Eurodiputados contra el glifosato

 En la misma, piden al jefe del Ejecutivo que no proponga ampliar el permiso del glifosato en el bloque comunitario hasta que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) y la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) no revisen la validez de los estudios en los que se han basado para determinar que este compuesto no es cancerígeno.

Eurodiputados contra el glifosato Una treintena de eurodiputados, principalmente de los grupos de Los Verdes y de Socialistas y Demócratas (S&D), han enviado una carta al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en la que piden que no se renueve la autorización del glifosato en la Unión Europea. La misiva está firmada por 30 representantes de distintas formaciones en la Eurocámara, entre los que se encuentran los eurodiputados españoles Ernest Urtasun y Florent Marcellesi, de ICV y Equo, respectivamente. La mayoría de los firmantes forman parte de los grupos socialdemócrata y ecologista, pero también por tres eurodiputados del grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Directa (EFDD), dos de Izquierda Unitaria Europea (GUE) y uno de Partido Popular Europeo (PPE). 

El origen de las dudas, explican Los Verdes en un comunicado, son los documentos de Monsanto dados a conocer por la justicia de Estados Unidos, en los que se revela que la compañía ocultó estudios críticos sobre el efecto del gligosato. Por ello, los eurodiputados instan a Juncker a tomar cualquier medida de urgencia necesaria para garantizar la protección inmediata de la salud pública y del medio ambiente, así como a conceder apoyo técnico y económico al sector agrícola para una "rápida" transición hacia una agricultura libre de glifosato. Además, reclaman a Bruselas que proponga una revisión de la normativa sobre pesticidas que asegure que las evaluaciones científicas para autorizarlos estén basadas en estudios independientes, la creación de una "lista negra" de empresas que utilicen las "mentiras" como política y que prohíba los contactos directos secretos entre las agencias de la Comisión y los grupos de presión que trabajen "con o para" Monsanto. Por último, piden que el Ejecutivo comunitario que investiga si Monsanto ha falsificado estudios sobre la seguridad del glifosato y, de ser así, se tomen medidas legales adecuadas contra la compañía. La Unión Europea debe decidir en los próximos meses si renueva el permiso del glifosato en la UE. La semana pasada, un informe de la ECHA, que Bruselas estaba esperando para tomar una decisión al respecto, concluyó que este compuesto no es "cancerígeno, mutágeno o tóxico para la reproducción". Una vez que la ECHA comunique formalmente los resultados de su análisis, la Comisión Europea y los Estados miembros disponen de un plazo de seis meses para adoptar la decisión definitiva. Una treintena de eurodiputados, principalmente de los grupos de Los Verdes y de Socialistas y Demócratas (S&D), han enviado una carta al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en la que piden que no se renueve la autorización del glifosato en la Unión Europea. La misiva está firmada por 30 representantes de distintas formaciones en la Eurocámara, entre los que se encuentran los eurodiputados españoles Ernest Urtasun y Florent Marcellesi, de ICV y Equo, respectivamente. La mayoría de los firmantes forman parte de los grupos socialdemócrata y ecologista, pero también por tres eurodiputados del grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Directa (EFDD), dos de Izquierda Unitaria Europea (GUE) y uno de Partido Popular Europeo (PPE). En la misma, piden al jefe del Ejecutivo que no proponga ampliar el permiso del glifosato en el bloque comunitario hasta que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) y la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) no revisen la validez de los estudios en los que se han basado para determinar que este compuesto no es cancerígeno. El origen de las dudas, explican Los Verdes en un comunicado, son los documentos de Monsanto dados a conocer por la justicia de Estados Unidos, en los que se revela que la compañía ocultó estudios críticos sobre el efecto del gligosato. Por ello, los eurodiputados instan a Juncker a tomar cualquier medida de urgencia necesaria para garantizar la protección inmediata de la salud pública y del medio ambiente, así como a conceder apoyo técnico y económico al sector agrícola para una "rápida" transición hacia una agricultura libre de glifosato. Además, reclaman a Bruselas que proponga una revisión de la normativa sobre pesticidas que asegure que las evaluaciones científicas para autorizarlos estén basadas en estudios independientes, la creación de una "lista negra" de empresas que utilicen las "mentiras" como política y que prohíba los contactos directos secretos entre las agencias de la Comisión y los grupos de presión que trabajen "con o para" Monsanto. Por último, piden que el Ejecutivo comunitario que investiga si Monsanto ha falsificado estudios sobre la seguridad del glifosato y, de ser así, se tomen medidas legales adecuadas contra la compañía. La Unión Europea debe decidir en los próximos meses si renueva el permiso del glifosato en la UE. La semana pasada, un informe de la ECHA, que Bruselas estaba esperando para tomar una decisión al respecto, concluyó que este compuesto no es "cancerígeno, mutágeno o tóxico para la reproducción". Una vez que la ECHA comunique formalmente los resultados de su análisis, la Comisión Europea y los Estados miembros disponen de un plazo de seis meses para adoptar la decisión definitiva. ep

Fuente: Sostenibilidad

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”