Las ballenas se adaptan al ruido reforzando su canción con movimientos de aletas





El insoportable ruido que a veces existe en los mares, tanto provocado por el hombre como por la naturaleza, obliga a las ballenas jorobadas a cambiar su método de comunicación, según un estudio de la Universidad de Sydney.
No sólo son los temporales los que dificultan su comunicación. La contaminación acústica de los océanos también provoca desgracias entre estos mamíferos marinos. Sin exagerar, podemos decir que el aumento de decibelios de ruidos artificiales -para los naturales están preparados-, han de pagarlo con su propia vida en numerosas ocasiones.

Disparos sísmicos, ejercicios militares o el tráfico de barcos comerciales emiten sonidos de alta potencia que atacan a estos animales, un auténtico drama que moviliza a científicos y medioambientalistas para reclamar soluciones, que pasan por la creación de zonas de protección, el control del origen y de los niveles de ruido.
Así, para comunicarse en mares cada vez más ruidosos, las ballenas suman la mímica a sus cantos, y utilizan los golpes de aleta, en lugar de comunicarse únicamente con sus tradicionales canciones, de acuerdo con este nuevo estudio, publicado en la revista científica internacional, Proceedings de la Royal Society.
Los investigadores estudiaron a ballenas jorobadas cuando se enfrentan a aumentos significativos del ruido, durante su migración hacia el sur en una playa a 150 kilómetros del norte de Brisbane. En palabras del coautor del estudio y director del Instituto de la Universidad de Ciencias del Mar, Doug Cato:
Antes de que podamos entender las implicaciones del aumento en el ruido es más importante entender cómo se enfrentan a éste las ballenas.
Nuestro estudio demuestra la sustitución o mejora de una señal acústica con otro tipo de señalización comportamiento cuando aumenta el ruido de fondo. Cuando se enfrentan a altas velocidades del viento en la superficie y a elevados niveles de ruido en el fondo, hacen uso de ambos métodos de comunicación.
Cuando el ruido es muy elevado por el mal tiempo, por ejemplo, hacen una señalización en la superficie, abofeteando el agua con las aletas della cola o las de los pectorales. Incluso pueden prescindir de sus canciones, con mayor información pero ésta puede perderse en un entorno ruidoso.
Podemos concluir, por lo tanto, que los ruidos del aleteo generado en la superficie pueden mejorar la detección y la percepción de las señales vocales en un ambiente ruidoso.

(Traducción libre)
Vía | www.sciencealert.com.au
Fotografía | Mikex

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente