La deforestación de la Amazonía brasileña creció un tercio

La Amazonía perdió 2.765,62 kilómetros cuadrados de selva entre agosto de 2012 y julio de 2013.
La deforestación en la Amazonía brasileña aceleró su ritmo y creció un tercio en el último año, lo que acabó con ocho años de trayectoria descendente, según cifras preliminares divulgados por el sistema de vigilancia por satélite DETER, del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales, Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais, INPE.

El posible aumento en la deforestación generó alarma de que Brasil podría haber bajado su guardia y abierto un flanco a madereras, ganaderos y otros interesados en desarrollar partes de un bosque cuyo tamaño se compara a siete veces el de Francia.
La Amazonía perdió 2.765,62 kilómetros cuadrados de selva entre agosto de 2012 y julio de 2013 -el año pluviométrico que el gobierno brasileño usa como referencia. El área total, más de dos veces el tamaño de la ciudad de Los Angeles, es un 35% por ciento mayor a la zona descampada del año pasado (2.050,97 kilómetros cuadrados, entre agosto de 2011 y julio de 2012).
El estado de Mato Grosso, una pujante región agrícola en el límite sur de la selva, fue responsable del 42,8 % de la deforestación en el último año, según el INPE.
Los datos son incompletos porque dependen de la densidad de las nubes y porque el satélite sólo detecta áreas taladas de gran tamaño, de más de 25 kilómetros cuadrados. El gobierno revisa posteriormente las cifras al alza usando otras fuentes de información, con lo que a veces se llega a duplicar los cálculos iniciales.
El año de medición termina en julio, cuando se alcanza la mejor visibilidad, ya que las nubes suelen tapar la región durante gran parte del año y entorpecen la recolección de imágenes satelitales.
El balance oficial del gobierno entre agosto de 2011 y julio de 2012 reflejó que la selva amazónica perdió en ese período 4.571 kilómetros cuadrados, lo que fue la menor cifra desde 1988, cuando se comenzaron las mediciones.
En su plan contra el cambio climático, Brasil se ha comprometido voluntariamente a reducir la deforestación de la Amazonía hasta 2020 en un 80 % en relación a la cifra de 1990, lo que supone una meta de destrucción anual de 3.925 kilómetros cuadrados.
La deforestación es la principal causa de la emisión de CO2 a la atmósfera en Brasil, tanto por los gases que se liberan con los incendios forestales como por el oxígeno que se deja de generar.

Fuente: BBC Imagenes: infolatam.com - es.mongabay.com - cienciateruel.blogspot.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia