Argentina: El Famatina o el genocidio

Carlos del Frade (APE)

“La Secretaría de Ambiente de la provincia autorizó a las firmas Energía Minerales Sociedad del Estado (EMSE) y Minera El Portal SA (subsidiaria de Osisko) a iniciar los trabajos de prospección para el proyecto minero Famatina. Cabe señalar que el gobernador riojano había dicho que el proyecto OSISKO estaba "suspendido por decreto", sostuvo la FM América de La Rioja el viernes de la semana pasada.
La información agregaba que mediante la resolución N° 271 de la Secretaría de Ambiente, firmada por Nito Brizuela, del 27 de agosto de 2012, se aprobó "el Informe de Impacto Ambiental presentado a fs. 3/148, Expte. L1 00181 12. Otorgando Declaración de Impacto Ambiental al "Proyecto Famatina -Etapa de Prospección", y autorizar en consecuencia a las firmas EMSE y Minera El Portal S.A., a iniciar los trabajos pertinentes, de conformidad con el Plan presentado, y con estricta observancia de las medidas establecidas en los considerandos".
En el Boletín Oficial N° 11.025, del 6 de noviembre, se hace saber "a las firmas EMSE y Minera El Portal S.A. que deberán dar estricto cumplimiento a todas y cada una de las medidas de prevención descriptas" e intimar "a las firmas EMSE y Minera El Portal S.A., para que en el término de quince (15) días hábiles a contar desde la notificación del presente acto, presenten declaración jurada del número de ejemplares de algarrobo (género Prosopis) y quebracho blanco Aspidoderma schlet a extraer en los sitios donde se realizarán los trabajos".
No es cualquier noticia para gran parte del pueblo riojano.
El gobernador de la provincia, Beder Herrera, el mismo que fue votado por su discurso antiminero ahora se ha convertido en un virtual lenguaraz de las multinacionales del rubro. El problema es la obstinada defensa que hace la gente de su tierra del cerro tan querido, tan vinculado no solamente a la historia sino también al presente de miles de familias riojanas.
Pero la necesidad del capital insiste.
-Beder es un panqueque. Una clara demostración del doble discurso. Pero él sabe, como también lo saben sus funcionarios y los empresarios de las mineras que cuando estalló el famatinazo, el 27 de diciembre de 2011, la conciencia del pueblo riojano no se durmió nunca más – dice Gabriela Romano, integrante de la Asamblea de Chilecito en diálogo con este cronista.
Gabriela cuenta que el corte empezó por quince días y ya lleva siete meses. Que nunca los empleados de las mineras pudieron subir por lo tanto es una gran mentira lo que dicen los decretos porque tampoco tuvieron la posibilidad de hacer un estudio de impacto ambiental como dicen los considerandos sobre árboles que, además, no existen a esa altura.
El corte sigue las 24 horas y está alimentado por el compromiso existencial de personas de distintas generaciones de localidades como Chilecito, Famatina, Pituil y Campana, entre otros pueblos. Aunque ya los grandes medios nacionales no hablen de ellos, ellos, las hijas y los hijos del Famatina, siguen cuidando al cerro día y noche. Están convencidos que no pasarán como no pasó la Barrick en su momento y la Osisko en otro.
-Ante el menor indicio que quieran llevar adelante estos nuevos decretos nos comunicaremos por redes sociales y otras vías para reforzar el acampe y el corte. Pero especialmente esperaremos nuestra señal: las campanas de la iglesia de Famatina que nos llaman para defender el cerro. Y solamente pasarán si tienen la decisión de llevar a cabo un genocidio – cuenta Gabriela con una cuota de poética y profundo sentimiento por su tierra. El cronista piensa en aquellas campanas que hacía sonar Enrique Muiño en “La guerra gaucha” cuando veía que llegaban los españoles y entonces las tronaba para que el gauchaje estuviera atento.
La integrante de la Asamblea de Chilecito también denunció la venta de agua que están llevando a cabo del río Blanco para las mineras de Copiapó, una clara demostración que “el vital elemento empieza a faltarle a los hermanos chilenos como consecuencia del modelo extractivo. Ese mismo que a los riojanos le muestran como fundamental para tener trabajo. La propaganda oficial pone de ejemplo lo de Copiapó y ahora resulta que el agua de los riojanos los tiene que salvar. Es así, el Famatina no se toca. Ni antes, ni ahora, salvo que estén decididos a hacer un genocidio”, dice con contundencia, seguridad y calma, Gabriela Romano, una de las tantas expresiones individuales que reflejan la obstinada defensa de lo propio, ese gesto histórico de los tigres del Famatina.

Fuente de datos e imagen:
“No a la mina”, Radio América de La Rioja y entrevista a la asambleísta realizada por el autor de esta nota en el programa “Sobre la Hora”, de Radio Splendid, del sábado 10 de noviembre de 2012.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento