lunes, 24 de octubre de 2016

¿Quién domina el mundo?

El autor aborda la política exterior de EEUU en su nuevo libro


Elvira Huelbes
Cuarto Poder


Noam Chomsky, ese incómodo profesor emérito del Departamento de Lingüística y Filosofía del MIT, vuelve a la carga con un libro, ¿Quién domina el mundo en el que, como suelen los suyos, plantea una sencilla pregunta que requiere casi 400 páginas de respuestas.

La mente brillante de la persona probablemente mejor documentada del orbe insiste en su denuncia de las atrocidades y enormes “equivocaciones” que los poderosos, y más concretamente Estados Unidos con su recua de aliados, siguen cometiendo en todas partes –ahora, significativamente, en Siria- con el pretexto de salvaguardar la seguridad de las personas de todo el mundo.
Esa arrogante atribución se repite año tras año por no importa cuál sea la cabeza de la administración del país que sigue gobernando el destino de las naciones. Quizás sea el profesor Chomsky la más reputada mosca cojonera que le ha salido al Imperio, cuando se empeña en señalar, con pelos y señales y una documentación aplastante, las meteduras de pata y las violaciones de la ley internacional que han ido logrando –y en ello siguen- crear mayor inseguridad que aquella que disfrutábamos todos en tiempos de la Guerra Fría. Como recuerda el autor, lejos ha quedado el año en que un incuestionado Abraham Lincoln consiguió la prohibición del asesinato en el derecho internacional, con su enérgica proclama de 1863 contra lo que él llamó “bandolerismo internacional” impropio de naciones civilizadas.
En este libro, Noam Chomsky, en la espléndida traducción de Javier Guerrero, analiza las estrategias que movilizan a las fuerzas privilegiadas estadounidenses –no siempre, solamente las armadas- a salvaguardar principalmente los intereses de Washington y del más poderoso sector empresarial. Repasa, poniendo puntos sobre las íes, los panoramas actuales de los teatros en conflicto, particularmente Palestina, y su reciente evolución hasta llegar a donde estamos ahora.
Pone sobre el tapete las circunstancias por las que el todavía negado cambio climático está acabando con los polos y el hábitat de la selva, entre otras amenazas; propone dos formas de ver lo que pasó en el atentado terrorista de Charlie Hebdo; traza un esquema histórico clarificador de cómo el control del mundo por parte de los EEUU requiere el de los gasoductos que provienen de Oriente Próximo y todo lo que pasa desde que Franklin Delano Roosevelt comenzara su cruzada, apenas estalló la Segunda Guerra Mundial.
La maestría de Chomsky para traer asuntos de la historia con los que aclarar la situación presente es admirable. Se podrá estar de acuerdo o no con sus conclusiones, pero de lo que no puede dudar nadie con argumentación contrastada es de su capacidad de lector atento a lo que ocurre en el mundo, cómo ocurre y quién está detrás, esa mano invisible del poder con que titula uno de los capítulos del libro.
El volumen comienza con una atención dedicada a la responsabilidad de los intelectuales: un estribillo que se repite ante determinados acontecimientos que quedan huérfanos de reflexiones de peso. Pone como ejemplo el de John Dewey que, tras la Gran Guerra (1914/1918) cambió su posición de “intelectual responsable” por la de “anarquista de atril”, mostrando una sumisión a la que no cedieron voces como las de Rosa Luxemburg, Bertrand Russell o Eugene Debbs, que conocieron el frío de aquellas cárceles.
En resumen, un libro de lectura muy recomendable que llega a apasionar, en el que Chomsky domina el ejercicio de intercambiar protagonistas de situaciones conflictivas, para lucubrar sobre las reacciones de la opinión pública; o el de animar al lector a mirar los acontecimientos y las actuaciones de los líderes con ojos diferentes, poniéndolo en el brete de determinar qué postura es éticamente plausible y cuál no.
Ante los que sospechan de los que sospechan de los Estados Unidos (ese “destacado Estado terrorista”), Chomsky invita a reflexionar con elegantes toques de ironía sobre la realidad que no vemos delante de nuestros ojos. Una lección de historia y de actualidad.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/otromilagro/noam-chomsky-quien-domina-el-mundo/8330 - Imagenes: ‪gambhiraom.wordpress.com‬ - ‪C.1040‬