Los pesticidas están acabando con las abejas ¿te imaginas prohibirlos totalmente? Europa está a un paso

La Comisión Europea tiene preparado un documento para prohibir completamente los pesticidas que tienen “altos riesgos para las abejas”.

La prohibición podría entrar en vigor este año si la propuesta es aprobada en la mayoría de los estados de la UE. Las abejas y otros polinizadores son vitales para muchos cultivos de alimentos, pero han estado disminuyendo durante décadas debido a la pérdida de hábitat, la enfermedad y el uso de pesticidas. Los insecticidas, llamados neonicotinoides, han estado en uso durante más de 20 años y se han vinculado a graves daños en las abejas.

Se ha librado una feroz batalla entre activistas ambientales y grupos de agricultores y plaguicidas. Los últimos sostienen que los insecticidas son vitales para la protección de los cultivos y que la oposición a ellos es política.
La UE, en 2013, impuso una prohibición temporal del uso de los tres neonicotinoides muy usados en algunos cultivos. Sin embargo, las nuevas propuestas pretenden una prohibición completa de su uso en los campos, con la única excepción de las plantas enteramente cultivadas en invernaderos. Las propuestas podrían ser votadas en mayo y, si fueran aprobadas, entrarían en vigor en cuestión de meses.
“La cantidad de evidencia científica sobre la toxicidad de estos insecticidas es tan alta que no hay manera de que estos productos químicos deban permanecer en el mercado”, dijo Martin Dermine, de Pesticide Action Network Europe.
Hay un fuerte consenso científico de que las abejas están expuestas a los pesticidas neonicotinoides en los campos y sufren graves daños por las dosis que reciben.
Matt Shardlow, director ejecutivo de la organización benéfica Buglife, dio la bienvenida a la prohibición propuesta: “Efsa confirmó más de 70 riesgos altos de semillas de cereales tratados con neonicotinoides”. Dijo que los pesticidas pueden persistir en los suelos y que la prohibición también debe cubrir los invernaderos como precaución.
“Dado el fracaso de la industria de plaguicidas para abordar, o incluso reconocer, el desastre ecológico causado por los plaguicidas neonicotinoides, estamos de acuerdo en que hay una necesidad urgente de una nueva convención global”, dijo Shardlow.
Esta es una excelente noticia, y una medida que debiera replicarse en todo el planeta.

The Guardian - El Ciudadano

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”