El metano podría hacer volar por los aires el ártico siberiano

Una serie de grandes cráteres han aparecido en el paisaje en el norte de Siberia en los últimos años, y están siendo cuidadosamente estudiados por los científicos que creen que se formaron cuando el suelo literalmente explotó, creando embudos gigantes.

Científicos han descubierto hasta 7.000 'burbujas' de metano que se espera exploten en las regiones árticas de Siberia, en una investigación con expediciones de campo y vigilancia por satélite. Una serie de grandes cráteres han aparecido en el paisaje en el norte de Siberia en los últimos años, y están siendo cuidadosamente estudiados por los científicos que creen que se formaron cuando el suelo literalmente explotó, creando embudos gigantes. El total de 7.000 burbujas, informa la agencia TASS, es sorprendentemente mayor de lo que se había conocido anteriormente. La región ha visto varios ejemplos recientes de "cráteres" o embudos repentinos que se forman a partir de lo que se piensa son erupciones del gas metano liberado por el deshielo del permafrost que es provocado por el cambio climático. "Necesitamos saber qué protuberancias son peligrosas y cuáles no", dijo Alexey Titovsky, jefe del Departamento de Ciencia e Innovación de la región de Yamal. "Los científicos están trabajando en detectar y estructurar signos de amenaza potencial, como la altura máxima de un bulto y la presión que la tierra puede soportar".  

Los científicos están elaborando un mapa de las burbujas de gas subterráneas en Yamal, una región clave de producción de energía, que creen que puede dañar el transporte y la infraestructura. La rama Ural de la Academia de Ciencias de Rusia dice que el descongelamiento del permafrost es una razón sospechada para la causa de la formación de burbujas de gas subterráneas. "Una de las primeras burbujas de gas fue descubierta durante una expedición de verano de 2016 a la isla de Bely", dijo un portavoz. "Su aparición en latitudes tan altas está muy probablemente asociada al descongelamiento del permafrost, que a su vez está vinculado al aumento general de la temperatura en el norte de Eurasia durante las últimas décadas", añade, informa Siberian Times. Científicos han descubierto hasta 7.000 'burbujas' de metano que se espera exploten en las regiones árticas de Siberia, en una investigación con expediciones de campo y vigilancia por satélite. Una serie de grandes cráteres han aparecido en el paisaje en el norte de Siberia en los últimos años, y están siendo cuidadosamente estudiados por los científicos que creen que se formaron cuando el suelo literalmente explotó, creando embudos gigantes. El total de 7.000 burbujas, informa la agencia TASS, es sorprendentemente mayor de lo que se había conocido anteriormente. La región ha visto varios ejemplos recientes de "cráteres" o embudos repentinos que se forman a partir de lo que se piensa son erupciones del gas metano liberado por el deshielo del permafrost que es provocado por el cambio climático. "Necesitamos saber qué protuberancias son peligrosas y cuáles no", dijo Alexey Titovsky, jefe del Departamento de Ciencia e Innovación de la región de Yamal. "Los científicos están trabajando en detectar y estructurar signos de amenaza potencial, como la altura máxima de un bulto y la presión que la tierra puede soportar". Los científicos están elaborando un mapa de las burbujas de gas subterráneas en Yamal, una región clave de producción de energía, que creen que puede dañar el transporte y la infraestructura. La rama Ural de la Academia de Ciencias de Rusia dice que el descongelamiento del permafrost es una razón sospechada para la causa de la formación de burbujas de gas subterráneas. "Una de las primeras burbujas de gas fue descubierta durante una expedición de verano de 2016 a la isla de Bely", dijo un portavoz. "Su aparición en latitudes tan altas está muy probablemente asociada al descongelamiento del permafrost, que a su vez está vinculado al aumento general de la temperatura en el norte de Eurasia durante las últimas décadas", añade, informa Siberian Times. ep

Fuente: Naturaleza
--------
Los polos pierden este año un área de hielo marino mayor que México


Y en el lado opuesto del planeta, el 3 de marzo, el hielo marino alrededor de la Antártida alcanzó su mínima extensión jamás registrada por los satélites al final del verano en el Hemisferio Sur, un sorprendente giro de los eventos tras décadas de expansión moderada del hielo marino.
El hielo marino del Ártico parece haber alcanzado el 7 de marzo un mínimo histórico en su extensión máxima invernal, según el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC) de la NASA. Y en el lado opuesto del planeta, el 3 de marzo, el hielo marino alrededor de la Antártida alcanzó su mínima extensión jamás registrada por los satélites al final del verano en el Hemisferio Sur, un sorprendente giro de los eventos tras décadas de expansión moderada del hielo marino. El 13 de febrero, los números combinados de hielo marino ártico y antártico estaban en su punto más bajo desde que los satélites comenzaron a medir continuamente el hielo marino en 1979. El hielo marino polar total cubrió 16,21 millones de kilómetros cuadrados, lo que equivale a 2 millones de kilómetros cuadrados menos que el promedio mínimo mundial para 1981-2010, el equivalente a haber perdido un trozo de hielo marino mayor que México.  

El hielo que flota en la parte superior del Océano Ártico y los mares circundantes se contrae en un ciclo estacional desde mediados de marzo hasta mediados de septiembre. A medida que las temperaturas del Ártico caen en el otoño y el invierno, la cubierta de hielo crece de nuevo hasta que alcanza su extensión máxima anual, típicamente en marzo. El anillo de hielo marino alrededor del continente antártico se comporta de manera similar, con el calendario girado: por lo general alcanza su máximo en septiembre y su mínimo en febrero. Este invierno, una combinación de temperaturas más cálidas que el promedio, vientos desfavorables a la expansión del hielo, y una serie de tormentas pararon el crecimiento del hielo marino en el Ártico. La extensión máxima de este año, alcanzada el 7 de marzo en los 14,42 millones de kilómetros cuadrados, es de 97.000 kilómetros cuadrados por debajo del mínimo histórico anterior, que ocurrió en 2015, y 1,22 millones de kilómetros cuadrados menor que el promedio máximo para 1981-2010. "Comenzamos desde una mínima extensión de septiembre", dijo Walt Meier, científico del hielo marino en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Había mucha agua abierta en el océano y vimos períodos de crecimiento de hielo muy lento a finales de octubre y en noviembre, porque el agua tenía un montón de calor acumulado que tenía que ser disipado antes de que el hielo pudiera crecer. La formación de hielo tuvo un comienzo tardío y todo quedó rezagado, era difícil para la cubierta de hielo marino ponerse al día ", explicó en un comunicado. La extensión máxima del hielo marino del Ártico ha disminuido en un promedio de 2,8 por ciento por década desde 1979. Las pérdidas de extensión mínima en verano son casi cinco veces mayores: 13,5 por ciento por década. Además de disminuir su extensión, el casquete de hielo marino también está adelgazando y volviéndose más vulnerable a la acción de las aguas del océano, los vientos y las temperaturas más cálidas. El récord de este nivel de hielo marino bajo no podría necesariamente conducir a un nuevo mínimo récord de verano mínimo, ya que el clima tiene un gran impacto en el resultado de la temporada de fusión, dijo Meier. "Pero se garantiza que estará por debajo de lo normal". En la Antártida, el mínimo registrado anual de hielo marino de este año fue de 2,11 millones de kilómetros cuadrados por debajo de la mínima mínima anterior en el registro de satélite, que ocurrió en 1997. El hielo marino antártico vio una extensión máxima temprana en 2016, seguido de una pérdida muy rápida de hielo a principios de septiembre. Desde noviembre, la extensión diaria del hielo marino antártico ha estado continuamente en sus niveles más bajos en el registro de satélite. La pérdida de hielo se desaceleró en febrero. El récord de este año ocurrió apenas dos años después de que varios récord mensuiales de hielo marino en la Antártida y décadas de crecimiento moderado. "Hay mucha variabilidad interanual en el hielo marino ártico y antártico, pero en general, hasta el año pasado, las tendencias en el Antártico para cada mes fueron hacia más hielo marino", dijo Claire Parkinson, Investigador en Goddard. "El año pasado fue increíblemente diferente, con disminuciones prominentes del hielo marino en la Antártida. Pensar que ahora la extensión del hielo marino antártico está llegando a un mínimo récord, eso es definitivamente de interés ". Meier dijo que es demasiado pronto para decir si este año marca un cambio en el comportamiento del hielo marino antártico. "Es tentador decir que el mínimo histórico que estamos viendo este año es resultado de que el calentamiento global finalmente ha alcanzando a la Antártida", dijo Meier. "Sin embargo, esto podría ser un caso extremo de llevar al extremo la envolvente de la variabilidad interanual. Necesitaremos tener varios años más de datos para poder decir que ha habido un cambio significativo en la tendencia". El hielo marino del Ártico parece haber alcanzado el 7 de marzo un mínimo histórico en su extensión máxima invernal, según el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC) de la NASA. Y en el lado opuesto del planeta, el 3 de marzo, el hielo marino alrededor de la Antártida alcanzó su mínima extensión jamás registrada por los satélites al final del verano en el Hemisferio Sur, un sorprendente giro de los eventos tras décadas de expansión moderada del hielo marino. El 13 de febrero, los números combinados de hielo marino ártico y antártico estaban en su punto más bajo desde que los satélites comenzaron a medir continuamente el hielo marino en 1979. El hielo marino polar total cubrió 16,21 millones de kilómetros cuadrados, lo que equivale a 2 millones de kilómetros cuadrados menos que el promedio mínimo mundial para 1981-2010, el equivalente a haber perdido un trozo de hielo marino mayor que México. El hielo que flota en la parte superior del Océano Ártico y los mares circundantes se contrae en un ciclo estacional desde mediados de marzo hasta mediados de septiembre. A medida que las temperaturas del Ártico caen en el otoño y el invierno, la cubierta de hielo crece de nuevo hasta que alcanza su extensión máxima anual, típicamente en marzo. El anillo de hielo marino alrededor del continente antártico se comporta de manera similar, con el calendario girado: por lo general alcanza su máximo en septiembre y su mínimo en febrero. Este invierno, una combinación de temperaturas más cálidas que el promedio, vientos desfavorables a la expansión del hielo, y una serie de tormentas pararon el crecimiento del hielo marino en el Ártico. La extensión máxima de este año, alcanzada el 7 de marzo en los 14,42 millones de kilómetros cuadrados, es de 97.000 kilómetros cuadrados por debajo del mínimo histórico anterior, que ocurrió en 2015, y 1,22 millones de kilómetros cuadrados menor que el promedio máximo para 1981-2010. "Comenzamos desde una mínima extensión de septiembre", dijo Walt Meier, científico del hielo marino en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Había mucha agua abierta en el océano y vimos períodos de crecimiento de hielo muy lento a finales de octubre y en noviembre, porque el agua tenía un montón de calor acumulado que tenía que ser disipado antes de que el hielo pudiera crecer. La formación de hielo tuvo un comienzo tardío y todo quedó rezagado, era difícil para la cubierta de hielo marino ponerse al día ", explicó en un comunicado. La extensión máxima del hielo marino del Ártico ha disminuido en un promedio de 2,8 por ciento por década desde 1979. Las pérdidas de extensión mínima en verano son casi cinco veces mayores: 13,5 por ciento por década. Además de disminuir su extensión, el casquete de hielo marino también está adelgazando y volviéndose más vulnerable a la acción de las aguas del océano, los vientos y las temperaturas más cálidas. El récord de este nivel de hielo marino bajo no podría necesariamente conducir a un nuevo mínimo récord de verano mínimo, ya que el clima tiene un gran impacto en el resultado de la temporada de fusión, dijo Meier. "Pero se garantiza que estará por debajo de lo normal". 
En la Antártida, el mínimo registrado anual de hielo marino de este año fue de 2,11 millones de kilómetros cuadrados por debajo de la mínima mínima anterior en el registro de satélite, que ocurrió en 1997. El hielo marino antártico vio una extensión máxima temprana en 2016, seguido de una pérdida muy rápida de hielo a principios de septiembre. Desde noviembre, la extensión diaria del hielo marino antártico ha estado continuamente en sus niveles más bajos en el registro de satélite. La pérdida de hielo se desaceleró en febrero. El récord de este año ocurrió apenas dos años después de que varios récord mensuiales de hielo marino en la Antártida y décadas de crecimiento moderado. "Hay mucha variabilidad interanual en el hielo marino ártico y antártico, pero en general, hasta el año pasado, las tendencias en el Antártico para cada mes fueron hacia más hielo marino", dijo Claire Parkinson, Investigador en Goddard. "El año pasado fue increíblemente diferente, con disminuciones prominentes del hielo marino en la Antártida. Pensar que ahora la extensión del hielo marino antártico está llegando a un mínimo récord, eso es definitivamente de interés ". Meier dijo que es demasiado pronto para decir si este año marca un cambio en el comportamiento del hielo marino antártico. "Es tentador decir que el mínimo histórico que estamos viendo este año es resultado de que el calentamiento global finalmente ha alcanzando a la Antártida", dijo Meier. "Sin embargo, esto podría ser un caso extremo de llevar al extremo la envolvente de la variabilidad interanual. Necesitaremos tener varios años más de datos para poder decir que ha habido un cambio significativo en la tendencia". ep

Fuente: Naturaleza

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”