miércoles, 26 de octubre de 2016

México: Minera San Xavier llegó, se llevó el oro y dejó desolación

Una vez que el cierre de la Minera San Xavier en Cerro de San Pedro está en proceso, al realizar una evaluación entre lo ofrecido por la empresa al llegar y lo que en la realidad se concretó, pobladores de la zona consideran que fue nulo el impacto económico favorable y tampoco se cumplió la oferta de convertir el pueblo en un corredor cultural, comercial y turístico.

La canadiense New Gold, operadora de la mina, se llevó el oro y la plata, y ahora deja sólo despidos y desolación, según habitantes del pueblo, que buscan otras opciones de ingresos; algunos de ellos se dedicaban a extraer metales por su cuenta, pero ya no hay, así que piden fábricas o maquiladoras.
En un recorrido realizado por los reporteros de Exprés se pudo constatar que, entre semana, Cerro de San Pedro mantiene su atmósfera de pueblo fantasma: prácticamente desierto, construcciones inamovibles, vida comercial y social desolada.
Los efectos destructivos de las explosiones a cielo abierto registradas en la mina durante casi diez años son evidentes en construcciones destruidas y paredes destrozadas.
Los pocos habitantes de este pueblo lamentan la pérdida de los empleos que MSX trajo a la comunidad durante la última época, pero aseguran que la vida de Cerro de San Pedro no se ha alterado en los últimos cincuenta años: un sitio con potencial turístico y cultural, pero abandonado por los gobernantes y saqueado por los inversionistas.
Los fines de semana hay alguna afluencia de viajeros, pero esto no ha logrado incentivar su vocación turística más allá de visitas esporádicas, ni más allá del esfuerzo de pequeños inversionistas locales que han instalado restaurantes y bares.
TESTIMONIOS DEL PUEBLO
Habitantes de Cerro de San Pedro, así como trabajadores de las comunidades aledañas, expresaron su inconformidad ante el cierre de Minera San Xavier, por la pérdida de empleos que esto supone, y porque la empresa cierra sin dejar las alternativas de empleos en materia turística, artesanal y cultural que prometió al llegar.
Tampoco hay proyectos claros por parte de las autoridades para un impulso y rescate social, económico y cultural del municipio. Aristeo Gutiérrez Chávez, propietario de la tienda “La Unión Mexicana”, lamentó que la MSX no haya cumplido las expectativas y manifestó que fue de las primeros afectados, ya que en 1999 se quedó sin trabajo, porque antes de la llegada de la empresa, como muchos otros, se dedicaban libremente a la extracción de minerales, pero fueron desplazados por la minera. Filiberto Flores, quien lleva trabajando poco más de 3 años para la Minera, señaló que la mayoría de sus compañeros ya han sido despedidos y han tenido que migrar a la Zona Metropolitana de San Luis Potosí para conseguir empleo.
“A muchos de nosotros la llegada de la minera nos benefició con trabajo, lamentamos que se termine, hay que buscarle por otro lado, hay que encontrar otras fuentes de empleo, pero creo que aquí ya no habrá, porque la mayoría de los que han sido despedidos se han tenido que ir a la Zona Industrial”.
En contraste con lo señalado por la Secretaría del Trabajo, que informó a Exprés que se han concretado programas para reinstalar laboralmente a los trabajadores de MSX, el señor Flores desconoce estos proyectos.
Juan Luis Alvarado, trabajador de construcción de la comunidad “La Zapatilla”, señaló que la mayoría de la gente que vive en esa zona se dedica totalmente a la minería y muchos de ellos ya están buscando otras fuentes de ingresos. Aseguró que, entre ellos, se encuentran muchas madres solteras y gente proveniente las comunidades de La Puesta, El Puertezuelo, La Joya, Calderón, Jesús María y San Pedro.
Asimismo mencionó que es difícil que los trabajadores afectados encuentren otras opciones de empleo cercanas, pues en esta zona no hay industria, y debido a que no cuentan con servicio de transporte urbano es complicado trasladarse a la Zona Industrial.
“Queremos una maquiladora o una fábrica cercana porque también hay muchas señoras, madres solteras que trabajaban aquí en las oficinas; ahorita ya se quedaron sin trabajo. Los únicos empleos que hay son gracias al turismo, pero sólo los fines de semana, no es suficiente”.
Los habitantes coinciden en que es necesario fortalecer otros rubros de la actividad económica local para que haya empleos en sectores diferentes al turismo, ya que no todos puede vivir de ello.
“La gente de aquí no tiene fuentes de empleo; me gustaría que las autoridades trajeran alguna empresa, tal vez no precisamente aquí, pero si a los alrededores”, explicó Víctor Gerardo Galicia, encargado del bar “Pueblo Bravo”.

Fuente: El Expres - publicado en: noalamina.org