Chile: Barrick Gold, Peter Munk y sus secuaces (Primera Parte )


Por Gonzalo Riquelme

Después de más de 10 años en que el proyecto minero Pascua Lama ha iniciado su intervención en Chile, la opinión pública, el ciudadano común y corriente que se informa de las noticias del país y del mundo por TV o por los diarios, poco o nada sabe acerca del mismo. Este artículo pretende acercar información relevante que concierne y afecta a todas las personas que habitamos este país. Para ello, el análisis se realizará desde 5 perspectivas pero no de manera independiente, sino entrelazadas unas con otras: la mirada económica, ambiental, política, ética y social. Cito las fuentes de las cuales he tomado la información y pido que puedan leerlas para que entiendan el origen de muchas de mis reflexiones. Si en muchos momentos del relato mezclo dos o más perspectivas, estaré siendo consecuente con la tesis de que ningún aspecto de la vida puede aislarse como una variable de un experimento de laboratorio. La conducta humana y el planeta Tierra son muy complejos para abordarlos desde una óptica reduccionista.
De forma bien resumida, el proyecto minero de Pascua Lama se ubica en la tercera región de Chile, en el Valle de Huasco[1] y consiste básicamente, en la extracción de oro, plata y otros minerales, desde el interior de las montañas de la cordillera de los andes. No habría mayor problema si la faena respetara a la comunidad y al medioambiente del valle, pero como expondré más adelante, poco o nada de ello ocurre, ya que para limpiar el oro y la plata que sacan deben utilizar miles de kilos de cianuro e intervenir – y ya lo están haciendo desde muchos años, pues la empresa ha realizado estudios en terreno y en el 2012 han comenzado con movimientos de tierra – 3 glaciares que son los que dan vida a los ríos que alimentan el valle de Huasco y que resultarán inexorablemente contaminados, destruyendo la flora y la fauna del lugar, y por consiguiente desmejorando la calidad de vida de las personas que lo habitan[2]. La escasa información que aparece en TV, en radio y  en prensa escrita, me obligaron a buscar información por Internet  y desde que comencé a investigar – marzo de 2011 a marzo de 2013 –  las cosas sólo han empeorado y la opinión pública, sigue sin saber lo que ocurre en dicho lugar.
Para comenzar, formularé algunas preguntas que creo son importantes considerar por el vínculo de dependencia que los seres humanos tenemos con nuestro planeta Tierra. Luego señalaré datos e información fácilmente contrastables en internet y que dan cuenta de lo disparatado en términos económicos y ambientales que resulta no sólo la consolidación de un proyecto minero como éste, sino también del comportamiento moralmente despreciable de las personas involucradas de manera directa e indirecta, en todo este asunto.
¿Por qué la raza humana maltrata al planeta? ¿Por qué contaminamos ríos, lagos, el mar, la tierra y el aire, quemamos bosques, convertimos suelo fértil en desierto? ¿Por qué si nuestro planeta es el que nos provee el agua, el aire, el alimento, el que nos entrega los insumos para vestirnos y protegernos, actuamos como si fuese no más que una cosa sin importancia? ¿Cuántas personas con poder económico o político lucran con los recursos humanos y de la tierra? ¿Qué ocurre con el ciudadano común y corriente, que sabiendo del daño que muchas corporaciones inescrupulosas le hacen a la naturaleza pero prefiere mirar para otro lado y fingir que todo deterioro provocado a la tierra no le afectará?
Estas preguntas siempre se me han aparecido una y otra vez a lo largo de mi vida, pero cobraron mayor fuerza a partir de marzo de 2011, cuando me enteré de lo que estaba pasando en el norte de Chile, en la tercera región, lugar donde se ubica el proyecto llamado Pascua Lama. Y fue gracias a los canales de la televisión chilena que pude percatarme de que algo extraño sucedía, ya que por esa fecha comenzaron a aparecer continuamente en televisión, avisos publicitarios de Barrick Gold  (la minera ejecutora del proyecto Pascua Lama) señalando los beneficios económicos que entregaría al país, la protección del medio ambiente y de la responsabilidad social empresarial de su organización. Me llamó la atención que los canales de TV prestaran su espacio publicitario para ello, pero que prácticamente no se informara nada en los noticiarios, ni a favor, ni en contra. Algo debe estar muy torcido cuando por un lado, se trata de exponer con tanto énfasis a la opinión pública, las maravillas y bondades de un proyecto, y  por otro, se oculta o se pasa por alto información sobre los daños que podría provocar dicha intervención.
La información oficial señala que Pascua Lama es un proyecto binacional, es decir, la extracción minera se realizará en las montañas de la cordillera de los Andes que comparten Chile y Argentina. Un artículo de la sección de economía del diario La Nación de Argentina, escrito en mayo de 2009[3] señala la inversión y el dinero que lograría recaudar la empresa: sólo por conceptos de ganancia cuando comience a operar, Pascua Lama podría obtener, en 1 año, más de $1.000 millones de dólares. Este artículo de 2009, señalaba que el oro, en ese momento, se cotizaba a $900 dólares la onza y la plata, a $14 dólares. Luego de dos años de este artículo de la Nación, encontré una página llamada www.preciooro.com la cual detalla día a día, las variaciones que suceden tanto al oro como a la plata. En septiembre de 2011, apareció un gran titular, el cual señalaba que el metal había alcanzado el precio más alto de su historia, cotizándose a $1.923 dólares la onza[4] El 18 de enero de 2013, el oro se está cotizando a $1604 dólares la onza.  Por otra parte, el precio de la plata se cotizó el 20 de abril de 2011 a $44 dólares la onza, subiendo más de 100% desde marzo de 2010. En marzo de 2013, se está cotizando alrededor de los $29 dólares la onza. Entonces, la actualización de las ganancias al día de hoy sería el doble, es decir más de $2.000 millones de dólares anuales. Y no sólo extraerán metales preciosos, sino también cobre y otros minerales, por lo que las ganancias de la minera sobrepasarán holgadamente, la cifra que acabo de mencionar. No es un mal negocio. ¿Y dónde va el dinero? O mejor dicho ¿quiénes son los dueños de esta empresa?
El apellido Rockefeller se encuentra quizás instaurado en el inconsciente colectivo de las naciones que han mamado de la cultura y economía capitalista. Cuando se habla de los grandes magnates de la historia, jamás se debe pasar por alto tan conspicuo apellido. John Rockefeller fue el fundador de Standard Oil, la compañía petrolera que a fines del siglo XIX y comienzos del XX, monopolizó el combustible fósil. Su nieto, David Rockefeller (de 98 años), es uno de los inversores de Barrick Gold y posee intereses en otras empresas además de la minería, como la banca, el comercio y los bienes raíces; y es miembro del grupo Bilderberg[5], organización compuesta por políticos, realeza y empresarios tales como el presidente de la Coca Cola, Bill Gates, la reina de Holanda, el presidente del Washington Post, el secretario adjunto de EE UU para asuntos europeos y de Eurasia y la presidenta ejecutiva del grupo Banesto, por mencionar algunos de ellos; que busca controlar la política y la economía del mundo a través de la banca. El señor Rockefeller siente “un gran afecto por Chile” pues ha cultivado una gran amistad con el presidente de El Mercurio, el señor Agustín Edwards – individuo que colaboró estrechamente con la dictadura de Pinochet, ocultando y tergiversando información de los crímenes del régimen – y se ha relacionado con todos los gobernantes de Chile desde Augusto Pinochet hasta los presidentes Aylwin, Frei Ruiz – Tagle, Lagos, Bachelet y Piñera[6]. Encontré un video[7] en el cual se ven juntos Rockefeller y Edwards a la salida del aeropuerto de Santiago en enero de 2011 y fue grabado por un joven que increpa en duros términos en un perfecto inglés a estos dos “caballeros”; pidiéndole por una parte, a Rockefeller que se vaya de Chile y señalándole que su gobierno, su orden mundial fracasará (se refiere seguramente al grupo Bilderberg) y acusando a Agustín Edwards de ser un traidor a Chile.
Sin embargo, el mayor accionista de Barrick es Peter Munk[8], individuo de origen judío, que en su niñez y adolescencia fue perseguido por los nazis y que cuenta a la fecha, con una edad de 85 años y lo une, al igual que su socio David Rockefeller, además de los negocios, el “noble” interés por la filantropía[9], pues Barrick se ha encargado de colaborar a la comunidad de Huasco con la entrega de computadores, una granja eólica, un centro de atención para niños discapacitados, la construcción de casas junto a Un Techo para Chile, entre otras iniciativas.  Esta “auténtica vocación” de esta ralea de ricos empresarios que se sienten llamados a financiar proyectos altruistas de organizaciones pacíficas, tales como entregar donaciones a museos (como ejemplo, David Rockefeller entregará, al momento de su muerte, $100 millones de dólares al Museo de Arte Moderno de Nueva York, el MOMA[10], se contrapone absolutamente a las características de las empresas que poseen, ya que por un lado si son capaces de expoliar a como dé lugar los recursos humanos y naturales, y por otro son capaces de colaborar para que organizaciones utilicen ese dinero con fines orientados al bien común, se presentan las dudas: ¿limpieza de imagen? ¿Arrepentimiento por su actuar en la vida? ¿Búsqueda de redención? ¿Tener la desfachatez de hacer lo que quieran con su dinero? Desde mi punto de vista, la respuesta está en la gente: cuando el ciudadano común y corriente se entera de estas obras solidarias, un sentimiento de cercanía y admiración les invade por la supuesta grandeza altruista de estos benefactores, tal emotividad les nubla el juicio, les impide ver y saber que detrás de estas obras, se esconden personas que buscan satisfacer sus intereses a costa del sufrimiento ajeno. Qué duda puede haber si El Mercurio prácticamente nunca ha publicado alguna noticia referente a los daños que ha provocado Pascua Lama. Los medios afines a estos personajes buscan manipular la opinión pública para que los dejen hacer y deshacer con sus negocios.
Un documental llamado “El tesoro de América, el oro de Pascua Lama”, fue muy criticado el 2011 por algunos medios por su falta de rigurosidad investigativa[11], no obstante, la directora, Carmen Castillo logra un acierto, pues no sólo recoge opiniones de los lugareños del Valle del Huasco, sino que logra entrevistar ni más ni menos que al señor Peter Munk, por lo que el material es valiosísimo para conocer de primera fuente, la opinión que este “señor” tiene sobre Pascua Lama, la vida y el progreso. En el documental, el presidente de Barrick nos alecciona acerca de que es para él Pascua Lama: una iniciativa que busca fomentar el progreso… al momento de ver y escuchar este planteamiento, me surge la siguiente pregunta: ¿Cómo una persona que, según sus propias palabras, “había conocido la guerra, el hambre, la devastación, los asesinatos, la muerte…” pueda financiar proyectos mineros que justamente atentan contra la vida humana y la vida natural de la tierra, a eso le llama progreso? Al señor Munk y a su gente les hicieron una de las canalladas más grandes que jamás se hayan visto en la historia de la humanidad ¿aprendió algo de eso, sacó lecciones acerca de luchar para evitar el sufrimiento humano y de la importancia de proteger nuestra tierra?  Parece que no, porque la entrevista prosigue, dejando frases dignas de ser destacadas: “no sé por qué soy empresario, supongo que es lo único que sabía hacer. Era un mal estudiante, malo en matemáticas, malo en deportes; no se necesita ser Einstein para hacer negocios”. Ésta es quizás una de las mejores descripciones que una persona en su puesto, en su rol en este mundo, ha podido hacer de sí misma y que nos da a entender el por qué el sistema económico, político y social funciona como funciona: un ser para nada dotado de cualidades académicas, que ha pisoteado el recuerdo de las víctimas del odio, a cargo de una empresa transnacional, responsable de miles de puestos de trabajo, responsable de expropiar los recursos naturales de muchas naciones, responsable del desalojo y quizás de muchas muertes en Tanzania y Perú[12] que ni siquiera tiene pudor en dar algunos consejos más propios de Darwin que el de un empresario: “no se puede detener la evolución… el cambio significa que algunos no se adaptarán…” Peter Munk es, en definitiva, el epítome, el representante del modelo de muchos políticos y empresarios que son  las que gobiernan nuestro mundo: individuos narcisistas, ambiciosos, egoístas, cínicos, seres carentes de empatía, con escasa o nula ética y conciencia moral. Sujetos como éste, tienden a codearse con gente que comparten sus mismos intereses, por lo que no resulta extraño que  otro grupo inversor de Barrick Gold sea la familia Bush…
Todos los gobiernos de la Concertación y el de Piñera, han dado su aprobación al proyecto. Aylwin, Eduardo Frei Ruiz – Tagle, Lagos y Bachelet incluso recibieron a representantes de Barrick Gold y fueron homenajeados por éstos en distintas ceremonias. Para muestra, un botón: Ambientalistas molestos por asistencia de presidenta Bachelet a cena auspiciada por Barrick Gold titula una noticia de la página web de BioBio Chile[13] con fecha 24 de Septiembre de 2009.  En tanto, en el gobierno de Piñera, el diario La Nacion de Chile, el día 28 de Enero de 2011, publica una noticia bajo el nombre de “Pascua Lama: ministros de Chile y Argentina ven pronta puesta en marcha”[14]. En ella, el ex biministro Golborne al ser consultado por el proyecto Pascua Lama y su importancia en materia de la integración de Chile y Argentina, declara lo siguiente: “Hemos estado trabajando fuertemente en resolver los problemas de detalles que existen para la operación de un proyecto de esta naturaleza y eso esperamos que este año o pronto ya se concrete” ¿Por qué existe tanto interés en que Barrick Gold inicie sus operaciones? ¿Cómo es que ninguno de los antiguos gobernantes – y el actual – pusieron objeciones  para que se iniciara el proyecto, sabiendo de las nefastas consecuencias para los pobladores y para el Valle? ¿Tanto es el nivel de tráfico de influencias que no les costó nada dar el visto bueno? Acá seguramente hubo y hay, personas que han sido compradas por la empresa, y me atrevo a deducir que cualquiera de los presidentes y de sus ministros recibió algún tipo de prebenda o de favores políticos por parte de Barrick, porque insisto ¿vender a precio de huevo – ni siquiera sabemos lo que ingresaría el país por concepto de impuestos de lo que extraiga la mina – (ver el  Decreto Ley N° 600, que regula la inversión extranjera en el país)  algo que vale miles de millones de dólares?

Fin primera parte.
El Ciudadano - Foto: indybay.org
[1] http://www.vallehuasco.cl/
[2] http://www.latercera.com/noticia/negocios/2012/12/655-501024-9-dga-pide-sancionar-a-pascua-lama-por-incumplir-con-proteccion-de-glaciares.shtml)
[3] http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1125633
[4] http://www.preciooro.com/record-oro.html
[5] http://www.revistavanityfair.es/articulos/el-club-bilderberg/16598
[6] http://radio.uchile.cl/noticias/58929/
[7] http://www.youtube.com/watch?v=GFWzDFjBKUw
[8] http://www.clarin.com/politica/hombre-Barrick-Gold_0_433756748.html
[9] http://www.barricksinfronteras.com/2012/05/peter-munk-cita-25-formas-en-que-barrick-contribuye-a-las-comunidades/
[10] http://www.emol.com/noticias/magazine/2005/04/13/178950/el-moma-recibira-us-100-millones-de-david-rockefeller-a-su-muerte.html
[11] http://www.elciudadano.cl/2011/07/19/38568/la-falta-de-investigacion-en-el-documental-de-carmen-castillo-sobre-pascualama/
[12] http://alainet.org/active/14557&lang=es
[13] http://www.biobiochile.cl/2009/09/24/ambientalistas-molestos-por-asistencia-de-presidenta-bachelet-a-cena-auspiciada-por-barrick-gold.shtml
[14] http://www.lanacion.cl/pascua-lama-ministros-de-chile-y-argentina-ven-pronta-puesta-en-marcha/noticias/2011-01-27/234342.html

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques