El nivel del mar sube un 60% más rápido que lo previsto



Así, mientras la temperatura aumenta y parecen ser consistentes las proyecciones realizadas en el cuarto informe de evaluación del IPCC (AR4)
El nivel del mar está subiendo un 60 por ciento más rápido que las proyecciones del cuarto informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) de la ONU, según una investigación de expertos del Instituto Potsdam de Investigación del Impacto Climático, Tempo Analytics y el Laboratorio de Estudios en Geofísica y Oceanografía Espaciales, publicada este miércoles en 'Environmental Research Letters'. Así, mientras la temperatura aumenta y parecen ser consistentes las proyecciones realizadas en el cuarto informe de evaluación del IPCC (AR4), las mediciones por satélite indican que los niveles del mar están aumentando realmente a un ritmo de 3,2 milímetros al año, frente a la mejor estimación de 2 milímetros anuales. El estudio realizó un análisis de las temperaturas globales y los datos del nivel del mar durante las últimas dos décadas y comparó ambas proyecciones con las hechas en el informe tercero y cuarto del IPCC. Los resultados se obtienen tomando los promedios de los cinco terrenos disponibles y la serie mundial de la temperatura del océano. Después de eliminar los tres fenómenos que causan variabilidad a corto plazo en las temperaturas globales (variaciones solares, aerosoles volcánicos y El Niño/Oscilación del Sur), los científicos descubrieron que la tendencia al calentamiento global en este momento es de 0,16 ° C por década, conclusión que sigue de cerca las proyecciones del IPCC. Pero las mediciones satelitales de los niveles del mar mostraron una imagen diferente, con unas tasas de aumento de un 60 por ciento más rápido que las proyecciones en el AR4. Las mediciones satelitales del nivel del mar suben por el rebote de las ondas de radar detrás de la superficie del mar, pero estos aparatos son mucho más precisos que los medidores de mareas, ya que tienen cobertura casi global, mientras que estos últimos sólo muestran mediciones a lo largo de la costa. Los mareógrafos también incluyen la variabilidad que no tiene nada que ver con los cambios en el nivel del mar global, sino más bien con la forma en la que el agua se mueve en los océanos, por ejemplo, bajo los efectos del viento. El estudio también muestra que es muy poco probable que el aumento de la tasa se deba a la variabilidad interna del sistema climático y concluye que los componentes no climáticos de la subida del nivel del mar, como el almacenamiento de agua en los embalses y la extracción de aguas subterráneas, no tienen un efecto en las comparaciones realizadas. "Este estudio demuestra una vez más que el IPCC está lejos de ser alarmista, pero en realidad tiene subestimado el problema del cambio climático, que se aplica no sólo en el aumento del nivel del mar, sino también a eventos extremos y la pérdida de hielo marino en el Ártico", afirmó el autor principal de la investigación, Stefan Rahmstorf. (ECOticias.com – ep)
---------------------------
Cambio climático
El aumento de los mares supera todas las previsiones de las Naciones Unidas


Un estudio demuestra la gravedad de la situación. Refugiados y conflictos climáticos en perspectiva.
Las aguas de los mares en el planeta crecen aceleradamente. Con un avance 60 por ciento más rápido de lo proyectado por los expertos de las Naciones Unidas en su informe del 2007.
Así la sostiene un estudio que acaba de ser publicado en “Environmental Researchs Letters”, revista británica especializada en la materia, y que fue retomado en las últimas horas por diversos medios internacionales de información.
Las preocupantes revelaciones coinciden con la realización en Doha, capital de Catar, de las 18 Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático. Allí, representantes de 190 países reunidos desde el lunes 26 de noviembre hasta el 7 de diciembre, deben evaluar el futuro del Protocolo de Kioto y avanzar los contenidos de lo que debería ser un acuerdo amplio sobre el clima previsto para 2015.
Crecen las aguas
El estudio de la publicación especializada sostiene que los mares podrían crecer en torno a 1 metro hasta el fin del siglo, superando significativamente las cifras de entre 18 y 59 centímetros anticipadas por el Grupo de Expertos de la ONU sobre el Clima (GIEC) en su informe del 2007.
De perpetuarse el actual nivel de calentamiento global y de crecimiento de las aguas, regiones enteras del globo, ubicadas a menos de un metro por sobre el nivel del mar, como por ejemplo Bangladesh, estarían condenadas a desaparecer. Concentraciones urbanas como la ciudad de Nueva York podrían confrontarse a una situación semejante a la recientemente vivida con el huracán Sandy.
Desastre ecológico, conflictos crecientes por los recursos naturales y millones de refugiados climáticos, serían parte de ese catastrófico escenario anticipado por el estudio de la revista británica.
Conferencia de Doha
Las señales de alerta se multiplican en las dos primeras jornadas de la Conferencia sobre el Cambio Climática de Catar, inaugurada el pasado lunes 26 de noviembre.
Las voces más realistas subrayan la preocupación creciente en no lograr controlar el calentamiento climático en 2 grados, máxima soportable según hipótesis de especialistas.
De mantenerse el ritmo creciente actual de calentamiento sin tomarse medidas drásticas de control de la emisión de gases, se baraja la hipótesis de un aumento de entre 3 y 5 grados hasta el final del siglo.
Entre calentamiento global y crecida acelerada del nivel del mar, la Conferencia de Catar se confronta a decisiones radicales. La apuesta es intentar un nuevo acuerdo global que se firmaría en 2015 y que entraría en vigor a partir del 2020. Actualizando y reemplazando el Protocolo de Kioto (1997) y Kioto 2.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia