Calentamiento global ‘peor imposible’





Para llevar a cabo este trabajo, publicado en 'Science', los científicos han utilizado los datos de humedad relativa recogidos por la Sonda Infrarroja Atmosférica (AIRS)
Un estudio del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, financiado por la NASA, ha determinado que los estudios que muestran previsiones de un calentamiento global severo son aquellos más precisos que los que auguran un aumento de las temperaturas menor. Para llevar a cabo este trabajo, publicado en 'Science', los científicos han utilizado los datos de humedad relativa recogidos por la Sonda Infrarroja Atmosférica (AIRS), el Sistema de Energía Radiante de la Tierra (CERES) y los diversos instrumentos de la NASA que operan desde satélites que orbitan la Tierra, entre otros. Además, se centraron en las zonas subtropicales secas, en donde se pueden observar los patrones proyectados por los modelos climáticos. Tras analizar los datos, los investigadores encontraron que los modelos climáticos con mayor precisión, aquellos que han analizado las nubes y la humedad asociada, fueron los que auguraban cifras más altas relacionadas con calentamiento del planeta como consecuencia del efecto invernadero. Así lo ha explicado el autor del estudio, John Fasullo, quien ha apuntado que "hay una relación sorprendente entre los modelos climáticos que simulan de manera escrupulosa la humedad relativa en las áreas clave y la elevada cifra que determinan en sus previsiones". "Teniendo en cuenta lo fundamentales que son las nubes en estos procesos, es probable que el calentamiento global se produzca en torno a las previsiones más elevadas", ha apuntado. Los modelos climáticos globales se basan en leyes físicas conocidas y establecidas desde hace tiempo. Sin embargo, debido a que estas relaciones son difíciles de traducir en software, cada modelo difiere ligeramente en su retrato de clima global. En particular, algunos procesos, tales como los asociados con las nubes, son demasiado pequeños para ser representados correctamente, han explicado los expertos. En este sentido, han apuntado que, aunque los satélites observan muchos tipos de nubes, existen errores de observación, fallos en los satélites y otras inconsistencias que hacen que sea difícil para los investigadores construir un censo exhaustivo sobre las nubes. Sin embargo, algunos estudios, los considerados por este trabajo como los más precisos, han incluido uno de los puntos fuertes de los satélites: la medición de vapor de agua, y las estimaciones de la distribución global de la humedad relativa que proporciona el aire. "Gracias a estos dato las previsiones se han vuelto más fiables", ha indicado el científico. Ahora, Fasullo espera esta investigación sea "un gran avance" en la búsqueda de métodos para reducir el rango del calentamiento global. Unas soluciones que, según ha apuntado, espera que se hallen en las próximas décadas.

------------------------------
Emisiones mundiales de CO2 crecen un 2.5%

Las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) en 2011 subieron un 2,5 por ciento, a 34.000 millones de toneladas, dijo el martes el instituto de energías renovables en Alemania.
La IWR, que asesora a los ministerios alemanes, citó como motivo la recuperación de la actividad industrial tras los últimos años de crisis.
"Si continúa la actual tendencia, las emisiones mundiales de CO2 subirán otro 20 por ciento, a más de 40.000 millones de toneladas, al 2020", dijo el director de IWR, Norbert Allnoch. China encabezó la tabla de emisores en 2011 con 8.900 millones de toneladas, por encima de los 8.300 millones de toneladas de un año antes. Su cantidad de CO2 fue un 50 por ciento superior a los más de 6.000 millones de toneladas de Estados Unidos. India ocupaba el tercer lugar, por delante de Rusia, Japón y Alemania. En mayo, la Agencia Internacional de la Energía dijo que las emisiones mundiales de CO2 crecieron un 3,2 por ciento el año pasado, a 31.600 millones de toneladas, encabezadas por China. El IWR lleva tiempo haciendo propuestas para frenar el uso creciente de combustibles fósiles y estabilizar las emisiones mundiales de CO2, vinculando las emisiones de CO2 de cada país con la inversión obligatoria en equipos de protección del clima y en renovables.
La agencia reiteró esta sugerencia, añadiendo que no había consenso para intentar limitar el CO2 porque tales propuestas exponían a las críticas a los grandes emisores y presionaban a los políticos para defender la amenazada competitividad de sus macroeconomías.
Las emisiones mundiales de CO2 están un 50 por ciento por encima de las de 1990, el año que se usa de base para el protocolo de Kioto. El primer periodo de ese protocolo concluye el 31 de diciembre y luego se entra en un nuevo periodo. La duración del nuevo periodo debería decidirse cuando los líderes mundial se reúnan en Doha este mes en la cumbre de la ONU para abordar el cambio climático. La cumbre tiene como objetivo cerrar un acuerdo vinculante de reducción de emisiones para 2015, que entraría en vigor en 2020. 
El Periódico de México http://www.elperiodicodemexico.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques