Este río en Nueva Zelanda tiene los mismos derechos que una persona

El río Whanganui, venerado por la tribu maorí por más de un siglo, contará con dos miembros que lo representen y defiendan.

Nueva Zelanda ha dado un importante ejemplo sobre el cuidado de sus recursos naturales y el respeto por los pueblos originarios. Desde la semana pasada, el río Whanganui es una "persona jurídica" y cuenta con derechos y obligaciones luego de un inédito y aplaudido acuerdo firmado por el Parlamento de aquel país.
Este río es el tercero más grande de esta nación y ha sido venerado durante más de 160 años por la tribu maorí.  Durante este período ellos lucharon para que el Whanganui fuera reconocido como un  antepasado, como una entidad viva.
Así, el río tendrá los mismos derechos que una persona y sus intereses podrán ser defendidos por un representante del Estado y otro de la tribu maorí. De esta forma, si alguien perjudica al río deberá enfrentarse a la ley.
"La razón por la que hemos tomado este enfoque es porque consideramos al río como un antepasado y siempre lo hemos hecho así. Hemos luchado para encontrar una aproximación a la ley para que otros puedan entender que desde nuestra perspectiva, tratar al río como una entidad viva es la forma correcta de acercarnos a él, como un todo indivisible, en lugar del modelo tradicional de los últimos 100 años de tratarlo desde una perspectiva de propiedad y manejo", señaló a The Guardian, Gerrard Albert, uno de los negociadores para esta tribu.
Un grupo importante de miembros y representantes de la tribu maorí celebró esta noticia frente al parlamento neozelandés. Algunos lloraban mientras otros danzaban y sin duda todos pensaban en aquel tradicional dicho de este pueblo: "Yo soy el río y el río soy yo".

por Equipo VV: veoverde.com

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente