La Casa Blanca reconoce el "riesgo real" de impacto de un asteroide e inicia un plan para "preparar a la nación"

Si en Octubre de 2016 dictaba una histórica Orden Presidencial Ejecutiva para coordinar los esfuerzos de todas las agencias federales y preparar a la nación ante los fenómenos extremos de la meteorología espacial (tormentas solares), ahora, en los últimos días de su mandato y bajo la dirección científica de su asesor principal, John Holdren, ha adoptado una nueva estrategia nacional para preparar a los Estados Unidos para este tipo de evento catastrófico de baja probabilidad pero "real", y de muy alto impacto.
 
Así, en el amplio documento hecho público por la Casa Blanca, se reconoce que si bien la ventaja con este tipo de riesgo es que "a diferencia de las tormentas solares un asteroide podría ser detectado con años de anticipación", la realidad es que la capacidad de detección es todavía insuficiente por lo que procede elaborar una estrategia nacional que deberá venir seguida de una más amplia planificación nacional en ciernes y centrada en 7 objetivos:
- Incremento de las capacidades de detección y seguimiento de NEOs ("Near-Earth Objects" u objetos cercanos a la Tierra por sus siglas en inglés).
- Desarrollo de métodos para la deflección y disrupción de NEOs.
- Promover desarrollo de modelos, prediccion e integración de la información.
- Desarrollar procedimientos de emergencia para escenarios de impacto de NEOs.
- Establecer procedimientos de respuesta y recuperación ante impactos de NEOs.
- Potenciar y apoyar la cooperación internacional en esta materia.
- Establecer protocolos de coordinación y comunicación para la toma de acción.
Desde la Asociación Española de Protección Civil para el Clima Espacial, el EMP y los fenómenos Black Swan (AEPCCE), han calificado la iniciativa como otro importante paso adelante para una mejor prevención de este tipo de "gran emergencia tipo HILF" de nuestro entorno espacial, y una "llamada de atención internacional". "La realidad es que en nuestro país no existe ningún tipo de estrategia nacional ni preparativo para algo así, no lo hay para el clima espacial que es un riesgo de alto impacto con probabilidad superior a 1% mucho menos para esto. Acaso se prefiere "improvisar" en vez planificar, pero se olvida que ante estos grandes riesgos a tal escala cabe poca "improvisación" en el momento, el trabajo tiene que estar hecho de antes, y no lo está".

Fuente: nuevatribuna.es

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente