lunes, 17 de octubre de 2016

Chile "Nacionalidad por Gracia" a Douglas Tompkins: Comisión Mixta despacha a Sala acuerdos que la respaldan

La instancia conformada por senadores y diputados zanjó las divergencias para los proyectos de ley que conceden la nacionalidad chilena póstuma al empresario ambientalista y filántropo norteamericano quien falleció a fines de 2015, tras un accidente en Kayak en el Lago General Carrera.
Por mayoría -7 votos a favor, 1 en contra y 1 abstención- la Comisión Mixta allanó las diferencias surgidas entre la Senado y la Cámara de Diputados, respecto a las mociones que conceden la nacionalidad chilena póstuma, por especial gracia, al ciudadano estadounidense Douglas Tompkins, lo que deberá ser sometido a votación por ambas Cámaras del Congreso Nacional, comenzando por el Senado.
Cabe recordar que las diferencias surgieron tras el rechazo de la Cámara Baja al proyecto, en su segundo trámite legislativo.Revise nota relacionada.
INAUGURÓ EL CONCEPTO DE PRESERVACIÓN DE BOSQUES
A juicio del senador Alejandro Navarro, quien fue designado presidente de la Comisión Mixta, “Chile tiene una deuda enorme con Douglas Tompkins. Creo que en 50 años más, él será declarado “padre de la Patagonia”, fue un filántropo que inauguró el concepto de preservación, de cuidado de los bosques templados húmedos que en el mundo son el 2% de todos los bosques y Chile tiene el 60% de ese 2%. Las convenciones y acuerdos internacionales, van a obligar a Chile a conservar la Patagonia y ha sido Tompkins y no el Estado de Chile quien lo ha conservado”.
“Tompkins vino a Chile, se enamoró de Chile, vivió, trabajó, fundó y murió en nuestro país, la nacionalidad póstuma es el mínimo reconocimiento que el Estado puede hacerle a un hombre extraordinario”, agregó.
En otro orden, con respecto a un posible desalojo de colonos, el senador Navarro señaló, “yo estuve en terreno y quiero señalar que en caso Pumalín fue la Universidad Católica, quien desalojó en el fundo Huinay para luego vendérselo a Endesa; entonces, hay mucho que debatir allí. Con todo, si hubiera colonos desplazados, los beneficios que éstos han tenido con el nuevo diseño de preservación han sido enormes”.

Fuente: Senado - ecosistemas.cl
-------------------
Douglas Tompkins, in memoriam
 
Por Mempo Giardinelli
 
Los lugares comunes que repite el argentino medio, cuando hace gala de ignorancia, son proverbiales. Derivan acaso de esa rara vocación persecutoria y conspirativa que es común en nuestras clases medias, ilustradas o no. Y así en este país casi todos tuvimos, alguna vez, prejuicios hacia Douglas Tompkins, ese gringo inexplicable, delicioso bicho raro al que llegué a conocer y apreciar.
 A los 72 años y aún lleno de energía, perdió el control de su kayac en un gélido lago del sur chileno, y murió de hipotermia. Es curioso que algunas personas piensan, y dicen, que murió como él hubiese querido: en lucha contra la naturaleza. Yo no estoy de acuerdo. Tompinks era tremendamente vital y nunca luchó contra la naturaleza sino por ella.
Hace muchos años reproduje en una nota las sospechas de que era una especie de adelantado norteamericano para quedarse con la gigantesca reserva acuífera de los Esteros del Iberá correntino.
Se pensaba entonces que podía ser uno de los beneficiarios de las facilidades del menemismo, que alentaba las compras de territorios fronterizos por parte de extranjeros y compañías multinacionales.
Pero cuando lo conocí, años más tarde, en la acción ambientalista concreta, pude constatar su convicción ecologista.
Sin verso ni alharacas, lo vi trabajar con pasión para concretar uno de sus sueños: hacer de los Esteros del Iberá, en Corrientes, un gigantesco Parque Nacional de 1.300.000 hectáreas de aguas impolutas y especies originarias. Un sueño que muchos correntinos están heredando ahora y es de esperar que hagan propio.
Nacido en Nueva York en 1943, DT fue empresario textil y amasó una fortuna, dicen que tras fundar la conocida marca de indumentarias The North Face. Como sea, lo suyo fue monumental porque en su plenitud, hace ya muchos años, se radicó en el sur latinoamericano enamorado de la pureza del aire y las bellezas naturales, y además de su vocación ambientalista practicó una actividad que distingue a algunos estadounidenses ricos pero es completamente negada por los ricos de la Argentina: la filantropía. Y si ambiental, mejor.
Este gringo peculiar y tozudo un día salió de su país y se radicó e invirtió fortunas en Chile y Argentina.
Millones de dólares que hasta donde sé no vinieron vía secretos bancarios ni aumento de la deuda externa. No, él compró vastos territorios que puso en valor ambiental y turístico, y los donó al patrimonio nacional de sus dos países adoptivos.
Creador y presidente de CLT (Corporation Land Trust), una ONG respetada en el mundo ambiental, compró grandes extensiones de la Patagonia chilena y creó y donó la mayor área protegida del país hermano: el PN Pumalín: 317.000 hectáreas de bosque templado lluvioso consideradas un Santuario de la Naturaleza donde no se permiten actividades industriales. Y también donó 73.000 hectáreas en 1995 para completar el PN Corcovado (287.000 has.), y en 2013 parte del PN Yendegaia (150.000 has.).
En Argentina creó, a su entero costo, el Parque Nacional Monte León, en Santa Cruz (62.000 hectáreas que compró en 1999 y cedió al Estado Argentino en 2004).

Entre 1997 y 2007 donó y diseñó 3900 hectáreas para el parque provincial Piñalito, en Misiones. Y en 2013 compró la Estancia El Rincón (15.000 has.) y la donó para la ampliación del Parque Nacional Perito Moreno.
En el Chaco muchos lo vamos a extrañar, porque Tompkins fue uno de los grandes impulsores del PN El Impenetrable. Enamorado de la estancia La Fidelidad, tomó fotos desde la pequeña avioneta que él mismo piloteaba y que hoy son las tomas aéreas que dieron fama mundial al hasta ahora negado PN.
Patrocinó campamentos e investigaciones que la provincia no hubiese podido y hasta su muerte fue un apasionado del Chaco.
El año pasado una diputada chaqueña hoy oficialista se lanzó contra él con ligereza y torpe ignorancia, poniendo en duda el papel que jugaba este gringo raro en el proceso de creación del PN El Impenetrable (que finalmente fue ley en octubre de 2014). Hizo un papelón y demostró una vez más cuan fácil es fantasear los motivos de quien se supone un millonario exótico que hizo lo que ningún millonario argentino, y no sé chileno: compró, equipó y donó al Estado decenas de miles de hectáreas. Algo que no hizo ni hace ningún millonario ni empresario argentino, incapaces todos de donarle al Estado ni una manzana.
Tompkins fue capaz también de vencer las naturales resistencias de varios gobernadores, por lo menos el peronista del Chaco y el radical de Corrientes, y lo hizo dando en lugar de pedir, invirtiendo en lugar de extraer. Impulsó y logró la reintroducción del oso hormiguero, el yaguareté y los guacamayos en el Iberá, donde compró tierras y montó cuatro estancias modelo, que soñaba donar al Estado argentino cuando se pudiera discutir el PN Iberá, vencidas las resistencias del conservadurismo más ignorante, si acaso eso es posible.
Y para terminar, y por si algún tonto sospecha argentinamente, cabe decir que ni yo ni muchos de quienes lo conocimos y apreciamos su labor recibimos jamás un centavo de él ni de sus emprendimientos. 
Así que descanse en paz, Gringo, y ojalá todo mi país un día le reconozca sus méritos.

Fuente: pagina12.com.ar- Imagen: PN Monte León (Santa Cruz-Argentina) Conservación Patagónica.