jueves, 15 de octubre de 2015

El Premio Nobel Alternativo un año más, marca la diferencia


“El Right Livelihood Award fue establecido en 1980 para honrar y apoyar a aquellos "que ofrecen respuestas prácticas y ejemplares a los desafíos más urgentes que enfrentamos hoy", es mundialmente conocido como el "Premio Nobel Alternativo” y ya hay 162 laureados de 67 países.” 

¿Qué es el Premio Nobel Alternativo? En 1980, el periodista y filatelista Jakob von Uexkull expresó públicamente su preocupación de que las categorías del Premio Nobel tuvieran un alcance muy estrecho y se concentraran únicamente en los intereses de los países industrializados, en vez de ser una respuesta más adecuada a los retos que hoy enfrenta la humanidad. La idea del "Right Livelihood" (literalmente Premio al Sustento bien Ganado) es muy antigua. Encarna el principio de que cada persona debe tener una ocupación honesta, que respete plenamente a los demás y al mundo que le rodea. Significa ser responsable de las consecuencias de nuestras acciones y usar sólo una parte justa de los recursos del planeta. Presentado anualmente en Estocolmo en una ceremonia que se realiza en el Parlamento Sueco en el mes de noviembre, el Right Livelihood Award es generalmente compartido por cuatro destacadas personalidades, aunque no todos los galardonados reciben un premio en efectivo. A diferencia de los premios Nobel para Física, Fisiología y/o Medicina, Química, Literatura y Paz, el Premio Right Livelihood no tiene categorías. Reconoce que, en la lucha para enfrentar los desafíos humanos del mundo de hoy, la obra más inspiradora y notable generalmente desafía cualquier clasificación estándar. Impacto del premio A menudo se otorga un Premio de Honor a una persona o grupo, a quien o quienes el Jurado quiere reconocer, pero cuya necesidad de apoyo monetario no es perentoria. Los otros se reparten el premio en metálico que en esta ocasión será de 316.000 euros aproximadamente, que debe destinarse al trabajo que realizan, nunca para uso personal. El Right Livelihood Award es ampliamente reconocido como premio más importante del mundo al valor personal y la transformación social. Además del apoyo financiero, permite a sus beneficiarios ser conocidos por un público internacional que de otra manera no siempre habría oído hablar de ellos. A menudo, también significa una protección crucial contra la represión. Para los galardonados, el premio ha abierto muchas puertas. 
Premiados de 2015 
Tony de Brum. Premio de Honor: Ser testigo de los efectos dañinos de las pruebas nucleares de los Estados Unidos en las Islas Marshall mientras crecía, ayudó a Tony de Brum a decantarse por las labores humanitarias. Al día de hoy es Ministro de Relaciones Exteriores de las islas y en 2014 presentó demandas ante la Corte Internacional de Justicia contra los nueve países que poseen armas nucleares, con el propósito de responsabilizarles de su incapacidad para cumplir con las disposiciones del Tratado de No Proliferación Nuclear. Como el principal promotor de la “Declaración de Majuro”, para el Liderazgo Climático, Brum también ha jugado un papel clave para lograr que los Estados insulares del Pacífico adoptasen medidas concretas para combatir el cambio climático. 
Kasha Jacqueline Nabagesera: Después de casi conseguir ser expulsada de la universidad de Uganda en 2002 por ser abiertamente gay, Kasha Jacqueline Nabagesera se sentía con más fuerzas que nunca para combatir las virulentas políticas anti-LGBTI de su país. Al igual que muchos activistas de los derechos de los homosexuales, ha sido detenida y agredida en varias ocasiones, pero se ha negado a callarse. Y el año pasado desafió a un proyecto de ley ugandés que propugnaba la imposición de nuevas medidas para criminalizar la homosexualidad y vulnerar los derechos LGBTI. Y cuando un tabloide ugandés publicó los nombres y fotos de personas que estaban en dichos informes por ser gays y lesbianas, ella y otros dos activistas demandaron al periódico ante los tribunales y ganaron el caso. 
Gino Strada: Tras graduarse de la Universidad de Milán como cirujano, Gino Strada trabajó en Italia, Sudáfrica y los EE.UU. y decidió optar por ser cirujano de guerra para el Comité Internacional de la Cruz Roja. Ha trabajado en Bosnia-Herzegovina, Afganistán, Sudán, Pakistán y Somalia. En 1994, él y su esposa Teresa fundaron la ONG Emergencia (Emergency), que ofrece atención médica y quirúrgica gratuita y de alta calidad, a cualquier persona que sea víctima de la guerra, la pobreza y las minas terrestres. La organización ha atendido hasta la fecha a más de 6 millones de personas en 15 países y ha construido hospitales, centros quirúrgicos y de rehabilitación y centros pediátricos en las zonas más desatendidas. 
Sheila Watt-Cloutier: Nacida en el norte de Quebec, Canadá, Sheila Watt-Cloutier ha trabajado para proteger los recursos y la salud de los inuit, afectados por la contaminación y mejorar sus oportunidades de educación. Los inuit son los pueblos indígenas que habitan en las regiones árticas de Groenlandia, Canadá y Alaska. Mientras se desempeñaba como el portavoz de los pueblos indígenas del Ártico a fines de los 90, ayudó a negociar el Convenio de Estocolmo, con el objetivo de prohibir o restringir la fabricación y uso de contaminantes orgánicos persistentes, que contaminaban la cadena alimentaria del Ártico. Preocupada porque la pérdida de hielo marino y otros cambios ambientales podría destruir la cultura de caza Inuit, Watt-Cloutier (con el apoyo de los líderes tribales) presentó en 2005 una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Argumentaron que las emisiones incontroladas de gases de efecto invernadero procedentes de los Estados Unidos han violado los derechos culturales y humanos de los inuit. Esto "abrió la puerta" para el reconocimiento de los derechos colectivos de los pueblos indígenas y estableció por primera vez, un vínculo entre el cambio climático y los derechos humanos.