Aumento de gases de efecto invernadero, consecuencia de la deforestacion

Como se dice habitualmente, los bosques son los pulmones del planeta. Las plantas absorben CO2 y emiten oxígeno durante las horas del día, como parte del proceso llamado fotosíntesis. También consumen oxígeno en su respiración, la cual se realiza durante todo el día, pero en cantidades mínimas.
Todas las plantas pero sobre todo los árboles, tienen la capacidad de fijar el CO2, uno de los principales gases del efecto invernadero y transformarlo en carbono en su madera.
Debido a la gran contaminación ambiental por emisiones de dióxido de carbono, procedente de las industrias, los coches y todos los sistema que queman combustibles fósiles como el petróleo, y la quema de madera o cualquier forma de biomasa, este gas ha ido aumentando en la atmósfera, incrementando el efecto natural de invernadero.
La deforestación aumenta el efecto invernadero cuando la madera es quemada, tanto en incendios como en quemas para prepara terrenos para el cultivo, ya que este proceso libera CO2, pero su contribución al efecto invernadero significa sólo aproximadamente la sexta parte del problema. La mayor incidencia en el aumento de CO2 es debida al uso de automóviles con motores a combustión.
Pero las emisiones por deforestación, junto con una enorme disminución de la masa forestal que absorbe este gas en sus procesos naturales, hace que la desaparición de árboles se vuelva un problema muy importante.
Es por esto que los países desarrollados consideran que la solución es plantar más árboles, de manera de poder seguir emitiendo esos gases y que los árboles se encarguen de mitigar la contaminación que ellos producen. En si la contribución de la deforestación al efecto invernadero es mínima con respecto a la contribución de la contaminación por emisiones de ciertos países.
En resumen, si no hay árboles que absorban CO2, el problema de las emisiones antopogénicas se vuelve insostenible. Las emisiones por deforestación no son la principal causa del aumento del efecto invernadero. La quema de madera viene acompañando al hombre en su evolución sin que esto signifique contaminación ambiental, ya que los árboles existentes aseguraban la absorción de estos gases. Ahora la cantidad de árboles no es suficiente para este proceso, ya que las emisiones han aumentado de manera peligrosa y las áreas forestadas han disminuido. 
Ecologismo http://www.ecologismo.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques