martes, 18 de octubre de 2016

¿Cómo habría que actuar ante una alerta pública por una tormenta solar extrema "en 30 minutos"?

Desde el año 2012 autoridades y especialistas de Estados Unidos han venido concretando distintos protocolos de actuación para caso de que volviese a repetirse un gran evento solar tipo Carrington o similar ("la tormenta solar del siglo" pues efectivamente es una tormenta solar de una vez cada cien o ciento cincuenta años, como lo fue el evento Carrington de 1859).Según una de las formulaciones de tal protocolo formuladas por Turner en el Space Weather Journal of Research (National Response to a Severe Space Weather Event) el Presidente de Estados Unidos comparecería para dar un mensaje a la nación unos 30 minutos antes de que la eyección de masa coronal, CME por sus siglas en inglés, golpease finalmente nuestro planeta.
El Observatorio del Clima Espacial de la Asociación Española de Protección Civil para el Clima Espacial y el EMP, autora del Decálogo de buenas prácticas de autoprotección que fue aplaudido por el Congreso de los Diputados en su resolucion unánime de 2012 y adoptado por Protección Civil de Extremadura, nos ayuda a explicar cuales serían los pasos correctos a dar en esos primeros 30 minutos previos al impacto de una tal tormenta solar excepcional contra nuestro planeta.
De modo que aunque pueda sorprender tan corto periodo de antelación, resultaría determinante saber qué cosas hacer o qué cosas evitar hacer en esos minutos de incertidumbre previos a un evento que recientemente fue calificada como "la mayor emergencia afrontada por la humanidad" de llegar a desencadenarse, en particular en un tema tan loco conocido y en el que hay ideas preconcebidas e informaciones erróneas circulando.
¿Cómo habría que actuar ante una alerta pública por una tormenta solar extrema "en 30 minutos"?
1- Conservar la calma. Los efectos iniciales de tormenta solar extrema serían muy similares a los de un "gran apagón" y lo más importante en una primera reacción sería no empeorar la situación en esos "30 minutos".
Es decir la mejor autoprotección sería la de no meternos a nosotros mismos ni a nuestras familias en nuevos problemas absurdamente. O en todo caso realizar un par de sencillas acciones preventivas a nuestro alcance y esperar a encontrarnos ya en el post evento.
2- Evitar desplazarse por ninguna vía pública, ante lo que se prevee como un fuerte incremento de la accidentalidad en las vías públicas ante el fallo de semáforos y señalizaciones en los minutos subsiguientes. 30 minutos antes de un tal evento no es el momento de ir a ningún sitio que no sea inmediato y salvo que estemos en algún lugar de mayor exposición.
3- En los edificios evitar tomar ningún ascensor o similar, ante lo que la Protección Civil de Alemania señaló como un riesgo de miles de personas que podrían quedar atrapadas durante días, y con complejas perspectivas de rescate por parte de unos desbordados servicios de emergencia en medio de un tal escenario.
4- Si nos encontramos en la red de metro o algún medio de transporte publico o privado abandonarlo/estacionarlo con toda tranquilidad, - para lo cual nos sobra tiempo en 30 minutos-, y pasar a cualquier espacio abierto como una plaza o al interior de cualquier local de fácil acceso como una simple cafetería. Es decir situarnos fuera de transportes, pero fuera también de la vía pública en lo posible. Si nos encontramos cerca de estaciones eléctricas, gasolineras o lugares especialmente sensible como estos nos apartaremos igualmente con toda normalidad.
En los transportes ferroviarios se activarían por si mismos los protocolos de emergencia con toda normalidad para los pasajeros, y un EMP natural no derriba aviones ni nada similar, al carecer de los componentes E1 y E2 del pulso, se incrementarían los factores de riesgo en los subsiguientes aterrizajes pero la situación podría ser perfectamente gestionada, con lo que se deberían seguir las indicaciones de la tripulación en todo momento, como es lo habitual. Lo mismo en navegación marítima donde se podría afectar fundamentalmente a los sistemas GPS de posicionamiento, y se cuentan con medidas alternativas.
5- Por la misma razón deberíamos abstenernos de tomar un transporte, o nuestro vehículo justo en ese momento pues lo más previsible es que nos pudiésemos ver envueltos en accidentes. Cualquier desplazamiento podrá esperar 30 minutos.
6- Tampoco sería recomendable realizar llamadas telefónicas, y en todo caso cabe preveer el colapso momentáneo de las líneas pues esa sería la reacción de muchas personas. Un breve sms a cualquier familiar indicandoles nuestra posición, o mucho mejor un previo plan familiar de autoprotección con un lugar de encuentro claramente definido de ante mano ante emergencias, serían alternativas mucho mejores.
7- Sería recomendable proceder al corte de la general de nuestro suministro eléctrico y de gas en bloques y urbanizaciones, o en todo caso a desconectar físicamente electrodomésticos y aparatos de la red, singularmente aparatos de radio que podemos necesitar después. No es necesario ningún tipo de protección faraday ante un evento solar extremo; bastaría con tal desconexión física de la red de nuestros aparatos eléctricos físicamente para que queden perfectamente protegidos del componente E3 del pulso.
8- Además si estamos en casa una buena opción ante una tal alerta pública de las autoridades puede ser la de llenar la bañera y recipientes con agua potable, ya que uno de los efectos estimados de una tormenta solar extrema tipo Carrington podría ser la interrupción del suministro de agua en amplias zonas, particularmente por encima de los segundos pisos de altura. También podría ser recomendable agrupar todo el congelado en un mismo cajón a los efectos de que el frío se conserve por más tiempo en caso de pérdida de suministro eléctrico.
9- Por último se ha de recordar que las velas y otros elementos de combustión en el hogar son intrínsecamente peligrosos y que lo recomendable es recurrir a otros elementos de iluminación a pilas, por dinamo, etc.
10- Ya en el post evento el primer elemento de autoprotección con el que se debería contar es con una radio (igualmente a pilas o mediante dinamo o sistemas de recarga solar) para poder seguir a partir de ese momento con toda tranquilidad las recomendaciones de las autoridades e informes de la evolución de la situación que con toda previsibilidad serían por radio. La importancia de esto último ha de ser singularmente recalcada, y una pequeña radio y unas pilas de reserva es un elemento fácilmente al alcance de cualquiera.



Fuente: nuevatribuna.es