La República Glaciar busca proteger una parte de Chile

“A medida que avanza el cambio climático, los glaciares de todo el mundo continúan derritiéndose y Chile, que tiene el 82% de la superficie glaciar de América del Sur, no es una excepción. Además de las altas temperaturas, éstos están amenazados por las explosiones y la contaminación causada por las operaciones mineras.”

El 5 de marzo de 2014, Greenpeace declaró un nuevo país, al que denominó la "República Glaciar", que consta de 8.800 millas cuadradas de tierra glaciar chilena. Esta audaz declaración medioambiental fue el mejor intento de Greenpeace para proteger los glaciares chilenos de las prácticas impunes de la minería del oro corporativo, que contaminan y excavan el hielo a tasas insostenibles. La razón de la anterior falta de protección ambiental en la zona fue que la Constitución y el código del agua de Chile excluían a los glaciares como bienes públicos que necesitaban protección, por lo que esta brecha legal le dio a Greenpeace la capacidad de reclamar la extensión helada. 

Greenpeace ha trabajado desde un principio para asegurarse que la República Glaciar pueda calificar como una nación real y si bien es un estado no reconocido, tiene una población de más de 165.000 firmantes de peticiones, una bandera, una Declaración de Independencia, una carpa en los Andes que sirve como capital y 40 embajadas internacionales (ubicadas en las oficinas de Greenpeace), satisfaciendo todos los requisitos para la estadidad delineados en la Convención de Montevideo. El grupo se ha comprometido a mantener sus reivindicaciones de soberanía, hasta que toda la minería cercana a las áreas glaciares sea completamente abandonada, incluida la propuesta por el gobierno chileno de ampliar la mina de cobre Andina, que destruiría casi 20 millas cuadradas de glaciares y contaminaría la cuenca que proporciona Agua para seis millones de chilenos. Alguien tiene que hacer algo Parece que la República Glacial seguirá dando guerra, aun sin existir formalmente, con el único fin de preservar los glaciares chilenos de la destrucción sistemática a la que están condenados en la actualidad, ya que, si nadie hace nada, en muy poco tiempo no habrá glaciares que proteger. Sin dudas es una forma diferente de defender el Medio Ambiente, pero nada nos sorprende si viene del grupo que más ha luchado en todo el mundo para frenar el cambio Climático, acabar con la contaminación, denunciar abusos y problemáticas ambientales y defender los derechos de los damnificados por las prácticas de compañías que no respetan las normativas y polucionan todo lo que tocan.

Fuente: medio ambiente

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente