martes, 31 de enero de 2012

CERRO LA CUMBRE SOCIAL DE PORTO ALEGRE CON UN DEBATE SOBRE CULTURA Y GLOBALIZACION








El foro denunció la “economía verde”

En Porto Alegre, e inspirados por el movimiento Occupy Wall Street, se recuerda que somos el 99% frente a ese 1% que justamente estos días se reúne en el Foro Económico Mundial en Davos.

Según los organizadores, en el Foro Social, centrado en la discusión de una “agenda alternativa” a la conferencia Río+20, participaron cerca de 40.000 personas y otras 100.000 la siguieron por Internet.
El Foro Social Mundial concluyó ayer su encuentro en Porto Alegre y se citó para junio próximo en Río de Janeiro, cuando pretende alzar la voz contra la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sustentable Río+20.
Según datos divulgados ayer por los organizadores, en esta edición reducida del Foro Social, centrada en la discusión de una “agenda alternativa” a la conferencia Río+20, participaron cerca de 40.000 personas y otras 100.000 la siguieron a través de Internet.
“Podemos decir que al menos 140.000 personas han acompañado de cerca lo que se debatió en el Foro Social”, dijo el secretario de Cultura del estado brasileño de Río Grande do Sul, cuya capital es Porto Alegre.
La cultura fue precisamente el eje de uno de los últimos debates del Foro Social, que este año tendrá ediciones reducidas también en Túnez, España, Canadá y otros países, para volver a reunirse en forma unificada en enero de 2013 en El Cairo.
En ese debate, el concejal socialista español Jordi Martí, del Ayuntamiento de Barcelona, planteó que la cultura sea incorporada a las discusiones de Río+20 como la “cuarta pata” del desarrollo, junto con la economía, lo social y lo medioambiental. “Hay indicadores económicos, hay indicadores sociales y también medioambientales, pero no existen indicadores para la cultura”, dijo Martí, quien sostuvo que “la cultura está atravesada en el campo de batalla ideológico”, pero no es contemplada cuando se discuten los nuevos modelos de desarrollo. De ese modo, afirmó que se “intenta cambiar el modelo sin alterar los valores”, que en su conjunto están directamente asociados a los patrones culturales, que han cambiado y evolucionan constantemente junto con las nuevas tecnologías.
“En las clases populares de Brasil y América latina se construye una nueva estética”, que también se replica en Internet, a través de movimientos que “discuten sobre derechos intelectuales o software libre y proponen unas nuevas formas de ética a la sociedad”, dijo. Esta nueva cita del Foro Social Mundial ha reafirmado el carácter “anticapitalista” del movimiento contra la globalización, que desde Porto Alegre ha responsabilizado al modelo político hegemónico y a los mercados financieros de la gravísima crisis que afecta a Europa y Estados Unidos y amenaza al resto del planeta.
Los más reconocidos intelectuales del Foro Social, que en 2001 en la misma Porto Alegre articularon el movimiento, se citaron otra vez en esta ciudad para denunciar la economía verde, que se discutirá en Río+20, como un “intento del capitalismo de convertir en dinero a la amenaza ambiental”, según afirmó el francés Bernard Cassen. El sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos, uno de los fundadores del Foro Social, dijo que el movimiento contra la globalización debe sumar a su lista de “enemigos” a esa nueva propuesta, que calificó de “capitalismo verde”. Según De Sousa Santos, los “grandes capitales” han descubierto el enorme potencial de negocios de economía verde y pretenden usarlo para “seguir explotando a los más pobres”, a través del comercio de licencias, tecnologías y servicios ambientales.
Frente al “capitalismo” y la “economía verde”, el Foro Social ha convocado desde Porto Alegre a una gran protesta global, que será realizada el próximo 5 de junio, quince días antes de la inauguración de la conferencia Río+20. El objetivo es que esa movilización sea similar a otra impulsada por el Foro Social, que el 15 de febrero de 2003 llevó a 15 millones de personas a las calles de cientos de ciudades del mundo para alzar la voz contra la guerra en Irak, en la que muchos aún consideran que ha sido la “mayor protesta de la historia”.
El Foro Social también ratificó en Porto Alegre que, en junio próximo, y en paralelo a la conferencia Río+20, celebrará la Cumbre de los Pueblos en Río de Janeiro, para plantarles cara a los cientos de jefes de Estado y de gobierno convocados por la ONU. En esa Cumbre de los Pueblos ya han confirmado presencia cientos de movimientos sociales y grupos ecologistas, como Greenpeace, que desplazará hacia las costas de Río de Janeiro al menos ocho de sus barcos, para unirse al clamor de los activistas por un cambio del actual modelo de producción y consumo.

----------------------------------------------

Declaración de la Asamblea de los Movimientos Sociales

Otramérica

El Foro Social Temático (FST) terminó ayer en Porto Alegre y ha supuesto el pistoletazo de salida de una gran movilización global que debe desembocar en la Cumbre de los Pueblos, a celebrarse de forma paralela a la reunión oficial de Río +20. La Asamblea de Movimientos Sociales emitió su comunicado en el FST. Reproducimos íntegra esta contundente declaración de intenciones.
Nosotros, pueblos de todos los continentes, reunidos en la Asamblea de movimientos sociales durante el Foro Social temático Crisis capitalista, Justicia social y ambiental, luchamos contra las causas de una crisis sistémica que se expresa en una crisis económica, financiera, política, alimentaria y ambiental, colocando en riesgo la propia sobrevivencia de la humanidad. La descolonización de los pueblos oprimidos y el enfrentamiento al imperialismo es el principal desafío de los movimientos sociales de todo el mundo. En este espacio nos reunimos desde nuestra diversidad, para construir juntos agendas y acciones comunes contra el capitalismo, el patriarcado, el racismo y todo tipo de discriminación y explotación. Por eso, reafirmamos nuestros ejes comunes de lucha, adoptados en nuestra Asamblea en Dakar, en 2011.

Lucha contra las transnacionales Lucha por la justicia climática y por la soberanía alimentaria Lucha por la eliminación de la violencia a la mujer Lucha por la paz, contra la guerra, el colonialismo, las ocupaciones y la militarización de nuestros territorios

Los pueblos de todo el mundo sufren hoy los efectos del agravamiento de una profunda crisis del capitalismo, en la cual sus agentes (bancos, transnacionales, conglomerados mediáticos, instituciones internacionales y gobiernos a su servicio) buscan potenciar sus beneficios a costa de una política intervencionista y neocolonialista. Guerras, ocupaciones militares, tratados neoliberales de libre comercio y “medidas de austeridad” expresadas en paquetes económicos que privatizan bienes, rebajan salarios, reducen derechos, multiplican el desempleo y explotan recursos naturales. Estas políticas afectan con intensidad a los países más ricos del Norte, aumentan las migraciones, los desplazamientos forzados, los desalojos, el endeudamiento, y las desigualdades sociales.
La lógica excluyente de este modelo sirve solamente para enriquecer a una pequeña élite, tanto en los países del Norte como en los del Sur, en detrimento de la gran mayoría de la población. La defensa de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, la justicia económica, ambiental y de género, son la llave para el enfrentamiento y la superación de la crisis, fortaleciendo el protagonismo de un Estado libre de las corporaciones y al servicio de los pueblos.
El calentamiento global es el resultado del sistema capitalista de producción distribución y consumo. Las transnacionales, las instituciones financieras, los gobiernos y organismos internacionales a su servicio, no quieren reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Ahora intentan imponernos la “economía verde” como solución para la crisis ambiental y alimentaria, lo que además de agravar el problema, resulta en la mercantilización, privatización y financiarización de la vida. Rechazamos todas las falsas soluciones para esas crisis, como los agro-combustibles transgénicos, la geo-ingeniería y los mercados de carbono, que son nuevos disfraces del sistema.
La realización de Río+20, en el mes de junio en Río de Janeiro, pasados 20 años de la Eco ’92, refuerza la centralidad de la lucha por justicia ambiental en oposición al modelo de desarrollo capitalista. El intento de “enverdecimiento” del capitalismo, acompañado por la imposición de nuevos instrumentos de la “economía verde”, es una alerta para que los movimientos sociales reforcemos la resistencia y asumamos el protagonismo en la construcción de verdaderas alternativas a la crisis.
Denunciamos la violencia contra la mujer ejercida regularmente como herramienta de control de sus vidas y sus cuerpos. Además, el aumento de la explotación de su trabajo para atenuar los impactos de la crisis y mantener el margen de ganancia constante de las empresas. Luchamos contra el tráfico de mujeres y de niños, las relaciones forzadas y el prejuicio racial. Defendemos la diversidad sexual, el derecho a la autodeterminación de género y luchamos contra la homofobia y la violencia sexista.
Las potencias imperialistas utilizan bases militares extranjeras para fomentar conflictos, controlar y saquear los recursos naturales y promover dictaduras en varios países. Denunciamos el falso discurso en defensa de los derechos humanos, que muchas veces justifica las ocupaciones militares. Nos manifestamos contra la permanente violación de los derechos humanos y democráticos en Honduras, especialmente en el Bajo Aguán, el asesinato de sindicalistas y luchadores sociales en Colombia y el criminal bloqueo a Cuba que completa 50 años. Luchamos por la liberación de los 5 cubanos presos ilegalmente en los Estados Unidos, la ocupación ilegal de las Islas Malvinas por Inglaterra, las torturas y las ocupaciones militares promovidas por los Estados Unidos y la OTAN en Libia y Afganistán.
Denunciamos el proceso de neo-colonización y militarización que vive el continente africano y la presencia de la Africom. Nuestra lucha es también por la eliminación de todas las armas nucleares y contra la OTAN.
Expresamos nuestra solidaridad con las luchas de los pueblos del mundo contra la lógica depredadora y neocolonial de las industrias extractivas y mineras transnacionales, en particular, con la lucha del pueblo de Famatina en Argentina, y denunciamos la criminalización de los movimientos sociales.
El capitalismo destruyó la vida de las personas. Por eso, cada día nacen múltiples luchas por justicia social para eliminar los efectos dejados por el colonialismo y para que todos y todas tengamos una calidad de vida digna. Cada una de estas luchas implica una batalla de ideas que hace imprescindible acciones por la democratización de los medios de comunicación, controlados hoy por grandes conglomerados, y contra el control privado de la propiedad intelectual. Al mismo tiempo exige el desarrollo de una comunicación independiente que acompañe estratégicamente nuestros procesos.
Comprometidos con nuestras luchas históricas, defendemos el trabajo decente y la reforma agraria como único camino para impulsar la economía familiar, campesina e indígena, y un paso central para alcanzar la soberanía alimentaria y la justicia ambiental. Reafirmamos nuestro compromiso con la lucha por la reforma urbana como instrumento fundamental en la construcción de ciudades justas y con espacios participativos y democráticos. Defendemos la construcción de otra integración, fundamentada en la lógica de la solidaridad, y el fortalecimiento de procesos como la UNASUR y la ALBA.
La lucha por el fortalecimiento de la educación, ciencia y tecnologías públicas al servicio de los pueblos, así como la defensa de los saberes tradicionales, se vuelven urgentes una vez que persiste su mercantilización y privatización. Manifestamos nuestra solidaridad y apoyo a los estudiantes chilenos, colombianos portorriqueños y de todo el mundo, que continúan en marcha en la defensa de estos bienes comunes.
Afirmamos que los pueblos no deben continuar pagando por esta crisis y que no hay salida dentro del sistema capitalista. Se encuentran en la agenda grandes desafíos que exigen que articulemos nuestras luchas y que movilicemos masivamente. Inspirados en la historia de nuestras luchas y en la fuerza renovadora de movimientos como la Primavera Árabe, Ocuppy Wall Street, los indignados y la lucha de los estudiantes chilenos, la Asamblea de los Movimientos Sociales convoca a las fuerzas y actores populares de todos los países a desarrollar acciones de movilización coordinadas a nivel mundial. Debemos contribuir a la emancipación y auto-determinación de nuestros pueblos, reforzando la lucha contra el capitalismo.
Convocamos a todas y todos a fortalecer el Encuentro internacional de derechos humanos en Solidaridad con Honduras y a construir el Foro social Palestina Libre, reforzando el Movimiento global de boicot, desinversiones y sanciones contra el Estado de Israel y su política de apartheid contra el pueblo palestino.
Tomemos las calles a partir del día 5 de junio en una gran jornada de movilización global contra el capitalismo. Convocamos a impulsar la Cumbre de los Pueblos por justicia social y ambiental, contra la mercantilización de la vida y en defensa de los bienes comunes, frente a la Rio+20.
¡Si el presente es de lucha el futuro es nuestro!

Porto Alegre, 28 de enero de 2012
Asamblea de los Movimientos Sociales

Minería: denuncian derrames de cianuro en Santa Cruz




Ocurrió en Gregores, por la rotura de un ducto en el complejo de la minera Tritón.

La protesta en rechazo a la mega minería que comenzó en La Rioja y se contagió a Catamarca en cuestión de días, llegó ayer hasta la provincia de Santa Cruz, donde el concejal Marcelo Serafini denunció un nuevo derrame de “compuestos cianurados” en el complejo Manantial Espejo de la minera Tritón , en General Gregores. Según especificó, el incidente registrado el viernes a la mañana por la rotura del conducto que lleva los desechos desde la planta procesadora de minerales al dique de cola, no es un hecho aislado.
Serafini, quien denunció el derrame ante la secretaria de Medio Ambiente y Minería de Santa Cruz, recordó que es la tercera vez que la Minera Tritón sufre un accidente grave. El año pasado la empresa estuvo paralizada tres días por un incidente similar, mientras que en el complejo Cerro Vanguardia, cercano a Puerto San Julián, se detectó un derrame de pulpa cianurada.
“Dos muertes (un operario falleció en Cerro Vanguardia el 21 de enero y otro en el yacimiento San José-Huevos Verdes en 2011) y un sinnúmero de accidentes ambientales que tomaron estado público, a muchos otros no se les da difusión, representan un costo muy alto para nuestra provincia , que no alcanza siquiera a financiarse con la extracción de oro, plata, petróleo y gas”, sentenció Serafini. Pese a las denuncias del concejal ambientalista, en Santa Cruz no hubo comunicado oficial de la minera ni reacción de las autoridades ni de los vecinos. No sucede lo mismo en Catamarca y La Rioja.
En la provincia gobernada por Lucia Corpacci, ambientalistas y vecinos mantenían ayer el corte sobre la ruta 40 impidiendo el traslado de unos 20 camiones de la minera La Alumbrera , radicada en la provincia desde hace más de una década. Los nueve ambientalistas que habían sido detenidos en Belén el sábado por ese corte fueron liberados ese mismo día, aunque habrían quedando imputados por “actos de terrorismo y poner en riesgo la seguridad pública”, delitos previstos en la nueva Ley Antiterrorista.
En La Rioja, donde un grupo de intendentes salió a apoyar al gobernador Luis Beder Herrera, los vecinos de Chilecito, Famatina y La Rioja Capital continuaban ayer en asambleas para definir cómo seguir. En estos tres distritos, que concentran el 80% de la población riojana, resisten la explotación de oro en el cerro Famatina por parte de empresa canadiense Osisko.
Fuente: Clarin.com
--------------------------------------------------------------------------------------------------

Cerca de 3,7 millones de personas resultan afectadas en China por un vertido de cadmio

PEKÍN (Reuters/EP) -
   Las autoridades han alertado a los 3,7 millones de habitantes de Liuzhou, en la región de Guangxi (sur de China), de que eviten el consumo del agua del río que atraviesa la ciudad, que se encuentra gravemente contaminado desde hace casi dos semanas a causa de un vertido de cadmio --un metal tóxico cancerígeno-- procedente de una compañía minera, según informó este viernes la agencia estatal de noticias Xinhua.
   Las autoridades han abierto las compuertas en cuatro estaciones hidrológicas situadas aguas arriba del río Longjiang, el afluente del Liujiang que atraviesa por Liuzhou, con la esperanza de diluir los contaminantes, según Xinhua. El vertido se produjo el pasado 15 de enero en Hechi.
   Numerosos peces han muerto pese a los intentos de los bomberos locales de disolver el cadmio mediante el vertido de cientos de toneladas de neutralizadores en el río.
   Según Xinhua, las autoridades han acusado del vertido a la empresa Guangxi Jinhe Mining Co., pero no se sabe cuánto tiempo estuvo la compañía vertiendo el tóxico ni las cantidades derramadas.
   Este viernes se han detectado altos niveles de cadmio en Liuzhou. No obstante, el responsable de medio ambiente de Liuzhou, Gan Jinglin, ha asegurado a Xinhua que el agua de la ciudad se ajusta a los criterios nacionales y es segura para beber.
   Pese a eso, precisó, se ha recomendado a los ciudadanos que no consuman el agua del río por precaución y el Gobierno ha empezado a buscar soluciones alternativas para el suministro de agua. La población local se ha sumido en el pánico y ha empezado a aquirir agua embotellada para beber.

 Carta abierta al Ing. Luis Gioja gobernador de la Provincia de San Juan




Las declaraciones del gobernador de San Juan, José Luis Gioja que comparó a los ambientalistas que critican el proyecto minero en la localidad riojana de Famatina con Adolf Hitler, es propia de un provocador de baja estofa política. Para Gioja  "hay algunas coincidencias" entre el régimen nazi y los ecologistas, algo solo puede suceder en su mirada. "Hay algunas coincidencias" entre Adolf Hitler y los ecologistas que protestan contra la minería en Famatina, afirmó el gobernador de San Juan en un reportaje a un medio radial.
 " Hitler prefería que el perro de la señora rubia que tenía en su departamento viviera mejor que el negro que estaba en la vereda abajo de un árbol, y que no tenía nada que comer, porque no le interesaba esa persona” 

Sr. Gioja, el ejemplo que da, sobre la Sra. rubia, la nena rubia y el pobre negro tirado en la calle sin comer, solo para descalificar el pensamiento ecologista, y el uso de la estigmatizada palabra "Hitler" para envenenar a la opinión publica con una imagen infame solo para echar sombra sobre cualquier acto en defensa de la naturaleza, y con la aviesa intención  de dar al aparato represivo una buena excusa para  reprimir sus manifestaciones, es realmente preocupante viniendo de una persona de su investidura, ya que estoy seguro que semejantes disparates no pueden ser fruto espontaneo de sus compromisos sentimentales ni con las "minas", ni con los "negros". Intuyo que es el precio con que el "poder" le cobra su cuota de "socio", haciéndole poner su impávido rostro para servir de vocero a sus amenazas.
                       
"No es que sean tan extremistas como los nazis." 

¡Que grande! Así, antes éramos unos "zurditos subversivos", "como las sandias, verdes por fuera y rojos por dentro" y ahora somos unos terribles nazis y esta en duda nuestro grado de extremismo. Y todo eso dicho ¿desde donde?¿Desde el Peronismo, desde los rubios, desde los negros, desde el árbol, o desde los sombríos y miserables intereses que en menos de cien años han destruido el cincuenta por ciento de la vida en nuestro planeta? Bueno, se cae maduro desde donde, pero como usted llego (a donde llego) gracias al voto popular en nombre del Peronismo, agrava el contenido de sus declaraciones ya que traicionan el pensamiento y el espíritu que inspiro a uno de los mas importantes lideres de la historia a  construir el movimiento de masas mas grandes de América y que por algo hasta hoy perdura luego de 67 años. Por eso me parece importante detenernos en las opiniones que expresaba justamente Juan Domingo Perón en un reportaje sobre la situación ecológica en la Argentina con respecto a la realidad internacional. Por la actualidad de sus conceptos creo  que antes de proseguir es muy importante refrescar sus palabras, dichas en 1974 poco tiempo antes de su muerte:

"Ellos, que han consumido gran parte de las reservas ecológicas,  ahora tendrá que recurrir a nosotros que no las hemos destruido. Este mundo cambia y es muy probable que los pobres de ayer seamos los ricos del futuro, porque tenemos todas las grandes reservas que son la verdadera riqueza de la comunidad humana. Debemos pensar que las grandes reservas están en Latinoamérica y hay dos elementos críticos que se van a presentar como amenaza grave en un futuro inmediato. Es el alimento para un mundo sobrepoblado y la materia prima para un mundo superdesarrollado. Estos dos elementos críticos de los cuales tenemos grandes reservas. Todos esos países desarrollados han destruido totalmente estos dos elementos y ya no tienen tierra agua potable y casi oxígeno, porque todo eso lo han despilfarrado de manera suicida.
En nuestro caso parece que la providencia es la que ha permitido que conservemos estas reservas. En consecuencia debemos pensar como será el mundo del futuro. La historia prueba que cuando los fuertes han necesitado esas dos cosas, alimentos y materia prima las han ido a tomar donde están, por las buenas o por las malas. Esta es una lección que la historia nos da y tenemos que aprovechar. Hace treinta años dije que el año dos mil nos iba a encontrar unidos o dominados. Sigo pensando que cada día eso parece más probable. Entonces ¿que esperamos para unirnos, organizarnos para una defensa que el futuro hará indispensable? Esa es la misión que nos corresponde a nosotros. Es un mandato histórico que nos lleva a eso. Latino América debe estar unida y preparada para defenderse, porque sí no – como yo digo- nos van a quitar todo por teléfono. J.D.P. 1974

¿Y don Luis? ¿Que le parecen las palabras del General? Creo que es muy importante su opinión al respecto. ¡Hey, don Luis!, ¿Me esta prestando atención? (...) Pucha digo, ¡que mala suerte! Parece que a don Luis otra vez lo están llamando por teléfono. Bueno, ¿que le vamos hacer? En cualquier otro momento la seguimos. Chau don Luis
                                                                                                         
 Jorge Pistocchi   28/1/2012 
República de la Boca 

Fotomontaje: medioymedio.com

La Historia de una Represa Mortal: El Vajont Italia (1963)







coalicionarv.wordpress.com 
"Vajont, presa mortal" se exhibirá el viernes en Puerto Aysén y el sábado en Coyhaique. Cinta permitirá sensibilizar a la población sobre los peligros asociados a la eventual construcción de represa Cuervo, de Energía Austral, en una zona de alto riesgo tectónico, volcánico y de remoción en masa. La entrada será gratuita.

La muerte de más de 2.000 personas por el desborde de una represa en el noreste de Italia en 1963 se ha convertido en la principal piedra en el zapato de Energía Austral, empresa que pretende levantar un embalse de más de 13.000 hectáreas a pocos kilómetros de Puerto Aysén, a una altura de 526 metros sobre el nivel de la localidad y en una zona de alta actividad sísmica y volcánica, y con alta prevalencia de remoción en masa.
A las distintas acciones que se han llevado adelante, la principal un recurso de protección interpuesto por la alcaldesa Marisol Martínez y el concejo municipal de Aysén, junto a dirigentes de múltiples organizaciones locales, este fin de semana se sumará la exhibición de la película de 2001 "Vajont, presa mortal" en Puerto Aysén y Coyhaique. Pero ésta no será una proyección normal al contar con la asistencia de un grupo de sobrevivientes de la catástrofe, quienes además representan a las familias de las víctimas de Longarone, Pirago, Rivalta Vollanova y Faè.
"Distintas organizaciones de la región y la Patagonia, junto a la municipalidad de Aysén con motivo de su aniversario, vamos a dar la avant premiere de esta película –que nunca ha sido estrenada en Chile- sobre un caso histórico respecto al riesgo, daño y muerte efectiva de poblaciones por la misma empresa que pretende ahora hacer HidroAysén (Enel) en la región de Aysén" explicó el senador Antonio Horvath, uno de los gestores de la actividad. Este miércoles el parlamentario se hizo parte del recurso de protección que desde el lunes 9 de enero mantiene suspendida la votación de la represa río Cuervo, originalmente programada para el martes 10, por una orden de no innovar emanada de la Corte de Apelaciones de Coyhaique.
La decisión del tribunal, que deberá resolver si la evaluación ambiental de la iniciativa asegura o no la seguridad de la población ante los serios riesgos geológicos y volcánicos asociados a la zona del embalse, fue un duro traspié para el segundo mayor proyecto hidroeléctrico que se pretende construir en la Patagonia chilena, luego de HidroAysén de las eléctricas Colbún y Endesa. El tercero es la central Mediterráneo, ingresada en diciembre al Sistema de Evaluación Ambiental, que se ubicaría en la confluencia de los ríos Torrentoso y Manso, en la comuna de Cochamó.
Antonio Horvath indicó que la exhibición permitirá generar mayor conciencia entre la comunidad sobre los riesgos asociados a construir una represa en un área que tiene "fallas geológicas, volcanes y claras evidencias de remoción en masa, como ocurrió en abril de 2007".
La película se presentará el viernes en el cine municipal de Puerto Aysén a partir de las 19:30 horas, el sábado a las 18:00 horas en el salón auditorio de la seremi de Obras Públicas en Coyhaique, para luego recorrer el resto de la región. Además se están gestionando las autorizaciones con los productores para exhibirla en los cines en Santiago.
"Vajont, presa mortal" relata la historia del desborde la represa homónima debido al deslizamiento de un cerro producto de un terremoto ocasionado por el llenado del embalse. Millones de toneladas de gua y escombros arrasaron con los pueblos italianos de Longarone, Pirago, Rivalta Vollanova y Faè, falleciendo más de dos mil personas. En la película se muestra claramente cómo ejecutivos y autoridades del gobierno italiano minimizaron (y en algunos casos cambiaron informes técnicos) los riesgos, terminando varios de ellos condenados por la justicia luego de la catástrofe.
Casualmente cuando ocurrió el desastre, la central hidroeléctrica Vajont pertenecía al recién creado Ente Nazionale per l'Energia eLettrica, actualmente Enel, que a través de Endesa España, y junto a Colbún, pretende hoy construir el proyecto HidroAysén de cinco represas en los ríos Baker y Pascua.
Pero ése no es el único vínculo de la cinta con la Patagonia. Uno de sus actores principales, Jorge Perugorria, fue protagonista de película de 2000 "Tierra del Fuego" de Miguel Littin, donde representó al tristemente célebre Julius Popper, explorador rumano reconocido por su "aporte" al genocidio del pueblo originario selknam.

Comunicaciones Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida

--------------------------------------------------------------------


La operación de las centrales hidroeléctricas en la zona de Antuco y la mayor demanda de agua en el río Laja explicarían la aguda falta del recurso hídrico en las cascadas de los Saltos del Laja, reconocido parador turístico nacional.
Así lo planteó la Asociación de Canalistas del Laja, organización de regantes que desde la década del 20 usa el vital elemento para regar más de 55 mil hectáreas, principalmente en la zona de Los Ángeles.
Recordemos que lo empresarios turísticos de los Saltos del Laja han manifestado su inquietud por la situación en la cascada principal, pidiendo un caudal ecológico mínimo que preserve el entorno natural y la belleza paisajística.
Según Héctor Sanhueza, administrador de la asociación de canalistas del Laja, precisó que Endesa ha hecho un uso mucho más restrictivo del agua embalsada en el lago, lo que redunda en que exista menos disponibilidad del recurso en el río.
Sin embargo, la razón principal de la crisis de los últimos años son las extracciones adicionales desde el río por parte del canal Laja Diguillín, a lo que se sumó recientemente el aumento al doble de los volúmenes que saca el Canal Zañartu.
El problema en los Saltos del Laja se arrastra de los últimos 10 años y hace crisis justamente en la época de mayor afluencia turística en el lugar, activando las alarmas de los empresarios y de los visitantes que extrañan lo que era el intenso caudal del río.

El Gran Vajont, la presa de la devastación.







Una piedra cayó en el vaso y el agua se derramó sobre el mantel. Solo que el vaso tenía cientos de metros de alto, la piedra era grande como una montaña y sobre el mantel habían miles de personas”. (Dino Buzzati, Corriere della Sera, 9 de octubre de 1963.)


Por: Sonia López Azueta/Fundacrover Italia.

Fui la mayor de cuatro. Era mi tarea apoyar a mi abuela en el cuidado mis hermanos y en la cocina, hasta que mis padres volvieran del trabajo. Mi padre finalizaba el turno nocturno del aserradero todos los días a las diez de la noche y se dirigía al hotel donde mi madre era recepcionista, regresaban juntos a casa. Durante los primeros días de octubre del año 1963, los ánimos de la gente en el pueblo estaban muy tensos; mi mente no alcanzaba a entender lo que se murmuraba al salir de la iglesia, en el café y también en familia, después de todo tenía solo once años. Mis padres se preguntaban si debían enviarnos con nuestros parientes a Belluno en vez de dejarnos morir como ratones. La noche del 9 a las 22:30, ya había terminado de lavar los platos. Giancarlo y Elisa dormían en la habitación de mis padres en el primer piso, Chiara y Roberta se encontraban en el tercero. Subí a la recámara de los pequeños para mandar fuera al gato, cuando repentinamente se apagaron todas las luces. Desde el pasillo mi abuela dijo: cierra las ventanas, se aproxima un temporal. Me dirijí a cerrarlas cuando el viento las desprendió haciendo polvo los cristales. En medio de un ruido ensordecedor, sobre mi cabeza vi las estrellas, mientras todo volaba a mi alrededor y junto conmigo, los pisos cedieron con un crujido; mi cuerpo se estiraba y se encogía, una fuerza me empujaba, me absorbía y tiraba de mis cabellos. Fui arrastrada por el agua hasta chocar con un muro, la presión que algo ejercía sobre mi espalda y piernas me hizo pensar que era el fin; presa de la sensación de flotar me llevé las manos a los ojos, a la nariz y la boca, levanté los brazos y no toqué nada. No se cuanto tiempo transcurrió, hasta que una mano me liberó con enorme paciencia. Fui encontrada en lo que quedaba de los escalones del palacio municipal, al otro lado de Longarone. El único bombero sobreviviente me cargó sobre sus hombros y me introdujo en un automóvil que me llevó al hospital privado de Pieve di Cadore; ahí me fue retirado el camisón que se llevó pedazos de mi piel, curaron mis fracturas. De los dos meses transcurridos ahí no recuerdo nada, mis expedientes médicos como los de los demás internos provienientes del área de la tragedia, fueron destruidos cuando el hospital pasó a ser de propiedad estatal. El cuerpo de mi hermana Roberta fue encontrado en Fortogna, a cinco kilómetros de distancia; el de mi padre en Sédico, a treinta. Del resto de mi familia nunca volví a saber nada, desaparecieron como todo en Longarone, a excepción del campanario que milagrosamente quedó en pie. Y pensar que la construcción de la presa debería traer prosperidad a mi comunidad, situada a los pies del Vajont.

La tragedia se vendió como algo inevitable y provocado por la naturaleza. Nada más lejos de la realidad, pues hubo muchos avisos, pero los responsables políticos miraron hacia otro lado y siguieron con el proceso  de llenado.

En 1956 iniciaron las labores entre las provincias de Veneto y Friuli; dentro en la angosta garganta flanqueada por el monte Toc; donde nace el torrente Vajont, que confluye en el río Piave. En dialecto friulano, Toc significa “en pedazos”, “podrido”; Vajont quiere decir “va hacia abajo”. Esta toponimia no tenía significado alguno para la “Sociedad Adriática Eléctrica”, SADE, quien sin contar con autorización, puso en marcha el proyecto de construir una enorme presa a forma de arco, con capacidad para 168 millones de metros cúbicos de agua, destinada a la producción de energía eléctrica. El costosísimo y superficial proyecto “Gran Vajont” generó luz solo a los ojos de proyectistas y geólogos de la SADE. Calificada luego como un “Estado dentro del Estado”, la SADE se hizo tan poderosa que las autorizaciones eventualmente fueron obtenidas de manera ilegal; las expropiaciones forzadas dieron lugar a las protestas de Erto y Casso, poblaciones situadas montaña arriba a 300 metros sobre el lago artificial; una periodista de izquierda inició su propia batalla denunciando los hechos abusivos debiendo enfrentar por esa causa un juicio por difamación e incitación al desorden público. Los derrumbes y sismos registrados en la presa cercana en la localidad de Pontesei (propiedad de la SADE), así como el primer deslave en el Vajont que registró un desperndimiento de 700 mil metros cúbicos de tierra y piedra, llevan en 1961 y solo entonces, a profundizar los estudios geológicos que revelan la existencia de una enorme grieta prehistórica en la parte superior del monte Toc, con forma de M de muerte y un volumen estimado de masa de derrumbe de 200 millones de metros cúbicos. La reproducción burda de la presa y del monte en un modelo plástico experimental, donde no figuraban las poblaciones involucradas, llevaron a la SADE a concluir que la obra hidráulica podía ser ocupada con agua hasta la altura de 700 metros sin temer resultados catastróficos. Se consideró que los derrumbes del monte Toc ocurrirían de manera gradual, de modo que se procedió al primer llenado del depósito, una vez más sin esperar la autorización de los órganos de control. La roca a las faldas del monte no cumplió con la función de ejercer presión sobre el agua, sino que la absorbía; el tejido geológico se manifestó por demás fragil y los dirigentes de la SADE reconocieron que las variables del proyecto se perfilaban fuera de control. Se previó que el derrumbe podía dividir el lago artificial en dos partes, bloqueando el flujo del agua; se destinaron entonces nuevos esfuerzos y recursos para abrir un túnel a los pies del valle, que aseguraba la comunicación entre los extremos del lago. Procedió a finales del 61 e inicios del 62 el segundo llenado de la cuenca con consecuentes moviemientos sismicos. Los pies del gigante fueron bañados, pero en el monte Toc no ocurrieron mayores complicacones, aunque algunos desplazamientos de tierra podían verse a simple vista. El 14 de marzo del 63 debido a la nacionalización de la industria hidroeléctrica italiana, el Gran Vajont pasó a ser propiedad del apenas naciente “Ente Nacional de Energía Eléctrica”, ENEL. Viene entonces dada la orden por los altos mandos SADE-ENEL para continuar con el aumento del nivel del agua, alcanzando en septiembre la altura de 710 metros, diez sobre el límite de seguridad con la pura intención causar una mayor valoración de la estructura por parte del ENEL. Erto y Casso sufrían alarma contínua y las autoridades municipales exigían a los responsables de la presa se asegurara la tranquilidad de los ciudadanos. Pero el orgullo de poner finalmente en marcha la presa más alta del mundo y la carrera hacia las primeras ganancias ya habían ofuscado las mentes de los dirigentes. Desde las 17:00 horas del fatídico día, la caminaba la tierra, las rocas, los pinos, las áreas cultivadas; la carretera hacia la presa estaba terriblemente deformada y nadie procedió a la evacuación de los poblados. A las 22:39, la franja de tierra de 3 km de largo se desprendió en un solo fragmento compacto, cayendo a 90 km/h; se precipitó sobre el lago lanzando un rugido irreal y ocasionando una violenta sacudida de terremoto. Las líneas eléctricas de Austria hicieron cortocircuito; en llamas multicolor iluminaron el cielo cual si fuera de día y dejaron enseguida a las poblaciones en la mas completa oscuridad. La mole compacta de más de 270 millones de metros cúbicos de roca formó en un instante una masa de agua dinámica de más de 300 metros de alto que se partió en dos olas, una de las cuales alcanzó a Erto y rozó Casso. La segunda de más de 50 millones de metros cúbicos se levantó sobre la presa destruyendo la carretera panorámica que la costeaba, la pasarela superior y el área de control donde se encontraban dos operarios; con furia se avalanzó directamente sobre el valle adquiriendo potencia al pasar entre los montes, como una gigantesca inyección. A las puertas de Longarone la ola tenía 70 metros de alto y desplazaba el aire a su paso con la fuerza de dos bombas atómicas como la descargada en Hiroshima. La luna brillaba en medio de la noche, sobre los pueblos que bullían de gente; nadie pudo correr porque no había a donde ir. La ola se dividió de nuevo en dos, una parte se dirigió hacia el mar y la otra hacia el río Piave, el lecho fue arrasado sin piedad en ese desastre anunciado. La gran ola rompió subsiguientemente contra la montaña, excavando esta vez en la dirección opuesta a la de empuje, haciendo desaparecer de la faz de la tierra casi toda obra humana y ser vivente de cinco poblados del valle. El río encontró su cauce diez horas después dejando ver la desolación del fin del mundo. Al amanecer del 10 de octubre, los ojos de los sobrevivientes del valle y de los pueblos situados montaña arriba, vieron realizadas sus peores pesadillas de los ultimos años; atestiguaron lo que la naturaleza y la necedad humana son capaces de ocasionar. El apocalipsis cobró la vida de dos mil personas en tan solo cuatro minutos; algunas no alcanzaron ni siquiera a percatarse de la ola, se desintegraron con en el golpe de aire que arrancó primero los vestidos, desprendió luego la piel y finalmente partió los huesos; considerando que un metro cúbico de agua pesa mil kilogramos, la magnitud de avalancha constituida por agua, piedra, y todo tipo de restos lo unico que dejó a su paso fue desolación y silencio.  A mis memorias se las llevó el agua y también la indiferencia.
El procedimento penal contra algunos de los responsables inició en 1968, finalizando en el 71, con condenas irrisorias de 5 y 3 años para los dos únicos acusados que aún quedaban vivos (dos más fallecieron de muerte natural incluso antes de finalizarse la construcción de la presa y otro de ellos murió suicida al inicio del proceso). Alderico Biadene, el dirigente del proyecto durante de la tragedia, fue liberado por buena conducta luego de pasar un año en prisión. El ENEL fue condenado al resarcimiento millonario de las vidas humanas, bienes patrimoniales y daños ecológicos y ambientales, mismo que a la fecha no han visto su conclusión. Erto y Longarone han sido surcidas, semireconstruidas con tenacidad pero bajo la sombra del olvido jamás volverán a ser lo que un dia fueron. La presa del Vajont,  obra de arte de la ingeniería que nació en el lugar equivocado, sigue ahí; este bello monumento al absurdo cuenta su increible historia a los turistas dejándolos incrédulos y consternados.

La Tierra aguarda la gran erupción solar



Cada 50 años se produce una tormenta en el Sol con capacidad para destruir buena parte de la infraestructura de la civilización humana
MIGUEL ÁNGEL CRIADO 

En la madrugada del pasado lunes se producía una erupción solar que, poco tiempo después, provocaba preciosas auroras en los extremos de la Tierra. Fue la más intensa de los últimos siete años pero apenas una suave brisa si se compara con la tormenta solar de agosto y septiembre de 1859, que provocó que en latitudes tan bajas como Cuba o España la aurora iluminara la noche, las brújulas de los barcos se volvieran locas y hasta las estaciones de telégrafo ardieran. Sólo el escaso desarrollo tecnológico de entonces evitó el desastre. Hoy, la civilización humana es mucho más dependiente de los caprichos del Sol.

La erupción solar de esta semana fue catalogada de clase M8,7 en una escala que incluye los grados A, B, C, M y X, como fue la de 1859. Al igual que en el caso de los terremotos, se trata de un gradiente logarítmico; aquí cada letra refleja una liberación de energía diez veces superior a la anterior. La explosión de radiación proviene de la liberación de la energía magnética asociada a las manchas solares y son el evento más explosivo del sistema solar.
La del lunes fue la tormenta más intensa de los últimos siete años
"Las llamaradas y erupciones solares son algo así como un, dos, tres, boom", cuenta el científico experto en tormentas solares de la NASA Antti Pulkkinen. "El primer golpe tiene que ver con la radiación electromagnética proveniente de la erupción, y puede durar algunos minutos u horas. El segundo golpe es la generación de partículas que se mueven muy rápido, y esto puede durar varios días. Y después viene lo serio, el tercer golpe, que se produce cuando una nube masiva golpea el área del espacio cercana a la Tierra, y este impacto puede durar varios días", explica.
El Sol no sólo es luz; también es un gigantesco campo magnético, con líneas magnéticas recorriendo de polo a polo. Su fuerza rotatoria va torciendo estas líneas imaginarias en un ciclo que dura unos 11 años. En el clímax de su torcimiento se crean las manchas solares en la zona ecuatorial de la estrella. En ocasiones, como esta semana, enormes burbujas de gas y magnetismo se liberan y consiguen superar la barrera magnética (corona) que rodea el Sol, provocando una eyección de masa coronal que sale disparada hacia el espacio. Si la Tierra se encuentra en su trayectoria puede pasar lo peor.
Como explica Pulkkinen, la triple oleada tiene diferentes consecuencias en la Tierra. Lo primero en llegar es la luz, que incluye rayos X y ultravioleta. Esto provoca la ionización de la atmósfera superior de la Tierra, interfiriendo en las comunicaciones de radio. Detrás llega la tormenta de radiaciones. Los astronautas están obligados a protegerse tras un aviso de su llegada. La tercera en venir es la nube de partículas de alta energía. Sus partículas cargadas eléctricamente interactúan con la magnetosfera terrestre provocando fluctuaciones hasta desencadenar una tormenta magnética.
"Esperamos que este evento tenga un impacto moderado. No creemos que haya ningún gran problema con el funcionamiento de los sistemas tecnológicos ni en el espacio ni en tierra", explicaba Pulkkinen antes de que la nube de protones llegara. En efecto, aparte de la multiplicación de las auroras boreales, que se pudieron ver en latitudes algo más bajas, no hubo mayores problemas. Algunas compañías aéreas desviaron los aviones que aprovechan las rutas polares para hacer su trayecto más corto, y poco más.
Pero el ciclo solar está alcanzando su máximo y los científicos esperan que hasta 2013 se produzcan más llamaradas, algunas de gran intensidad. Toda la que alcance la categoría X podría dejar fuera de combate las comunicaciones por radio, alteraría la fiabilidad del GPS, provocaría apagones eléctricos generalizados y hasta radiación en los pasajeros de los vuelos de gran altitud.
"La actividad solar seguirá creciendo en los próximos años. Durante este tiempo esperamos que el número de eventos aumente, así como el tamaño de algunos de los acontecimientos. Los más grandes son raros (como los grandes terremotos o las mayores inundaciones) pero suceden", sostiene el científico de la misión solar SOHO/EIT de la NASA, Alex Young. Para él, la de 1859 fue "la tormenta perfecta" porque se dieron circunstancias para que su impacto fuera grande. Por un lado, la erupción se produjo de frente a la Tierra. Además hay evidencias de que no hubo una sino dos tormentas que se solaparon. La probabilidad de que se repita es baja pero "es posible que nosotros asistamos a un evento tan grande como el de 1859", añade.
Según un estudio de la National Academies de EEUU de 2008, una erupción solar como la de 1859 desencadenaría hoy una tormenta geomagnética que afectaría críticamente a las infraestructuras modernas. Entonces, la llamarada provocó tal nube de partículas que aplastó la magnetosfera. Este círculo invisible de magnetismo protege a la Tierra de los vientos solares y la mayor parte de la radiación cósmica. Su alcance es de unos 60.000 kilómetros pero en 1859 se contrajo hasta los 7.000 kilómetros por la presión invisible que procedía del Sol.
Lo primero que sucedería con una erupción solar de clase X sería que la ionosfera terrestre se calentaría, cambiando su densidad y composición, lo que afectaría a las comunicaciones por radio y a la señal del GPS. Peor aún, puede crear intensas corrientes eléctricas en la ionosfera llamadas electrojets. Estas corrientes provocan un fenómeno eléctrico denominado "centelleo" que cambia la amplitud, fase, polarización y el ángulo de llegada de las señales. Según un informe del Departamento de Seguridad Interior de EEUU, la señal del GPS no sólo llegaría degradada sino que la tormenta geomagnética podría impedir que la Tierra recibiera la señal emitida por los 30 satélites de la constelación GPS.
En tierra, las cosas no serían mejores. La troposfera se cargaría de electricidad de tal manera que hasta el agua de los océanos echaría chispas. Tal cantidad de energía buscaría un camino por donde moverse: de los cables eléctricos a los transformadores, recalentándolos hasta quemarlos. Durante la tormenta de marzo de 1989, la zona occidental de Canadá se quedó a oscuras.

Conferencia preparatoria
"Una tormenta similar en la actualidad nos podría dejar asombrados", explicaba el físico de la NASA Lika Guhathakurta, en una conferencia organizada el verano pasado. Decenas de expertos y responsables del Gobierno acudieron para responder a la pregunta de si estamos preparados para la próxima gran tormenta solar. "La sociedad moderna depende de sistemas de alta tecnología, y todas son vulnerables", añadió Guhathakurta.
El gran problema es que no se sabe cuando será la siguiente tormenta ni su intensidad. Se conoce bien el ciclo solar, se sabe que está a punto de alcanzar su clímax, pero nada más. La NASA y la agencia espacial europea han sembrado los alrededores del Sol de una red de sensores. La mayoría están diseñados para labores de investigación, pero los más recientes, como el Solar Dynamics Observatory, tienen entre sus misiones vigilar la aparición de nuevas erupciones. Son ellos los que pueden avisar con entre 15 o 30 minutos de antelación. Con la información recibida, el Centro de Predicción del Tiempo Espacial de la NOAA (agencia de EEUU) elabora partes diarios para un millar de empresas e instituciones de todo el mundo.
Aunque se está trabajando en modelos informáticos para anticiparse al Sol, lo más realista hoy es prepararse para minimizar su impacto. A finales de 2010, EEUU puso en marcha el programa Escudo Solar. Su primer objetivo es modelar en tres dimensiones la eyección de masa coronal camino de la Tierra. Esta tercera oleada tarda varias horas y hasta un día en llegar. Con el modelo se puede anticipar dónde y con qué intensidad golpeará. En ese tiempo, los responsables de las infraestructuras deberán suspender los elementos clave para evitar que, como en 1859, los telégrafos ardan.

Fuente: publico.es

lunes, 30 de enero de 2012

Debates sobre desarrollo y bienestar desde la economía feminista





Yolanda Jubeto Ruíz - Revista Pueblo

El término “bienestar” se ha elaborado a partir del expolio de los recursos naturales, de la esclavitud de los miserables del mundo, de la devaluación de las mujeres, del uso intolerable de los niños y niñas –como productos y mano de obra barata– y de la utilización de la fuerza bélica irracional. (Marilyn Waring, 1994) [1]

Esta reflexión tan inspiradora de la economista y agricultora neozelandesa Marilyn Waring recoge de forma escueta y clara una crítica profunda al sistema económico capitalista que es compartida por muchas economistas feministas que llevan décadas denunciando la utilización fraudulenta de conceptos como “bienestar”, “desarrollo”, o “progreso”.
Siendo conscientes de que la economía feminista es un concepto amplio y diverso, puesto que igual que no existe un único feminismo tampoco existe una única visión de la economía, sí podemos partir de algunos elementos comunes sobre los que reflexiona y hace propuestas que resultan muy significativos en estos debates, para pasar a centrarnos en aquellos que son críticos con este sistema expoliador.
En primer lugar, la economía feminista es consciente de que muchos de los supuestos y metodologías que utilizan las escuelas de pensamiento económico más influyentes, y predominantemente la teoría económica hegemónica, la neoclásica, tienen un fuerte sesgo de género, ya que han considerado como universales e imparciales normas masculinas burguesas y etnocéntricas.
Esta visión androcéntrica de la economía ha condicionado las categorías analíticas básicas utilizadas (desde el concepto de trabajo vinculado exclusivamente con el empleo, el de actividad con la participación en el mercado, el de la unidad doméstica con un espacio en armonía, hasta el de bienestar y desarrollo vinculados a la maximización de la utilidad y al crecimiento del Producto Interior Bruto). Por ello, la economía feminista ha realizado una revisión crítica de los contenidos del pensamiento económico, haciendo hincapié en la invisibilización de muchas actividades desarrolladas históricamente por mujeres que han sido relegadas a la esfera de lo “no económico”.
Asimismo, ha subrayado la discriminación a la que deben hacer frente las mujeres en la esfera socio-económica (tanto en la productiva doméstica, en la de cuidados, como en la del trabajo mercantil), como en la esfera política (niveles de participación en los procesos de toma de decisiones políticas que influyen directamente en nuestras condiciones de vida), y ha apostado por nuevas categorías analíticas no androcéntricas, que contribuyan a visualizar y valorizar las experiencias y actividades desarrolladas a lo largo de la historia primordialmente por mujeres.
Este esfuerzo por superar las fronteras impuestas sobre “lo económico” [2] afecta directamente a las políticas públicas, puesto que el pensamiento dicotómico sobre lo que es objeto de análisis de la economía y lo considerado extra-económico impacta directamente en lo que debe ser abordado por la política pública y lo que se puede “excluir” de la actuación pública.

¿Es el desarrollo un proceso lineal universal?

La parcialidad en los análisis económicos también es aplicable a los conceptos de “progreso” y “desarrollo”, puesto que durante décadas el modelo a seguir ha tenido como patrón principal el de acumulación de capital practicado por el mundo occidental en los últimos siglos. Esta pauta de comportamiento hegemónica ha marginado y despreciado otras propuestas alternativas a este modelo, provenientes tanto de pueblos autóctonos no occidentales, como de los colectivos subordinados o subalternos, entre los que destacaríamos las mujeres de grupos considerados “marginales” por los teóricos occidentales.
Así, el modelo de desarrollo que ha servido de base a las políticas de desarrollo económico impulsadas por las agencias internacionales se ha centrado en el impulso de una rápida acumulación de capital y en la industrialización como medio principal para obtener el bienestar.
Este enfoque a favor de la modernización capitalista se suponía aplicable a todas las sociedades de una forma lineal y consistía en una serie de estadios que les llevaría de sociedades agrarias “atrasadas” a sociedades industriales “modernas” [3]. Además, esta propuesta se combinaba con las teorías del capital humano para abogar por una ampliación de los sistemas educativos que permitiera formar a un suficiente volumen de personal que participara en el proceso de cambio propuesto. Se sostenía que los bene- ficios del crecimiento y la modernización conducirían a mejores condiciones de trabajo, mayores salarios, educación y bienestar.
Esta propuesta modernizadora ha tenido una visión explícita o implícita del papel que tenían que jugar los hombres y las mujeres en este proceso. Los hombres modernos eran los equivalentes del hombre económico que propugnaba la teoría económica neoclásica, ya que en ambos casos el comportamiento racional era su característica principal, comportamiento regido siempre por la autonomía, el interés propio, el egoísmo, el dinamismo, la capacidad de innovación, la competitividad y la capacidad de asumir riesgos.
En el caso de las mujeres, desde un principio se presuponía que todos los cambios hacia la modernización las beneficiarían, tanto a las que entrarían en el mercado laboral –dado que los procesos de cambio tecnológico les permitirían dedicar menos tiempo a los trabajos domésticos (en ningún momento, por supuesto, se planteaba la posibilidad de compartir estos trabajos con los hombres)–, como a las que ejercieran exclusivamente tareas domésticas y de cuidados.
Entre los economistas las referencias a las implicaciones del desarrollo para las mujeres fueron menores que en otras disciplinas, como la sociología, pero tal como recoge Kabeer [4], cuando estos se posicionaban solían considerar que las mujeres se bene- ficiarían siempre de estos procesos. Así, Arthur Lewis, uno de los economistas defensores del crecimiento industrial en el Tercer Mundo que tuvo mayor influencia, declaraba que discutir la conveniencia para las mujeres del crecimiento económico era “como discutir si las mujeres deberían tener la oportunidad de dejar de ser bestias de carga e incorporarse al género humano”.

Algunos mitos del sistema

Todos estos planteamientos ignoraban que la acumulación primaria de capital se había basado en los procesos de colonización de la mayor parte del mundo, que se fueron extendiendo a partir de finales del siglo XV, y que consistían en la usurpación de tierras y de sus productos y de la expulsión/ marginación de sus habitantes. Esta necesidad de acaparar recursos ha promovido enfrentamientos y sucesivas guerras a lo largo de los últimos siglos (muchas de ellas silenciadas), que han desembocado en unas sociedades altamente militarizadas y en unos organismos internacionales que no han servido hasta la fecha para garantizar la paz mundial ni la seguridad alimentaria [5].
El mito de que todas las sociedades, si querían progresar, debían atravesar las mismas fases que habían tenido lugar en el occidente capitalista por medio de unas etapas de crecimiento (véase nota 3), se une al mito de que el ser humano podía controlar totalmente la naturaleza. Así esta pasó a ser considerada un factor de producción más (la tierra y sus componentes pasaron a ser recursos naturales explotables), y por lo tanto, privatizables, comercializables y al servicio de los intereses del capital [6]. El objetivo último del sistema capitalista, que fue madurando y extendiéndose por el mundo, consistía en obtener el mayor beneficio económico posible a corto plazo, ignorando la sostenibilidad del sistema a largo plazo, al no tener en cuenta en sus cálculos los límites del planeta ni las consecuencias que tenían para la mayoría social las prácticas capitalistas de explotación.
Una visión cada vez más reduccionista de las actividades económicas, que prioriza las mercantiles por encima del resto, fue aislando progresivamente la actividad económica mercantil de la esfera política así como del resto de las actividades básicas para la reproducción de la vida, en las que se sostenía. La falacia de los mercados autorregulados, base de la economía de mercado, solo puede funcionar “si la sociedad se subordinara de algún modo a sus requerimientos” [7].
Asimismo, este patrón de mercado excluye como no económicas al conjunto de actividades relacionadas con la sostenibilidad de la vida que no pasan por el mercado, justificando que al no tener un componente mercantil son difícilmente cuantificables y fácilmente excluibles [8].
Del mismo modo, aunque el sistema capitalista ha aumentado exponencialmente las posibilidades de producción de mercancías, promoviendo un aumento de la capacidad de consumo por parte de las personas con ingresos económicos –potenciando al mismo tiempo su endeudamiento–, ignora las necesidades de todas aquellas personas que habitan en el planeta que no tienen recursos monetarios suficientes para participar en el mercado.
Voces críticas al modelo hegemónico de acumulación
Los modelos de desarrollo basados en la acumulación de capital han hecho caso omiso a las voces críticas que ha suscitado este modelo por autores que han definido el capitalismo norteamericano como la sociedad del despilfarro y como un modelo inviable [9].
Hasta la década de los años 70 del siglo XX, aunque habían aparecido voces críticas en el Sur respecto a estos procesos, la visión hegemónica del Norte y de sus organismos internacionales se había impuesto tras el fin de la II Guerra Mundial.
Las políticas de desarrollo que se exportaron al resto del mundo consideraban a las economías agrarias como “atrasadas”, y a sus pueblos y culturas “inferiores” vinculadas a lo “salvaje” e “irracional” [10]; discursos que habían prevalecido incluso tras la independencia de las zonas colonizadas.
El personal político y técnico que dirigía las políticas de desarrollo no tenía en cuenta las consecuencias de esos procesos históricos, muchas veces con altas dosis de racismo y androcentrismo, sobre las diversas etnias que habitaban los pueblos del Sur (muchas de ellas ignoradas y marginadas completamente por los poderes dominantes en sus países) ni para las mujeres de los diversos estratos sociales sobre los que se querían aplicar estas políticas de desarrollo.
En las décadas de los 50 y 60 del siglo XX pocas veces se mencionaban a las mujeres como protagonistas activas del desarrollo, y cuando se hacía, se las suponía beneficiarias potenciales de los programas de desarrollo, desde una posición paternalista, ya que se subrayaba su rol maternal, ignorando su papel como sustentadoras y actoras activas de la organización socio-económica en la que vivían.
Las economistas feministas, principalmente del Sur, comenzaron a expresar en la década de los 70 sus valoraciones críticas ante una representación de la modernización como un proceso universal y lineal, cuando en la práctica demostraba ser un una visión parcial y androcéntrica del desarrollo que defendía un mundo dual que anteponía lo moderno frente a lo tradicional, y que ignoraba y manipulaba los roles de los diversos colectivos sociales y especialmente los de las mujeres.
No obstante, la aportación que tuvo más repercusión en esa década fue la de Ester Boserup, ya que desveló la marginación a la que estaban siendo sometidas las mujeres del Sur por los diseñadores de programas de desarrollo, al ser consideradas receptoras pasivas de las políticas implementadas. Durante una década el enfoque “Mujeres en Desarrollo” (MED), fruto de las anteriores reflexiones, influyó en los donantes y en el movimiento internacional de mujeres. Intentó que se tuvieran en cuenta las necesidades y opiniones de las mujeres en el diseño de los programas de desarrollo para que fueran incluidas en los procesos de desarrollo. Su crítica principal se basaba en las carencias de recursos para los proyectos de desarrollo económico destinados a las mujeres, ya que solo se les destinaban recursos para políticas sociales basadas en las necesidades básicas.
Pronto fue patente que no era suficiente con incluir a las mujeres en planes de desarrollo que no eran diseñados desde sus propias necesidades y que no cuestionaban el orden patriarcal en el que se hallaban, es decir, las relaciones de poder existentes entre mujeres y hombres y su construcción social. Esto impulsó en la década de los 80 un cambio en el enfoque dominante que pasará a ser denominado Genero y Desarrollo (GYD), puesto que la construcción social en la que se basaban las relaciones entre mujeres y hombres y también entre los diversos colectivos de mujeres tenía que ser tenida en cuenta a la hora de diseñar las políticas, no solo microeconómicas, sino macroeconómicas, y ahí las voces de las propias mujeres cada vez se consideraban más importantes, en algunas propuestas.
Las dificultades para aplicar este enfoque aumentaron en una época de ajustes estructurales y visiones neoliberales de la economía, así como por la falta de comprensión de la centralidad de esta problemática. No obstante, en esta época se impulsaron conceptos como “transversalidad de género” y de “empoderamiento de las mujeres” que serán objeto de debates y propuestas prácticas hasta la actualidad.
La transversalidad de género (gender mainstreaming) implica un proceso sistemático de situar los temas relativos a la equidad entre mujeres y hombres en el centro de los procesos de decisión política, de las estructuras institucionales y de la asignación de recursos, incluyendo las propias visiones de las mujeres respecto a los procesos y sus prioridades en la toma de decisiones sobre el desarrollo. Este concepto va a conseguir una repercusión internacional al ser incluido en la Declaración de Beijing y de Plataforma de Acción acordadas en la IV Conferencia Internacional de la Mujer de la ONU.
Asimismo, también se fue incorporando la necesidad del “empoderamiento de las “mujeres, idea surgida años antes y que fue expresada con fuerza por la plataforma de mujeres del Sur, DAWN. Para ellas, el empoderamiento suponía un cambio interno así como de las relaciones de dominación y jerarquización existentes a otras en las que los hombres y el sistema asumieran su nivel de responsabilidad, de cuidados, apertura, y negación de las jerarquías preexistentes. Además, el empoderamiento, aunque sea un concepto utilizado con diversas acepciones, está muy vinculado con otro tipo de desarrollo, un desarrollo que surge desde las mujeres y hombres por medio de procesos participativos que permiten expresar, consensuar y decidir sus proyectos de futuro en pie de igualdad. Por ello, cuando aparece el concepto de desarrollo humano a finales de los 80 hay quien vincula ambas propuestas por el potencial de cambio que inicialmente mostraban. Hoy en día existe un gran debate sobre el concepto y contenidos del desarrollo humano. No obstante, existe un gran consenso sobre los graves problemas que genera la discriminación secular de las mujeres, entre los que destaca la violencia sistemática que se ejerce contra sus vidas en todo el mundo, y con especial virulencia en países asiáticos como China o India, problemática ya denunciada por Amartya Sen hace unas décadas en su famoso ensayo “Faltan más de 100 millones de mujeres”.
En este sentido, resulta muy inspirador el pensamiento feminista que proviene del Sur y es crítico con los procesos y discursos impulsados por las agencias internacionales de desarrollo, denominado pensamiento postcolonial por su crítica al modelo colonial dominante. Como ejemplo mencionar la aportación de Vandana Shiva, pensadora e investigadora india, doctora en Física Cuántica por la Universidad de Ontario, que ha cuestionado también el orden económico imperante a partir de una crítica abierta a los procesos impuestos por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional en el Sur, siendo muy consciente de los perjuicios que están generando una visión economicista y de mal desarrollo.
En la actualidad consideramos imprescindible tener en cuenta la visión postcolonial en el análisis de los procesos relativos al desarrollo de los pueblos del Sur, ya que nos permiten ser conscientes de cómo tenemos construida nuestra mirada sobre los mismos y sobre las relaciones entre las mujeres y hombres que habitan en ellos. Esta nueva lectura desvela también la influencia cultural, en general, y del proceso educativo, en particular (desde los medios de comunicación hasta los libros de texto), en nuestras simplistas visiones de estos pueblos, diversos y muy frecuentemente mucho más complejos y desconocidos de lo que pensamos, dadas las distorsiones con las que los observamos.

*Yolanda Jubeto Ruiz es profesora agregada del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Este artículo ha sido publicado en el nº 49 de Pueblos - Revista de Información y Debate, especial diciembre 2011.
Notas

[1] Marylin Waring, Si las mujeres contaran. Una nueva economía feminista, Vindicación Feminista, Madrid, 1994.Tomado de Carmen Alborch, Libres, Santillana, 2004.

[2] Marianne A. Ferber y Julie Nelson (eds.), Beyond economic man. Feminist Theory and Economics, The University of Chicago Press, 1993.

[3] Walter W. Rostow, Las etapas del crecimiento económico. Un manifiesto no comunista, Madrid, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, 1993.

[4] Naila Kabeer, Realidades trastocadas. Las jerarquías de género en el pensamiento del desarrollo, Ciudad de México, Paidós, 1998.

[5] En la actualidad, el acaparamiento de tierras continúa y se está intensificando especialmente en África y en América del Sur, incluso con el apoyo del Banco Mundial (ver informes en www.grain.org).

[6] Karl Polanyi, La Gran Transformación. Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo, Ciudad de México, FCE, 2003.

[7] “[…] Una economía de mercado debe comprender todos los elementos de la industria, incluidos la mano de obra, la tierra y el dinero. Pero la mano de obra y la tierra no son otra cosa que los seres humanos mismos, de los que se compone toda sociedad, y el ambiente natural en el que existe toda sociedad. Cuando se incluyen tales elementos en el mecanismo de mercado, se subordina la sustancia de la sociedad misma a las leyes de mercado”, Polanyi (nota 6, p. 122).

[8] Marilyn Waring, If women counted, Londres, Macmillan, 1988; Michèle A. Pujol, Feminism and Anti-feminism in Early Economic Thought, Vermont, Edward Elgar, 1992.

[9] John K. Galbraith, La cultura de la satisfacción, Barcelona, Ariel; y Waring (nota 8).

[10] Ver Boaventura de Sousa Santos, El milenio huérfano: ensayos para una nueva cultura política, Trota/Ilsa, 2005.