Planeta Azul… Planeta Verde




Nora Fernández 

La vida en la Tierra existe por cuatro mil millones de años. Nosotros existimos por apenas doscientos mil pero el impacto que hemos tenido ha sido tan enorme como nuestra capacidad de auto-engañarnos. Si dijera que la vida es un milagro muchos entenderían que hablo de intervención divina, de una inteligencia superior, de la existencia de un creador y de un diseño. Pero no quiero decir eso, estoy diciendo que la vida es un milagro en términos de probabilidades. Todo se ha dado paso a paso gracias a un montón de casualidades.

Vivimos en un planeta que ni tan cerca del Sol, ni tan lejos, justo como para permitir la vida. La Tierra tiene un núcleo que gira y al hacerlo crea un campo magnético que no sólo mantienen nuestra atmósfera en su lugar sino que además no protege de los vientos solares -que de otra forma terminarían con la capa de ozono que limita la penetración de radiaciones ultravioletas, nos nutre de oxígeno y sostiene la vida que conocemos. ¿Es mucha casualidad? Puede que sí. Pero se dio y lo que se a no es discutible es realidad.
La creación de lo vivo, lo orgánico, a partir de lo inorgánico es posible. La teoría que trata de explicar el proceso del origen de la vida se llama Abiogénesis. Ya en 1950 Urey y Miller comprueban que tanto aminoácidos como las bases componentes del ADN y otro tipo de compuestos orgánicos pueden formarse naturalmente bajo condiciones similares a las de la Tierra Primigenia -o en el medio ambiente de hace miles de millones de años: volcánico, rico en amoníaco y metano y bombardeado por rayos cósmicos de alta energía. Louis Allamandola el 2001, demuestra que también se puede sintetizar material orgánico en el espacio profundo usando una cámara al vacio enfriada y muchos nitrilos, alcoholes e hidrocarburos circulares.
Aquel planeta primigenio, muy diferente al de hoy, tenía un cielo rojo, producto de su alto contenido de dióxido de carbono, y un mar verde aceituna, por su alto contenido en hierro. Aquel planeta era un planeta tóxico para nosotros, pero no por ello era estéril de vida. La vida sobrevivía en condiciones muy extremas, la especie que antes llamábamos Arqueo-bacterias, hoy simplemente Archaeas se multiplican extrayendo energía del amoníaco, del hidrógeno y de la sal y producen muchas veces metano. Un grupo particular llamado Cianobacterias, o algas verdes-azules, revoluciona la captación de energía atrapando la energía del sol con sus pigmentos; el proceso es único se llama fotosíntesis y genera oxígeno. Las cianobacterias existen hoy, y están en las plantas verdes en forma de cloroplastos asegurándole a las a estas capacidad fotosintética. Los estromatolitos se encargan de enriquecer la atmósfera de oxígeno, tanto que esta alcanza a tener veinte mil millones de toneladas de oxígeno que es el gas esencial para nuestra vida. La Tierra es el único planeta del sistema solar que tiene una atmósfera cargada de oxígeno, un logro que cuesta dos mil millones de años de oxigenación y que tornan al planeta verde en planeta azul. Azul se torna entonces el mar de la Tierra, despejado de hierro, y azul se vuelve su cielo, limpio de gases tóxicos. El oxígeno genera la capa de ozono que, además de ser un recurso en la dinámica formación de aquel, nos protege de radiaciones ultravioletas que terminarían con nosotros.
En la dinámica formación de nuestro hogar, la Tierra, emergen los escudos continentales que darán lugar a las masas continentales que hoy habitamos, emergen gracias al granito -un material suficientemente liviano como para no hundirse. Aquel planeta de cielo rojo, mar verde aceituna, salpicado de volcanes, comienza a tomar la forma del planeta de cielo y mar azul y escudos continentales, nuestro hogar. Si este planeta nuestro no tuviera un centro compuesto por hierro y níquel girando como un dínamo y generando un campo magnético, nos hubiéramos podido quedar fácilmente sin atmósfera, decimada por los vientos solares que habrían dejado al planeta desnudo y sin vida. Tanta maravilla parece milagrosa pero se ha dado paso a paso tomando miles de millones de años.
No sólo la formación de la Tierra es extraordinaria, mirando a los seres vivos admira que la célula más simple contenga elementos tan complejos que pueden ser la envidia del mejor ingeniero. Los árboles son esculturas perfectas que se levantan hacia el Sol para recibir sus rayos y atrapar su energía que transforman en crecimiento y madera, que es un recurso de energía, y produciendo oxígeno que renueva y enriquece nuestra atmósfera. Los ciclos del agua son de renovación constante y aunque todas las especies hemos bebido la misma agua no por eso ha dejado de ser pura y nueva para cada organismo que la bebe. La captura de la energía del Sol, la flexibilidad de la molécula de agua (con sus tres fases líquida, gas y sólida) y el enriquecimiento de los suelos han permitido la vida en el planeta. De una u otra manera Archaeas, Cianobacterias, Arboles, Plantas, Animales y nosotros necesitamos capturar la energía del Sol para vivir y mantener el equilibrio que permite el funcionamiento de este extraordinario ecosistema.
Las Archaeas capturan la energía del hidrógeno y el carbón del dióxido de carbono para reproducirse -algunas han sido responsables de crear depósitos de gas metano en el planeta. Las Cianobacterias usan la energía del agua para fijar el carbono en ese proceso que inventaron (fotosíntesis) y enriquecen de oxígeno el planeta. Los árboles hacen lo suyo gracias a los cloroplastos e igual hacen las plantas verdes. Nosotros, incapaces de foto-sintetizar nada, consumimos otros seres vivos como recurso de energía, energía que quemamos para vivir, crecer y reproducirnos. Esencialmente todos los seres vivos usamos la energía del Sol, directa o indirectamente. Aunque no nos alimentemos de vegetales dependemos de las plantas, base de la cadena alimenticia del planeta, y necesitamos beber agua. Pero, acaso ¿tenemos idea de lo que cuesta producir un kilo de papas, de arroz o de carne?
En el documental HOME, que si no ha visto le recomiendo vea, vemos que producir un kilo de papas requiere, además de nutrientes, cien litros de agua, que un kilo de arroz necesita cuatro mil litros y uno de carne de res trece mil. Bien me doy cuenta de que parece imposible. Aunque creo que entendemos el valor del agua gracias a la sed, no estoy tan segura de que nos demos cuenta de lo fundamental que es para nuestra existencia. Pienso que olvidamos temporalmente que es un recurso limitado. Es bastante obvio que nos preocupa poco preservarla o incluso protegerla de los contaminantes que en nuestras actividades generamos. La ciudad que usa màs agua en el mundo es Las Vegas, un espejismo en el desierto que consume entre ochocientos y mil litros de agua diarios por persona. El uso de insecticidas y pesticidas sigue en aumento. Y los humedales, críticos en reciclar el agua del planeta, continúan desapareciendo y en los últimos cien años se han secado la mitad de ellos (http://www.youtube.com/watch?v=jqxENMKaeCU).
Desde que descubrimos el fuego los humanos nos hemos beneficiado del uso de varios recursos de energía, la madera seca, el carbón, el gas natural y el petróleo. La madera es biogénica generada por los árboles. El carbón es dividido en mineral, según argumentan unos en el caso del carbón negro, o en biogénico en el caso del carbón marrón o lignita. Gas y petróleo, puede que tengan ambos orígenes, inorgánicos y orgánicos, este es un tema en discusión. Ciertas cantidades pueden ser resultado de procesos orgánicos y otras de formación mineral, el debate lleva un siglo y ha renacido últimamente. El origen biogénico o abiogénico del petróleo es un asunto porque de ser fósil es obviamente finito, un asunto porque estaríamos llegando a su fin, y de no serlo podría ser muy abundante. Quienes teorizan que gas y petróleo son minerales emigrados de las profundidades de la Tierra, argumentan que allí son muy abundantes y sugieren que debemos desarrollar tecnologías de extracción, extraerlos y disfrutar de ellos sin temor de que se terminen.
En realidad, se pierde de vista que el Petro-Mundo que hemos creado es insostenible por varias razones y que la Tierra no puede absorber el nivel de contaminación que esto significaría. El calentamiento de la Tierra, la contaminación de las aguas en procesos de extracción y debido al nivel de consumo que favorece la locura del crecimiento sin fin que hemos inventado son insostenibles. La continua y creciente liberación de dióxido de carbono y otros gases invernaderos que liberamos implica la vuelta al planeta de cielos rojos, ricos en dióxido de carbono, y drásticas transformaciones en la biosfera; una vuelta al aire tóxico es incompatible con la existencia de especies que requieren oxígeno para vivir como la nuestra.
Pero si bien la realidad se hace cada día más obvia, nuestras perspectivas parecen estar muy atrás. Dubai es el mejor alumno de occidente, aunque es una ciudad musulmana. Dubai es como un faro que transmite los principios del Petro-Mundo y por ello es también el ejemplo màs extremo de la locura occidental. Una ciudad de espejos y de vidrios en el desierto, sufriendo periódicas tormentas de arena. Torres gigantescas arañando el cielo, pero torres ciegas que necesitan ser “bañadas” de arriba abajo para recuperar la vista, enceguecidas por las arenas del desierto. En un mundo donde el agua potable no existe pero se crea desalinizando el agua de mar, un proceso carísimo pero sostenido por la riqueza petrolera de los Emiratos, el agua no es preservada. Dubai es un espejismo: una ciudad con Sol constante pero donde no se usan los paneles solares para utilizar la energía del Sol. Dubai es una ciudad que construye islas artificiales y lujosas en el mar pero se nutre de alimentos que llegan de todas partes del mundo porque no tiene un kilómetro cuadrado de suelo cultivable. Dubai considera levantar toldos gigantes de vereda a vereda para que sus habitantes compren afuera en las tardes de Sol abrasador y con temperaturas de 40 grados. Dubai es la ciudad que existe gracias al aire acondicionado que zumba contínuo de edificio en edificio. Pero Dubai es admirada por los turistas del mundo que la visitan justamente por ser un mirage en el desierto, y por lo tanto es el mejor testimonio de nuestros valores y nuestra locura.
Hemos confundido desarrollo y progreso con crecimiento. Quizás por eso cada vez que mi hijo menor me visita siento que tengo casi que disculparme de haber elegido para vivir una ciudad relativamente pequeña como Halifax. Confieso que se me hace arduo defenderla en sus virtudes si la comparan continuamente con New York, Atlanta o Montreal, no porque no las vea personalmente sino porque están en contradicción con esa idea del crecimiento eterno y del valor de lo “grande sólo porque es grande.” Estamos perdidos como especie, pienso, si las generaciones que nos siguen no pueden imaginar siquiera que hay virtud en lo pequeño, en lo racional, en lo sostenible.
Seguimos usando los números como fórmula mágica de medir progreso y estos favorecen el crecimiento continuo como que fuera posible, como que el mundo mismo donde vivimos no fuera un sistema cerrado y finito. Me imagino al mundo como un gigante deformado sostenido apenas por unas piernas delgadas y con un cuerpo muy obeso en la cima. Queremos seguir ignorando que los criterios que usamos para medir la realidad afectan nuestra perspectiva. Perseguimos un continuo aumento del Producto Interno Bruto (PIB) y favorecemos cualquier negocio especulativo y fraudulento y cualquier explotación de la naturaleza para aumentarlo. No nos preocupa la lógica, la justicia ni la redistribución. ¿De qué sirve crecer si unos pocos en la cima acumulan las riquezas? ¿Cuánta riqueza es necesaria para ser feliz? ¿Cuánta pobreza y locura es soportable? ¿Cuánta injusticia y opresión?
Hasta quienes cuestionan el modelo dominante por injusto no siempre lo ven como es: el destructor de la vida en la Tierra y una locura insostenible. Incluso entre quienes lo cuestionan dominan las aspiraciones al “desarrollo” que imitan al centro, padrón muchas veces para la periferia. Pocos ven al centro en su decadencia, violento, crecientemente desigual e ingobernable. Pocos se dan cuenta que sus candidatos políticos parecen salidos de un hospital para enfermos mentales, sin despreciar a aquellos seguramente más cuerdos que todos estos. Lamentablemente, nuestra capacidad para engañarnos es muy grande y nuestro compromiso con el Petro-Mundo lo es también. Somos parte de esta pesadilla que nos atrapa como la flama atrapa a las mariposas. Somos gentes de estos tiempos, donde poco se cuestiona y menos se piensa, donde lo desagradable queda metido por allí en algún cajón del subconsciente, tiempos de fingir que todo está bien y que somos felices, tiempos de imaginarnos que podemos vivir solos, absolutamente solos, comunidades de uno, por uno y para uno.
Nos cuesta imaginarnos modelos alternativos, sostenibles, razonables, justos. Seguimos corriendo al despeñadero a mayor y mayor velocidad, confiando que alguna tecnología ha de salvarnos, ignorando lo que nos incomoda. No vemos el bosque por el árbol que estamos empeñados en cortar. ¿Cortaremos el último árbol? ¿Beberemos, o pelearemos por beber, el agua de la última fuente? ¿Acaso nos comeremos las últimas plantas? ¿Mataremos la última res? Y luego… ¿que?

(especial para ARGENPRESS.info)

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

El espejismo de "reciclar" plástico

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno