió en Coyhaique en el marco del Segundo Festival de Cine de la Patagonia realizado este fin de semana en la austral ciudad. La frase no es menor al provenir de un experto, que a su haber tiene ya dos publicaciones relacionadas con el tema; “El libro verde de Juan Carlos Bodoque” y “El libro rojo de Juan Carlos Bodoque”.
Y aunque “31 minutos” es un informativo de ficción hecho para entretener a los televidentes y sus personajes tienen mucho componente lúdico, no dejan de apuntar a temas bastante sensatos, aprovechando de decir ciertas verdades que quizás, en un formato más serio, serían muy difíciles de plantear. Por eso Álvaro Díaz, el periodista que junto a su colega Pedro Peirano creó este exitoso producto televisivo y que es la voz detrás del colorado títere, tiene una opinión clara respecto de la forma en que Chile enfrenta sus desafíos de sustentabilidad.
“Desde chico y por inquietud personal me ha gustado recorrer Chile” parte, apuntando a que ha sido en estos devenires donde se ha dado cuenta del nivel de intervención del mundo natural y cultural que estamos ocasinando en nombre del progreso y el pragmatismo. “En Valdivia se van perdiendo año a año terrenos porque son privatizados, porque se hicieron caminos, porque se construyen también proyectos energéticos, como en el norte se secan caudales de ríos porque el agua se está utilizando para la minería, se contaminan ríos como el Loa” señala, ante lo cual “obviamente primero hay un impacto visual que es muy doloroso, luego uno cultural (porque hay comunidades que viven ahí y que se tienen que ir) y por último hay un daño que es irreversible, no sólo al paisaje sino al ecosistema, al medioambiente que tiene una orgánica y que no es llegar y cambiarlo por decisiones, por una simple necesidad”.
Cuestiona en el fondo que “ese daño se hace ver como un hecho lógico, como que es indispensable que existan represas como las de HidroAysén, que es indispensable que existan estos proyectos, que es indispensable que exista Pascua Lama, porque es lógico, porque van a mejorar la vida de las comunidades y uno cree que por lo menos debe existir el paso del debate, la información y la argumentación en contra porque a nivel de sentido común uno no cree que sea tan lógico esto. Es demasiado violento y la gente, como no ha vivido la experiencia, dice qué tan violento, si igual es grande acá. Y eso ocurre porque no ha vivido la experiencia”.
Su experiencia le hace adherir abiertamente a la causa “Patagonia sin Represas”. Algo que también comparten otros miembros del jurado del recientemente realizado Festival de Cine de la Patagonia: el actor ganador del premio Altazor 2010 Daniel Muñoz, la actriz Manuela Martelli (reconocida por su rol en la cinta “Machuca”) y el documentalista Juan Carlos Gedda, quienes junto al prolífico periodista incluso participaron en una improvisada sesión de fotos con material de la campaña.
El trabajo de Álvaro Díaz siempre ha considerado una especial atención por lo ambiental. “La nota verde” de Juan Carlos Bodoque es un ejemplo de ello, ya que “nosotros con '31 Minutos', con Bodoque, era que el tema del medioambiente no era un tema de ecologismo o de militancias muy sesgadas sino se sentido común, y a veces el interés económico no tiene nada que ver con el sentido común. Alguien ve una oportunidad, ve de dónde sacar, ve que está la oportunidad de no poner nada a cambio tampoco, está el marco legal para hacer cualquier clase de tropelías. Entonces uno dice que en beneficio de muy pocos se hacen verdaderas barbaridades, y eso es de sentido común”.
La visión de quien ha hecho un aporte sustancial a la forma de hacer televisión en Chile no se queda sólo en lo que pretenden estas empresas. También cuestiona la forma de operar de compañías como la sociedad compuesta por Endesa y Colbún. “En el caso de HidroAysén, cuando una empresa lo compra todo y su gerente es alguien que viene de un medio de comunicación no es gratuito. ¿Por qué de un medio de comunicación exitoso? Porque necesitan que su imagen mejor de una manera notable, no sólo su gestión, que ya la tienen, si lo que necesitan hoy es hacer imagen, trabajar con sus vínculos de imagen, comunicar un mensaje que obviamente es oblicuo, beneficioso para ellos” se explaya.
Lo importante en esto, señala el profesional, “es saber si hay alternativas. Uno tiene que saber que la energía en Chile va a quedar en manos de muy poca gente y ser dueño de la energía es tener un poder absoluto, es decir, puedes apagar la luz”.
“Lo que falta hoy en Chile es debate y faltan autoridades que sean contraparte de esas empresas, y eso es duro” es la conclusión de Álvaro Díaz-Bodoque, quien desde su oficio aporta precisamente a resolver los problemas con inteligencia. Una postura que, al ser necesaria hoy en hoy en Chile, por cierto que se agradece.


Comunicaciones
Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida
www.aisenreservadevida.cl

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”