jueves, 6 de octubre de 2016

Contra el ecofascismo

El colapso, de Carlos Taibo advierte del suicido ambiental del crecimiento infinito

José Ángel López
Librújula


No se trata de volver al milenarismo, ni a los tiempos de las negras profecías. Sucede, más bien, que nos estamos habituando a que los mensajes tachados de apocalípticos por los gendarmes del sistema, caigan en el más absoluto de los olvidos, cuando no de las burlas de los guardianes de las esencias neoliberales. Sólo hay que echar un vistazo a cualquiera de los discursos de Donald Trump, que se postula como presidente del país más poderoso del planeta, para corroborarlo. Por ello trabajos como El Colapso, de Carlos Taibo (Los Libros de la Catarata) no suelen ser objeto de excesiva publicidad, más allá de la que sus propios lectores realizan, fundamentalmente en las redes.
Los avisos sobre las señales de alarma de nuestro planeta son objeto de trabajos por parte de autores de primera línea. La amenaza del cambio climático vista por Naomi Klein en La doctrina del shock. La necesidad de una teoría del decrecimiento por autores como Serge Latouche (que insiste en que “el desarrollo sostenible es un slogan”) o el inevitable agotamiento de las fuentes y recursos naturales por parte de un buen puñado de autores, nos llevan a una visión incómoda de la realidad. La lectura en cascada de un futuro cercano, cada vez más presente, marcado por la conflictiva situación social, la expansión de enfermedades convertidas en pandemias, la crisis demográfica (con la implicación de los movimientos masivos de desplazados y refugiados), el auge de los conflictos bélicos y del terrorismo internacional, así como una crisis económica y financiera que se ha hecho crónica en el sistema no puede por menos que convertir la lectura del libro en una angustiosa, pero imprescindible, experiencia.
El profesor de la Universidad Autónoma de Madrid Carlos Taibo es de los que también creen que la mística del crecimiento nos lleva al desastre. Uno de sus lemas es “vivir mejor con menos”. Es partidario de “recuperar la vida social que hemos ido perdiendo, apostar por formas de ocio creativo, repartir el trabajo, reducir el tamaño de muchas de las infraestructuras que malutilizamos, restaurar la vida local que hemos ido dejando morir y en el plano personal, asumir estrategias de sobriedad y sencillez voluntarias”.

La vocación pedagógica de El colapso, expresada por Taibo, resulta loable. Efectivamente, no hay que dejarse llevar por el título,-por muy alarmante que pueda parecer- para rechazar este ensayo bien trabado, razonado y expuesto sobre las causas y eventuales consecuencias del escenario de colapso que se nos avecina. 
Las propuestas apuntadas para frenar el ecofascismo que nos acecha pasarían para el autor por la llamada tradición libertaria: auto-organización social, autogestión, democracia y acción directa y solidaridad mutua. ¿Utopía frente a la imposible autorregulación del sistema? El tiempo dictará sentencia.

Fuente: http://www.librujula.com/actualidad/1632-el-colapso-de-carlos-taibo-advierte-del-suicido-ambiental-del-crecimiento-infinito