Nuevo escándalo en Chubut: "Con una promesa, Aluar evitó una multa"




La sanción fue impuesta por el Ministerio de Ambiente del Chubut, como consecuencia del incumplimiento de normas ambientales luego de la ampliación de la planta de Puerto Madryn. La empresa argumentó que elaborará un plan de saneamiento y la medida se puso en suspenso.

Aluar hizo una promesa y evitó pagar 14 millones de dólares de multa.

La empresa Aluar de Puerto Madryn logró forzar la suspensión de una multa de 14 millones de dólares que le impuso en 2011 el Ministerio de Ambiente por incumplir normas ambientales, pero deberá abonar la suma si no cumple con la promesa de recomponer y sanear la situación que derivó en la sanción.
La multa, de cifras históricas para la provincia, se aplicó luego de diferentes estudios llevados adelante por distintas entidades que comprobaron el daño ambiental que se produce tras la ampliación que la empresa construyó hace dos años, la que requirió una inversión de 1.400 millones de dólares.
Según se determinó, Aluar incumplió los límites de los valores permitidos en el manejo de sustancias contaminantes porque no se respetaron los límites regulados de fluoruro por cada tipo de fuente y, además, se superó el máximo de kilogramo de fluoruro por tonelada de aluminio liberado al ambiente.
La sanción fue impuesta el 19 de julio de 2011 y el perdón llegó apenas 10 días después lo que, debe considerarse, le evitó a la empresa de la familia Madanes Quintanilla hacer frente al daño ambiental que se ha provocado desde que se puso en marcha la ampliación. La suspensión de la multa tampoco morigera el daño que le pudo causar la contaminación a quienes estuvieron expuestos a los elementos nocivos, especialmente los trabajadores, lo cual genera preocupación entre ellos.

En los papeles

Según el expediente de la Subsecretaría de Regulación y Control Ambiental dependiente del Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable, que lleva el número 968/09, la empresa incumplió los límites de los valores permitidos en el manejo de sustancias contaminantes. El monto de la multa resulta del porcentaje (1 %) del monto total del proyecto, una ampliación de la empresa, cuya valuación fue de 1.400 millones de dólares.
Según la resolución mencionada, la empresa asentada en Puerto Madryn incumplió el artículo según el cual “deben respetarse los límites regulados de fluoruro para cada tipo de fuente (emisiones lineales, plantas de tratamiento de electrólisis y de cocción de ánodos) y además la emisión de la planta en su conjunto no podrá superar como máximo el kilogramo de fluoruro (gaseoso + particulado) por tonelada de aluminio producido asociada a la suma de todas las fuentes señaladas” para lo cual se basó en los fundamentos que expuso –a pedido del oficial sumariante- el Instituto Nacional de Tecnología Industrial. Así se determinó que “debe aplicarse sin lugar a dudas el principio de precaución, no solo para sancionar a la empresa Aluar SAIC por el “deficiente funcionamiento” de su “planta de producción de aluminio” sino también para “requerirse a la empresa la toma de medidas eficaces de mejoramiento de tecnología y funcionamiento de las Plantas de Tratamiento de Humo, que respeten ambos valores mencionados”.
Al margen del monto de dinero que se le impuso como multa, la resolución establece “el deber de la empresa de afrontar el gasto que demande la contratación de una consultora o entidad especializada, seleccionada y contratada por el Ministerio de Amiente y Control del Desarrollo Sustentable de la provincia de Chubut, a fines de realizar una auditoria ambiental externa en la planta de producción de aluminio, y plantas de actividades complementarias directamente relacionadas con la producción”.

El monto de la multa

Para determinar el monto de la multa se hizo necesario evaluar el costo empresarial –proyecto- lo que se basó en la evaluación de impacto ambiental llevada adelante a los fines de realizar la “ampliación de la planta”, momento en el que se declaró que “la inversión total involucrada en ese proyecto”, denominado AMPAP-2, alcanzaba “los 1.400 millones de dólares” de los cuales un 76 % correspondía a las ampliaciones y equipamiento de la planta de aluminio primario y el 24 % restante al equipamiento y montaje de la central termoeléctrica de ciclo combinado.
Basándose en el artículo 60 del Código Ambiental de la Provincia, se determinó aplicar el uno por ciento sobre el monto del proyecto con lo cual se obtuvo el número final de 14 millones de dólares con el que fue fijada la multa.

La reacción

Para determinar la sanción se evaluaron informes de la Dirección General de Gestión Ambiental, Dirección General de Evaluación Ambiental –ambos organismos dependientes del Ministerio de Ambiente de la provincia- , Control del Desarrollo Sustentable e Instituto Nacional de Tecnología Industrial, además de la ampliación de dichas evaluaciones solicitadas al Centro Nacional Patagónico CONICET, al Departamento de meteorología y ciencias de la atmósfera de la Facultad de ciencias exactas, físicas y naturales de la Universidad de Buenos Aires, a la facultad de ciencias naturales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco e incluso a la Dirección General Comarca Virch, Península Valdés y Meseta Central, la Escuela de Ciencia y Tecnología de la Universidad de San Martín y a la Planta Piloto de Ingeniería Química (Plapiqui).
No obstante esto, Aluar prometió –una vez que le fue comunicada la sanción- “elaborar y ejecutar un plan de monitoreo debidamente aprobado” por el Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable, “el que tenderá a garantizar la calidad del recurso aire y salvaguardar la salubridad pública” y con ese simple recurso evitó la multa.
La empresa Aluar opera en Puerto Madryn desde 1974. Después de todo ese tiempo recibió las primeras sanciones por contaminar el ambiente. Aun así, la promesa de hacer con celeridad lo que no se hizo en 40 años le alcanzó para evitar una multa que aparece como millonaria para cualquiera, incluso el Estado provincial, pero que es apenas el 1 por ciento del proyecto que, según reza la sanción expuesta, provocó esa multa.# (diario Jornada)

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia