El agua contaminada se incendia



El "fracking" en Dimock, EE.UU.

The Gaia foundation

La salud de los ecosistemas y de las comunidades en 31 estados de los EE.UU. se halla amenazada por el fracking o fractura hidráulica. Los ocultos impactos del fracking están apareciendo con creciente incidencia en la contaminación hídrica, los temblores de tierra y la destrucción en gran escala de los ecosistemas.
La pequeña ciudad de Dimock, en Pennsylvania se ha convertido en un símbolo estadounidense. Se halla situada sobre el deposito de esquisto llamado Marcellus y se considera el “kilómetro cero” en la batalla sobre la seguridad del fracking. En el año 2008 la compañía Cabot Oil and Gas solicitó a los residentes que firmaran una autorización para permitir que la empresa realizase perforaciones en su territorio. Los costos de las perforaciones fueron mayores de los previstos y muy pronto el agua potable se vio contaminada y los habitantes alarmados cuando vieron que el agua de sus grifos se prendía fuego. En enero de 2009 el agua corriente de un domicilio explotó debido al alto contenido de metano que se había escapado e introducido en el acuífero y luego en la suya. Muchos de los vecinos de la ciudad habían sufrido problemas de salud debido a los altos niveles de metano y de otros metales en el agua. Un habitante de Dimock que no puede tomar agua de su grifo desde hace tres años se lamentaba: “Nunca imaginé que no podríamos tomar nuestra propia agua”.
Al principio la empresa Cabot Oil and Gas proveía diariamente agua embotellada a 11 familias, eso fue hasta noviembre de 2011 cuando los suministros desaparecieron de repente. Los residentes habían quedado librados solos a la búsqueda de otras alternativas de provisión de agua. En 2012, en enero, 20 expertos en salud urgieron a la Oficina de Protección Ambiental a que investigara la contaminación hídrica y proporcionara acceso al agua potable a los residentes de Dimock. La Oficina de Protección Ambiental intervino y proveyó agua a varias familias mientras realizaba investigaciones en los pozos del área. Los datos recogidos pusieron de manifiesto la presencia en el agua de altos niveles de arsénico y de otros elementos químicos.
Existe actualmente una moratoria en la excavación de pozos en la zona de Dimock, pero la ciudad continúa soportando el legado de su destrucción ambiental. Dimock se ha convertido en una de las muchas ciudades que en los EE.UU. están sufriendo el rápido aumento del fracking. Esta nueva tecnología se ha vendido como una forma de producir energía “verde” y “limpia”. Ha llegado el momento de prohibir el fracking en todo el mundo alertando a la gente sobre sus terribles consecuencias y por el hecho de que tanto en el corto como en el largo plazo su costo es demasiado alto.
Fuente: http://www.gaiafoundation.org/fracking-in-dimock-usa-toxic-water-turns-to-fire - Traducido para Rebelión por Susana Merino - Imagenes: asambleaambientalruta135.blogspot.com - csmonitor.com - Mapa: Regiones explotadas con fracking en los EE.UU. - rCR
---------------------------------
Protestan en Rumanía contra explotación de mina de oro y fracking con Chevron

Alrededor de 3.000 personas protestaron el Martes pasado en el centro de Bucarest contra un proyecto de mina de oro, después que recibiera la semana pasada el visto bueno del Gobierno de centroizquierda. Los manifestatantes vociferaron consignas contra la extracción de oro mediante grandes cantidades de cianuro por parte de la compañía canadiense Gabriel Resources en la zona de Rosia Montana, situada en Transilvania, al noroeste de Rumanía y  acusaron también al Ejecutivo de haber traicionado sus promesas electorales tras permitir la explotación de gas de esquisto por parte de la sociedad estadounidense Chevron y considerar como prioridad nacional el proyecto.
Entre la muchedumbre se podía leer en las pancartas "Queremos cultura, no cianuro", "Esclavos del oro" y "La indiferencia mata".
Los ciudadanos expresaron su enfado al acusar al Ejecutivo de haber traicionado sus promesas electorales tras permitir la explotación de gas de esquisto por parte de la sociedad estadounidense Chevron. El primer ministro, el socialdemócrata Victor Ponta, se ha mostrado ambiguo sobre este asunto, al posicionarse en contra antes de los comicios de finales de 2012, cambiar luego su opinión a favor de ambos proyectos y asegurar ahora que votará en contra después de que su Gobierno diera luz verde. Los manifestantes criticaron además al presidente de centroderecha, Traian Basescu, por su apoyo a la explotación del gas pizarra y a la mina de oro. Ahora, el proyecto minero está a la espera de que sea sometido a votación en el Parlamento.
Por su parte, Chevron dispone de dos concesiones en Rumanía para explorar el gas de esquisto, que ha generado controversia debido a la técnica de fracturación hidraúlica utilizada, puesto que contamina las aguas fréaticas y provoca desplazamientos de tierra.

Fuente: HotNews






Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques