sábado, 17 de octubre de 2015

Chile: Ley de Glaciares: ¿Qué se juega la región de Aysén?

Por: Patricio Segura Ortiz

Este miércoles se debiera votar en la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, a no ser que se postergue debido a una lata discusión, el artículo 5º del proyecto de Ley de Protección de Glaciares.  En este se abordará el procedimiento mediante el que se irán constituyendo las denominadas “reservas estratégicas”, figura que se propone para proteger los glaciares que hoy no se ubican en parques nacionales.

Para el Ejecutivo, el mecanismo debiera ser uno a uno destinando millones de pesos y tiempo en dicha labor.  Para un amplio número de legisladores, en cambio, que automáticamente se integren a tal categoría los más de 24 mil incluidos en el Inventario Nacional de Glaciares.
Desde que el 31 de marzo de este año el gobierno presentara una indicación sustitutiva a la iniciativa original de un grupo de parlamentarios, se ha dado una amplia e intensa discusión sobre un tema que en el último tiempo ha concitado amplia atención.  Mensajes presidenciales, constitución de bancadas especiales y República Glaciar mediante.  En el fondo, el proyecto de ley no solo tendría que preocupar al resto de Chile (alojamos más del 80 % de la superficie glaciar de Sudamérica) sino en especial a la región de Aysén donde contamos con un 43 % del total nacional, gran parte de ella en los campos de hielo norte y sur. Y, por lo demás, es acá donde nos jactamos de tener la Provincia de los Glaciares. 
En concreto, y junto a Magallanes, este trozo de Patagonia alberga un 90 % de la superficie total del país. 
Desde que comenzara este año la votación en la Comisión de Medio Ambiente, el diputado por Aysén David Sandoval ha participado activamente en su calidad de integrante de esta.   En su rol el legislador UDI ha presentado diversas indicaciones, llamando la atención que varias de ellas han ido en dirección contraria al sentido común ambiental y a la protección general que se demanda desde la ciudadanía.  Por ejemplo, propuso eliminar de la descripción jurídica de los glaciares su calidad de “bienes nacionales de uso público” (por estar esta ya planteada en el Código de Aguas, dijo).  También pidió incorporar a la ley lo que denominó “principio técnico-ambiental” para cuando se aborde la protección de los glaciares (su argumento fue evitar las motivaciones políticas) y restringir lo que se entenderá por glaciar a una nómina cerrada y acotada.
Afortunadamente, en la sesión del 9 de septiembre el parlamentario decidió retirar sus indicaciones, lo que en el caso de la figura de “bienes nacionales de uso público” llevó a su colega Daniel Melo (PS) a expresar que “celebro que el diputado Sandoval haya retirado la indicación, entre otras cosas porque esta iba en contra del espíritu de lo que persigue la ley”.
Reiteramos. Este miércoles se debiera votar el procedimiento mediante el cual se constituirán las denominadas “reservas estratégicas”.  Por lo pronto entendemos que el diputado Sandoval tiene la intención de presentar una indicación que amplía la protección por ley desde los parques nacionales que propone el gobierno (cuyo territorio ya está protegido) a las reservas nacionales y territorios fiscales.
En el caso de los primeros (reservas nacionales) -y según un análisis de la Fundación Terram– se ampliaría el resguardo a los ubicados en las reservas nacionales Cerro Castillo (268 glaciares), Katalalixar (88), Jeinimeni (636), Lago Las Torres (17), Rosselot (1) y Río Simpson (45).  En el de los terrenos fiscales, se beneficiarían entre ellos el Calluqueo y toda el área del San Lorenzo.
Aunque es un avance, el problema principal radica en que al no existir un catastro claro sobre cuáles glaciares entran concretamente en estas categorías (reservas y terrenos fiscales), existen dudas de si su propuesta salvaguardaría otros ubicados en Aysén.  Y qué decir de los emplazados en el resto del país, donde múltiples comunidades con falta de recursos hídricos dependen de estas masas de agua congelada destruidas o amenazadas, esencialmente, por proyectos mineros y que se encuentran localizadas en terrenos privados.  Terrenos privados que, obviamente, pertenecen a la gran minería. 
¿Se allanará el legislador por Aysén a la propuesta de designar como “reserva estratégica” todos los glaciares del inventario nacional?  La respuesta está en veremos.
En el fondo, lo relevante hoy no trata exclusivamente sobre glaciares.  Se relaciona con cómo los ciudadanos podemos monitorear cómo votan nuestros parlamentarios, en este caso David Sandoval, pero también el diputado Iván Fuentes y los senadores Antonio Horvath y Patricio Walker.  Qué decisiones están tomando, más allá de los programas radiales contratados o las notas de prensa pagadas con las cuales se nos informa sobre sus acciones.
Para ello es el periodismo.  Y para ello es, también, la construcción de ciudadanía, más aún en estos días de nuevas tecnologías cuando puede acceder a información directa sin intermediación.
¿Quiere conocer el desenlace de la votación de este miércoles? Simple. Conéctese a partir de las 15 horas en www.democraciaenvivo.cl y podrá seguir en directo el trabajo de la comisión.
Pero eso es solo un paso. Lo que requiere Aysén (y el resto del país) es un centro de seguimiento sobre los debates y votaciones de quienes nos representan en el Parlamento. Y en el Consejo Regional. Y en los concejos municipales.
Porque la democracia es una construcción de ida y vuelta.  Donde los ciudadanos deben estar dispuestos usar el espacio que les corresponde en las decisiones que les afectan.

Fuente: boletín de ecosistemas.cl