El Basural, la basura y Bariloche



 
Asociación Ecologista Piuke

Llegó el momento. La situación del basural no da para más y la de los barrios aledaños es de gravísima emergencia.
Sin embargo el problema del basural refleja el pésimo manejo de la basura que como sociedad llevamos adelante.
El primer punto es que los residuos son resultado de nuestro consumo. Nosotros, los que consumimos, los vecinos, debemos hacernos responsables y exigir que
el Estado se hagan cargo y que toda la ciudad colabore a esa gestión comunitaria.
Un segundo punto a considerar es que, a largo plazo, la única gestión de residuos duradera será aquella que resulte social y ambientalmente saludable. Vendrán soluciones mágicas en estos tiempos de río revuelto que, ante la emergencia, potencian su capacidad de seducción.
Esto apunta a cuestionar algunas de las nuevas tecnologías publicitadas, como por ejemplo el plasma, que no son más que incineración encubierta: la quema de residuos sólidos - ya sean urbanos como patogénicos - tiene efectos desastrosos para la salud de la población y para el ambiente, sobrando documentación y gran cantidad de convenios y tratados que así lo reconocen.
Es imperioso diseñar un modelo ECOLÓGICO de gestión de los residuos, que involucre a la comunidad, que tenga sentido integral y que comience a funcionar a partir del conocimiento y del convencimiento de los vecinos.
Los residuos orgánicos constituyen más del 50% del volumen total de residuos. La separación o clasificación de los residuos en el domicilio es un eslabón indispensable en una gestión ecológica, sin embargo ésta solo tendrá éxito si todos sabemos que luego el residuo orgánico será transformado en compost. Por otra parte la separación facilita automáticamente las tareas de acopio y reciclado de los residuos no orgánicos.
En la ciudad de Canberra se ha logrado bajar con este método el 75% del volumen depositado en el vertedero
No debe descartase la incentivación al compostaje domiciliario, que por la geografía de nuestro ejido resultaría viable, se reducirían en gran medida los gastos en transporte, transformando el vecino, en su propio domicilio, el “residuo” en “recurso”.
El compostado reducirá además los riesgos de incendios y las emisiones tóxicas asociadas, ya que éstos son propiciados por la descomposición del residuo orgánico, las altas temperaturas y los gases que se generan y que están en contacto con otros elementos combustibles.
La solución es urgente pero no por urgente carece de ideología.
No es la única solución tener un solo vertedero.
Tampoco es la única solución privatizar el servicio a través de la elaboración de un pliego de licitación.
De no revisar y ofrecer alternativas al simple argumento de que “no se cuenta con un predio lo suficientemente grande dentro del ejido” se terminaría repitiendo un modelo que rechazamos en otras escalas (a nivel internacional por ejemplo): exportar basura a otras localidades más pobres, lo cual constituye un caso claro de injusticia ambiental.
La gestión de nuestra basura no debe ser rentable, no es un negocio, debe ser sustentable. La rentabilidad económica no debe ser la brújula para resolver este problema, el mejor “negocio” es tener una población y un ambiente sanos, de eso se trata la sustentabilidad.
Hoy se reproducen en el país las asambleas contra la contaminación de los rellenos sanitarios y sus consecuencias están a la vista en la salud de la población. Método diseñado para que la comunidad se olvide del residuo que genera.
En este sentido privatizar el servicio a través de la elaboración de un pliego de licitación tentador o elegir el sistema de gestión en función de las actuales ofertas de financiamiento (generalmente solo disponibles para realizar los inaceptables rellenos sanitarios) es atentar contra los intereses legítimos de la comunidad.
El problema de la basura es un problema que debe resolverse con la comunidad y no para la comunidad.
Creemos que resulta necesario retomar un debate público sobre este problema que lleve a consensuar un nuevo modelo de gestión de la basura que generamos. Muchos funcionarios y técnicos sólo han instalado el tema de la relocalización del vertedero y no se ha definido aún una Política Ambiental en materia de Residuos que sea integral, con criterios de responsabilidad ambiental y social.
Son varios los compromisos que debemos asumir para llevar adelante los cambios necesarios. Es menester comprometerse activamente, cada vecino y cada barrio, como algunos ya lo están haciendo con éxito, en la separación domiciliaria, en la elaboración de compost, en la compra y el consumo responsable de productos. Todos los vecinos debemos reclamar al Municipio y a las autoridades de gobierno el cumplimiento del plazo para cerrar y remediar toda la zona del actual vertedero y exigir la puesta en marcha de un proyecto de clasificación y compostaje de residuos, con una mínima disposición final con el menor riesgo posible.
Como fue expresado enfáticamente en la última reunión convocada por las juntas Vecinales del Pilar I y II: BASTA DE HUMO, BASTA DE NIÑOS ENTRE LA BASURA, BASTA DE CONTAMINACIÓN. TODA la comunidad debe hacerse eco de estos BASTA, como primer paso para trabajar y apoyar un nuevo modelo de gestión de los residuos de Todos.  
Foto: reciclarbariloche.com.ar
------------------------------------------

¿Avanzan las gestiones para remediar el Vertedero municipal?


La remediación definitiva del Vertedero municipal parece ir tomando forma.
Anunciadas por la gestión anterior, y retomadas por la actual intendente María Eugenia Martini, las obras que financiará el el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ya cuentan con la preadjudicación del organismo para el inicio de las obras.
El proyecto es impulsado por el Ministerio de Turismo de la Nación en el marco del Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) en municipios turísticos.
El ministro de turismo, Enrique Meyer, se reunió el martes pasado con la jefa comunal a quien, además de felicitar por su reciente triunfo electoral, confirmó los avances para la construcción del centro ambiental que demandará una inversión de 72 millones de pesos, en reemplazo del "vetusto y obsoleto" basurero municipal.
Recordó que la obra será financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo con una inversión de 72 millones de pesos y que ya cuenta con la preadjudicación para iniciar las tareas en tres frentes: la remediación ambiental, la construcción de la planta de clasificación de residuos y el relleno sanitario.
El Centro Ambiental incluirá, entre otras instalaciones una planta de separación de residuos; una planta enfardadora de descartes; instalaciones para la realización de compostaje orgánico; relleno sanitario con control de lixiviados y biogas; instalaciones complementarias para seguridad, y protección ambiental; saneamiento del basural existente de 8.5 hras.
El Ministro anunció también la decisión de construir una central de incendios en el Parque Municipal Llao Llao, que contendrá además un centro de interpretación. (BO)
--------------------------------------
¿Y en Buenos Aires?

Por medioymedio.com.ar
La ciudad de Buenos Aires tiene su Talón de Aquiles en la gestión de los residuos. En este sentido el problema de fondo es la imposibilidad de cumplir con la meta de reciclado, algo que es bueno pero que en la realidad no contienen las empresas que se presentaron para su resolución. En los pasillos hace rato que se observa que la ley de basura cero es una arrastre que indica un imposible cumplimiento.  De lo gestual a lo concreto quedan unas 3mil toneladas de basura que no tienen destino. Pero lo mejor es que lo reiterado es que el funcionario a cargo... viajó a Europa para ver posibles soluciones.   
Las cinco empresas que se presentaron a una licitación no superaron la oferta técnica para tratar la basura no reciclable y ninguna cumplía con lo que establece la ley de basura cero, que prohíbe la incineración de los residuos.La Ciudad se comprometió a dejar de enterrar en los vertederos de la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse) un 78% de las 6500 toneladas de basura que genera diariamente. Sin embargo solo redujo el 36% de lo que se lleva al predio de José León Suarez en provincia de Buenos Aires.
La ciudad de Buenos Aires se comprometió a reducir para el año próximo 4650 toneladas de basura. Según cifras oficiales, hoy se ha logrado disminuir 2188 toneladas por día, lo que significa 36%, cinco puntos por encima del compromiso asumido, pero hay denuncias de haber tocado las estadísticas para dar el número. El mayor volumen que dejó de enviarse es el de los materiales de construcción, lo que es considerado por algunos expertos como una trampita, al medir toneladas y no volumen.
En el mismo sentido nadie sabe a ciencia cierta a cuánto asciende hoy la cantidad de residuos domiciliarios que se recoge en Buenos Aires y cuánto de eso se envía a los rellenos sanitarios. El último dato disponible es de diciembre de 2012 y alcanzaba las 6500 toneladas diarias. Sin embargo la movilidad del volumen se define constantemente por distintas variables. Se suma el párrafo político de intendentes y del propio gobierno nacional que se oponen a la expansión del relleno.
Los acuerdos a las apuradas entre el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri y el gobernador de la provincia de Buenos Aires Daniel Scioli son descabellados, ya que los 18 meses no alcanzan para que la ciudad reduzca un 78 por ciento la cantidad de basura enviada a los rellenos. El relleno sanitario de José León Suárez tiene una vida útil de un año y produjo severas discusiones políticas ya que cierre es inminente. La ciudad de Buenos Aires, arrojaba 6000 toneladas de basura por día se comprometió a reducir un 78% el material que envía al vertedero.


Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia