miércoles, 14 de octubre de 2015

“A sangre fría” sobre Volkswagen y sus alrededores (I)


Del realismo sucio, del capitalismo realmente existente




El actual orden capitalista encuentra en la idea de excelencia una de sus bases de legitimación social. Las empresas líderes se supone que lo son porque tienen una dirección adecuada y son capaces de ofrecer mejores productos a la sociedad. Los países que mejor han capeado la crisis han mostrado su eficiencia en la gestión macroeconómica y en su actividad productiva. Las personas que triunfan lo son a causa de su esfuerzo y su buen hacer. La excelencia es un atributo de los triunfadores. Y a la inversa los perdedores son responsables de su propio fracaso, de su falta de esfuerzo, de su incapacidad por hacer las cosas bien. Las pequeñas empresas fracasan porque no alcanzan un nivel de eficiencia adecuado. Los países con problemas, Grecia es el paradigma, lo son por sus propios errores. Y los millones de parados que buscan empleo arrastran gran parte de la culpa de tener una formación inadecuada (se equivocaron a la hora de elegir “currículum” escolar), o simplemente de no tenerla en absoluto, o de no buscar empleo con ahínco, de ser poco competitivos. Y cuando se habla de excelencia en el manejo de la economía, Alemania es el ejemplo predominante de un país al que debemos copiar. Que de golpe una de sus principales empresas —Volkswagen—, uno de sus iconos en cuanto eficiencia productiva, reconozca que ha hecho trampas de extrema gravedad invita a reflexionar, entre otras cosas, sobre la futilidad del concepto de excelencia que tan abusivamente se utiliza para justificar el renacido darwinismo social con el que tratan de esconderse las inaceptables desigualdades, el sufrimiento humano y la gran ineficiencia social del capitalismo actual. Albert Recio Andreu (2015)

12 de marzo de 2015, regreso al pasado
-Jueves 12 de marzo, Berlín es la capital mundial del automóvil. El Grupo Volkswagen [El coche del pueblo], uno de los líderes mundiales en la fabricación de vehículos, ha elegido la capital alemana para comunicar sus resultados financieros de 2014.
- El Grupo VW vuelve a batir récords en todas sus coordenadas: más de diez millones de vehículos entregados en todo el mundo (10,1 millones), una cifra que no se esperaba alcanzar hasta dentro de cuatro años, en torno a 2019.
- Beneficio neto atribuido en 2014 al grupo: 10.847 millones de euros, un incremento del 19,6% respecto a 2013.
- Cifra de negocios: 202.458 millones de euros, 2,8% superior a la de 2013.
- Beneficio operativo: aumentó en 1.000 millones de euros alcanzando los 12.697 millones.
- Mercado chino: se convirtió en el más importante para el grupo: Volkswagen vendió 3,7 millones de coches en la República Popular China en 2014 (un 12,4% más que en 2013).
- Inversión en investigación y desarrollo: el Grupo “sigue siendo el que más mira al futuro “ (en el decir de las informaciones de aquellos meses): en 2014 invirtió 11.500 millones de euros en este apartado (con especial énfasis en los vehículos eléctricos y en la digitilización de toda la gama). VW espera “que para el año 2020 todos sus vehículos nuevos cuenten con acceso a internet”.
- Declaraciones de Herr doktor Martin Winterkorn, el que entonces era presidente del Grupo: "Nuestro objetivo para 2015 es seguir aumentando las ventas, los ingresos y el beneficio operativo. Queremos mejorar en todos los aspectos en 2015 y subir otro peldaño más hacia la cima. nuestra industria encara cambios radicales que serán históricos".
- Ejecutivo mejor pagado en Alemania en 2014. Martin Winterkorn: 16,6 millones de euros. Pensión privada de jubilación: 29,6 millones de euros.
- Estimaciones del grupo para 2015: auguran un crecimiento en las ventas del grupo del 4%.
- Programa de Eficiencia de Volkswagen lanzado en 2014: para 2015 augura un beneficio de 1.000 millones de euros gracias a la optimización global de las plantas del grupo, la cancelación de modelos deficitarios o de las combinaciones que no generen valor añadido.
- Marca Volkswagen: sigue siendo el motor del grupo con unas ventas de casi 100.000 millones de euros en 2014 (99.800 millones exactamente), un 0,4% superior a las de 2013 (99.400 millones).
- Audi logró un nuevo récord de ventas con 53.800 millones de euros (un 7,8% superior a 2013), con unos beneficios operativos de 5.200 millones de euros (5 mil en 2013).
- Skoda: ventas de 11.800 millones de euros (cifra un 13,9% superior respecto a 2013), con unos beneficios operativos de 817 millones de euros frente a los 522 del año anterior.
- SEAT: cifras negativas en 2014 pero se mejoraron en 25 millones de euros respecto a 2013 (con pérdidas operativas de 127 millones de euros). Sus cifras de ventas en 2014 superaron a las de 2013: 7.700 millones de euros respecto a 6.900.
- Ventas de Porsche crecieron un 20,1%, pasando de 14.300 millones de euros en 2013 a 17.200 millones en 2014. Los beneficios operativos para el grupo fueron 2.700 millones de euros.
- Decisión del consejo de administración del Grupo: incremento del dividendo de las acciones de Volkswagen de un 20%, pasando la acción ordinaria a un valor de 4,80 euros y la preferente de 4,86 euros.
- El Grupo lanzará en 2015 un total de 50 nuevos modelos y versiones: las nuevas generaciones de Volkswagen Touran, Audi Q7 y A4, Porsche 911 y Boxter Spyder, Skoda Superb, Seat Ibiza y las comerciales Caddy y la nueva T6.
- Dos primeros meses de 2015: se han entregado ya en todo el mundo un millón y medio de vehículos del grupo.
- Otros escándalos en la industria automovolística: “La historia reciente de Alemania, como la de muchos otros países, está trufada de escándalos de todo tipo —evasión fiscal, corrupción en contratos públicos, uso de información privilegiada, pagos ilegales a directivos— que han afectado a varios de sus grandes grupos empresariales como Mannesman, Siemens, Daimler-Chrysler, Deutsche Bank, Deustche Post y la misma Volkswagen. Son las enfermedades endémicas del capitalismo, acentuadas en la actual fase neoliberal” (Albert Recio Andreu, 2015).

Imagen: www.dw.com