Las barreras submarinas no logran frenar el vertido de Fukushima


TEPCO ha detallado que sus operarios han detectado daños en las inmediaciones de los conductos de entrada de las barreras submarinas de los reactores cinco y seis de Fukushima-1, según ha informado la televisión pública japonesa NHK.
La Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) ha admitido que las barreras submarinas colocadas en el puerto de Fukushima para impedir la filtración de sustancias radiactivas desde la central nuclear homónima al océano Pacífico no han funcionado.
La compañía eléctrica cree que los daños en las barreras submarinas de estos dos reactores se deben a los tifones que han azotado la costa de Fukushima en los últimos meses, por lo que ha adelantado que no los reparará hasta que el oleaje vuelva a niveles normales.
El pasado 8 de agosto, el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón reveló que diariamente se vierten al subsuelo 1.000 toneladas de agua desde la central nuclear, de las cuales unas 300 contienen sustancias altamente radiactivas que llegan al Pacífico.
Desde entonces, las fugas de agua radiactiva no han cesado y han hecho que en las últimas semanas los niveles de radiactividad en Fukushima-1 se hayan disparado hasta picos de 130.000 becquerelios por litro, capaces de matar a una persona.
PLAN GUBERNAMENTAL
En este contexto, el primer ministro, Shinzo Abe, ha anunciado que el próximo mes de octubre pondrá en marcha un plan valorado en 21.000 millones de yenes (160 millones de euros) que recupera la vieja idea de congelar el suelo alrededor de los cuatro reactores dañados de Fukushima-1.
Las pruebas de viabilidad comenzarán en el reactor cuatro, en cuyo subsuelo se construirá un entramado de tuberías a las que se inyectará cloruro de calcio a menos 40 grados celsius para congelarlas, encerrando una superficie subterránea de diez metros cuadrados.
Se espera que el "muro helado" esté operativo hacia el próximo mes de marzo. Si funciona, los operarios de TEPCO construirán otros alrededor de los reactores uno, dos y tres de Fukushima-1. El proyecto estaría completado hacia 2015.
La Autoridad Reguladora de la Energía Nuclear (NRA), por su parte, ha decidido elevar del uno --que indica una "anomalía"-- al tres --que indica un "grave incidente"-- el nivel de alerta por las fugas de agua radiactiva desde Fukushima-1.
Además, la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) ha expresado su preocupación por las fugas de agua radiactiva desde Fukushima-1 y ha ofrecido al Gobierno de Japón su ayuda para resolver este problema.
Fuente: ecoticias.org
-------------------------------------
Comprueban altos niveles de radiactividad en el aire de Fukushima

PL
El aire que rodea la destruida central nuclear japonesa de Fukushima tiene altos niveles de radiactividad, confirmó un detallado estudio de la Agencia Nacional de Energía Atómica (ANEA).
La información, divulgada por la televisora NHK, señaló que las investigaciones se realizaron en un radio de tres kilómetros cercanos a la instalación y con el empleo de un helicóptero no tripulado para evitar riesgos.
De acuerdo con la investigación, ejecutada a fines del 2012 y dada a conocer hoy, el procedimiento incluyó mediciones a un metro del suelo, sobre todo en las áreas sur y oeste de Fukushima.
Mientras, se anunció que la Cámara Baja del Parlamento nipón analizará este viernes todo lo relacionado con las continuas fugas de agua radiactiva de la planta, ante las imprecisiones de la información al respecto.
En ese sentido, se decidió citar como testigos al ministro de Economía, Comercio e Industria Toshimitsu Motegi, al presidente de la Autoridad de Regulación Nuclear, Shunichi Tanaka y al máximo ejecutivo de la Tokyo Electric Company (Tepco),Naomi Hirose.
Desde principios de año, los medios de prensa y diversas comisiones independientes y del Gobierno, divulgaron las continuas fugas de agua radiactiva de las destruidas estructura de Fukushima, donde aún están almacenadas más de 440 mil toneladas de agua contaminada.
Al respecto, se destacó la contradicción entre los informes de Tepco, los cuales mencionaron las fugas, y recientes declaraciones del primer ministro, Shinzo Abe, de que todo estaba bajo control.
A partir del 11 de marzo del 2011, cuando un terremoto y posterior tsunami arrasaron Fukushima, en Japón se produjo una seria crisis sobre el uso de la energía nuclear para generar electricidad.
Junto a multitudinarias manifestaciones de protestas y críticas de especialistas, entre otros, se decretó el cierre definitivo de las 54 centrales nucleares del país y que hasta el 2011 proporcionaban cerca del 35 por ciento de la electricidad en el país.

Imagenes: 20minutos.es - amcmh.org

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia