Sobre lo real

John Michael Greer - Explicando el mundo

El mundo que experimentas no es "allá afuera"; Lo que está "ahí fuera", como cualquier físico lo dirá, es un surtido de partículas subatómicas y campos de energía. Sus sentidos interactúan con esas partículas y campos de maneras idiosincrásicas, desencadenando flujos electroquímicos en sus sistemas nerviosos, y esos flujos producen en su mente una oleada de estímulos sensoriales desconectados, que luego ensamblamos en una imagen o representación.

Esa imagen o representación es tu mundo. No es la realidad inimaginable de partículas y campos "allá afuera", es una representación de esa realidad, construida por su mente a partir de la materia prima de la sensación de acuerdo con patrones que provienen en parte de la biología, en parte de la cultura y en parte de experiencias que usted ha tenido en el transcurso de tu vida. Cuando coges una taza de café, no ves la taza de café tal como es: la taza de café tal como está, de nuevo, es un caos giratorio de partículas y campos de energía.
Lo que ves y sientes es una representación de ese caos que se remonta en tu mente a partir de sensaciones fragmentarias: este destello de color, esa sensación de presión contra un poco de tu piel, y así sucesivamente. Las sensaciones se te dan; la representación es suya.
 
El mapa no es el territorio. 
Si va a ser de alguna utilidad, las cosas en el mapa tienen que coincidir con las cosas equivalentes en el territorio; El pequeño símbolo que significa "puente" puede no parecer en absoluto como el puente real que desea cruzar, pero en todas partes el símbolo del puente aparece en el mapa, debe existir un puente real en el territorio. 
De la misma manera, cada vez que su mundo contiene la representación de una taza de café llena de café, el caos giratorio de partículas y campos que se encuentran tiene que ser el tipo de caos giratorio que producirá la sensación de café caliente en la boca si levantarás tus labios y pruebas un sorbo de ella. 
Si la representación es un buen partido para la realidad en este sentido, se puede tratar como realidad-y por supuesto la mayoría de la gente hace exactamente eso; Tratan la representación que experimentan como si fuera "allá afuera", una realidad por derecho propio, y la mayoría de las veces se llevan bien.
Se llevan bien, porque los órganos de los sentidos y el sistema nervioso representan dos mil millones de años de tiempo evolutivo, en el que las representaciones de la realidad de sus antepasados eran un poco más útiles en la lucha por la supervivencia que las representaciones de sus competidores. Siempre y cuando esté haciendo el mismo tipo de cosas que hacen otros mamíferos, es poco probable que se metan en demasiados problemas. 
Es cuando empiezas a hacer cosas que los seres humanos hacen y otros mamíferos no hacen que las cosas empiecen a ser complicadas.
Para ayudarnos a atravesar el universo de nuevas posibilidades abiertas por los últimos millones de años de evolución de los homínidos, tenemos dos grupos adicionales de representación a los que recurrir, y ambos tienden a ser menos depurados que el conjunto biológico que todos nos han sido entregados por nuestros antepasados. Un conjunto viene a nosotros de la cultura en la que crecimos; el otro es el producto de nuestras experiencias personales en esta vida. 
A riesgo de simplificar excesivamente, nuestras representaciones culturales pueden ser vistas como un conjunto de modificaciones del conjunto biológico subyacente, adaptándolo a las condiciones y experiencias particulares que nuestra sociedad nos arroja; Nuestras representaciones personales, a su vez, modifican el conjunto cultural y, por tanto, afectan la forma en que éste reelabora el conjunto biológico. 

Lo que hace que estos procesos sean problemáticos es que la mayoría de las veces 
-de hecho, casi todo el tiempo- no son conscientes.

 Fuente: decrecimiento.info - Imagen: LucasChiappe

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente