“Minería responsable, cuento miserable”

El Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama ha venido difundiendo información sobre los desastres ambientales y sociales que la minería causa en todo el planeta, en una serie de notas publicadas con el título de “Minería responsable, cuento miserable”.

Fuente: Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama
Artículos, notas editoriales, noticias, reportajes, videos, fotografías, documentos, informes de investigaciones, declaraciones, audios, y otros materiales de diversas fuentes con casos de distintos países, dan cuenta de la realidad que desmiente el discursos y las falsas promesas de las corporaciones mineras, estados y gobiernos sobre una “minería responsable-sustentable”.
Debido al gran interés que han despertado las publicaciones, el Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama, ha abierto una página en su blog en la que se puede encontrar la compilación de todas las notas publicadas.
El Frente espera así ayudar en la toma de conciencia sobre las reales dimensiones del peligro que representa esta industria extractiva para los frágiles y vitales ecosistemas de nuestros Páramos y Amazonía, así como para la vida y los derechos de las comunidades, y la Soberanía de los pueblos de Ecuador.
-----------------------

MINERÍA RESPONSABLE. ¿DE DÓNDE SALIÓ ESE CUENTO?


(Editorial del programa No. 13 de WARMI Voces y Acción producido por el Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama.)
El discurso oficial del actual gobierno de Alianza País con respecto a la minería es el mismo que las corporaciones de esta industria extractiva han impuesto en todo el mundo desde el 2002: “minería responsable”, “sustentable”, “amigable con la naturaleza”, “que beneficie a las comunidades”, “minería para superar la pobreza”, “para que el país se desarrolle”, y demás eslogan del lenguaje corporativo acuñado por las propias transnacionales de megaminería. Los funcionarios del gobierno, comenzando por Rafael Correa, utilizan las mismas palabras, las mismas frases, los mismos “argumentos” que cualquier representante o asalariado de las empresas mineras, para justificar la entrega del territorio ecuatoriano para el saqueo de los minerales.
Es interesante conocer dónde se originó este discurso de la “minería responsable”. En el 2002, con una conferencia en Toronto, ciudad del Canadá donde se ubica la mayor bolsa de valores de la industria minera, culminó la denominada Iniciativa Global Minera que comenzó en el año 2000. En esta conferencia las grandes transnacionales del sector y sus socios corporativos estatales y privados, etiquetaron a su actividad como “responsable” y “sustentable”, con el objetivo de recuperar imagen, y darle legitimidad por decreto a esta industria extractiva. Basta ver cuáles fueron las empresas que financiaron esta Iniciativa, justamente algunas de las más grandes transnacionales a nivel mundial, entre ellas las auríferas: Barrick Gold, Anglo American, Rio Tinto, M.I.M Holding, y Newmont.
Con esta Iniciativa las corporaciones mineras trataron de hacer ver al mundo que realizaban un “mea culpa”, aceptando que su actividad contamina, pero al mismo tiempo dando una supuesta salida. El mensaje que esa Iniciativa dejó, es que si bien se habían podido cometer ciertos “errores”, de allí para adelante la actividad minera era por decreto “responsable” y “sustentable”, punto. Simplemente las corporaciones ordenaron pasar la página y dieron la bienvenida a una supuesta “nueva era de la minería”, para lo cual era necesario dejar en el olvido todos los daños ambientales y sociales que esta industria ha sembrado por todo el mundo, y adoptar a partir de 2002 una “nueva cultura” con relación a la minería, y así, como por arte de magia se solucionaba el problema con el sólo hecho de adoptar, o mejor dicho, aceptar esta supuesta “nueva cultura” cuyo pilar es el discurso de “minería responsable y sustentable”.
Vemos entonces que la famosa Iniciativa Global Minera no fue más un gran tongo, para utilizar palabras muy nuestras, ya que en primer lugar sólo sirvió como un justificativo para evitar que las corporaciones respondan por todos los daños ambientales y sociales que han causado en el mundo, impunidad que es favorecida por los estados y gobiernos cómplices, que en lugar de reclamar por los Derechos Humanos y de la Naturaleza, violados persistentemente por esta industria, lo que hacen es crear las condiciones para que los países sean saqueados con mayor facilidad, y esto incluye adoptar el discurso de las corporaciones y convertirse en sus propagandistas.
Además se puede afirmar que la Iniciativa Global Minera y su engendro: la “minería responsable y sustentable” son un gran tongo, porque la realidad así lo demuestra. Antes, y especialmente después de la famosa Iniciativa, la industria minera ha continuado pisoteando y violando Derechos Humanos y de la Naturaleza con la misma, o mayor agresividad. A las pruebas nos remitimos:
Barrick Gold, una de las impulsoras de Iniciativa Global Minera, la más grandes empresa productora de oro del mundo, antes de 2002 ya fue denunciada en distintos países por los daños ambientales y sociales que ha provocado, y luego del 2002, ha continuado incrementando su récord. En República Dominicana por ejemplo, desde 2013, comunidades de Cutuí, municipio de la provincia de Sánchez Ramírez, vienen denunciando los graves impactos ambientales y sociales que la explotación de oro de Barrick ha provocado, especialmente las afectaciones en la salud de la población, como consecuencia de la contaminación del agua con cianuro y metales pesados, y del aire con polvillos tóxicos. Sin embargo hasta la fecha no encuentran respuesta a sus demandas, todo lo contrario, cuando protestan son reprimidos por la fuerza pública. Esta es la cruda realidad que desmiente la charlatanería de que la explotación minera trae “desarrollo” y “bienestar para los pueblos”, ya que esto no es concebible si los derechos son violados, si el ambiente es contaminado, si la población pierde condiciones fundamentales para la vida como el agua, el aire o la salud.
Barrick Gold también lleva adelante la polémica extracción de oro en la zona de glaciares en la frontera entre Chile y Argentina. Ya en el 2005 un informe técnico señaló que la superficie de los glaciares Toro 1, Toro 2 y Esperanza “disminuyó entre un 56% y un 70% por las actividades realizadas por Barrick.” Sin embargo, la empresa continúa la explotación y ha informado que para el 2013 registró una producción de 640.000 onzas de oro en su mina Veladero, a pesar de las continuas denuncias y protestas de la población por los impactos ambientales, especialmente en los glaciares, lo cual, debemos tener muy presente, no es un perjuicio sólo para las comunidades aledañas, o para Argentina, sino para todo el Planeta.
Igualmente en el lado chileno su proyecto Pascua Lama está provocando afectaciones irreversibles en los glaciares y con ello al suministro de agua de las poblaciones. En junio de 2014 el Tribunal Permanente de los Pueblos TPP que se realizó en Montreal (Canadá), para juzgar casos de violaciones de Derechos Humanos cometidas por empresas mineras canadienses en Latinoamérica, declaró culpable a Barrick Gold por violar los derechos al Agua, al territorio y a la Libre Determinación de las comunidades indígenas diaguitas de la provincia de Huasco en Chile.
Como vemos nada cambió luego de la famosa Iniciativa Global Minera, todo quedó en palabras, ya que justamente sus principales impulsoras continúan contaminando, destruyendo, violando derechos de las poblaciones y de la Naturaleza. Otro caso sintomático de esto es lo que sucede en Cajamarca Perú, con la empresa Newmont, otra de las patrocinadoras de la Iniciativa, la cual ha afectado con su mina Yanacocha extensas zonas de páramo andino y con ello cuencas y subcuencas hídricas, provocando el rechazo de la población cajamarquina, no sólo a esta mina, sino frente a la pretensión de iniciar un nuevo proyecto de explotación de oro denominado Conga. Las comunidades campesinas se han levantado en defensa del agua, en especial de las lagunas que perderían de darse este proyecto.
En este proceso de resistencia, Newmont quiere hacer sentir todo su poder para imponer su nueva mina, y por otro lado las comunidades se mantienen firmes a pesar de la represión y criminalización, porque, aunque usted no lo crea, la policía nacional tiene un contrato con esta empresa minera para brindarle “servicios de seguridad”. El poder de Newmont-Yanacocha se extiende también a las instituciones judiciales, ni que decir de las otras instancias estatales y gubernamentales, a la mayoría de medio de comunicación, en fin. Es por ello que esta empresa no puede soportar la idea de que una campesina cajamarquina le esté haciendo frente. Nos referimos a Máxima Acuña y su familia, quienes se han convertido en un símbolo de la resistencia al proyecto Conga, ya que no han querido venderle a la minera su terreno, y por ello son blanco de un constante hostigamiento por parte de la empresa. En los últimos días Máxima ha vuelto a recibir amenazas de muerte de parte de trabajadores de la minera y el día de ayer nuevamente su propiedad fue sitiada por la policía al servicio de Newmont. Estos últimos incidentes se suma a las constantes invasiones a su terreno para destruir construcciones, cultivos, robar o matar a sus animales, intentos violentos de desalojo, es decir, una verdadera guerra en contra de esta defensora, que además enfrenta a Newmont en los juzgados por los múltiples juicios con los que esta corporación transnacional, una de las más poderosas del mundo, trata de acribillar la voluntad de Máxima Acuña, a quien se la ha llamado la Dama de la Laguna Azul por su valentía y tesón para defender los Páramos.
En conclusión la tan cacareada “minería responsable o sustentable” es sólo un cuento que salió de las propias corporaciones mineras. La megaminería es un negocio en el cual las transnacionales ganan y las comunidades y la Pachamama pierden, sino no funciona. Y esto lo saben muy bien todos los actuales gobernantes de Alianza País, pero engañan al pueblo repitiendo sin cesar el discurso forjado en las cúpulas corporativas mineras.

Les invitamos a revisar la compilación de “Minería responsable, cuento miserable” :  http://defensoraspachamama.blogspot.com.ar/p/mineria-responsable-cuento-miserable.html

Publicado por primera vez el 3 de agosto de 2015I - magen: La mina a cielo abierto Berkeley (foto de Wikimedia)

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”