¿Qué Energía elegimos?



Fukushima, los suministradores nucleares presionaron al Gobierno para eludir su responsabilidad en caso de accidente
"Esta información muestra que la industria nuclear no ha confiado en la seguridad de sus reactores desde el principio del desarrollo de energía nuclear en Japón"
Los documentos, desclasificados en virtud al derecho de información, reflejan las discusiones del gobierno en 1960 en el seno de la Comisión que desarrollaba las recomendaciones sobre la regulación de las normas en materia de energía nuclear. En un primer momento se incluyeron las empresas proveedoras pero, después de la presión realizada a la Comisión, fueron eximidas de toda responsabilidad ante un accidente nuclear, excepto en el caso de un acto intencionado.
"Esta información muestra que la industria nuclear no ha confiado en la seguridad de sus reactores desde el principio del desarrollo de energía nuclear en Japón", ha afirmado Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.
La Comisión recomendó eximir a las empresas y hacer que exclusivamente los operadores de las centrales nucleares y el gobierno fueran los responsables de asumir el coste de un desastre, evitando el temor de las empresas proveedoras ante las consecuencias financieras a las que tendrían que hacer frente en caso de accidente. El gobierno aceptó la recomendaciones.
A lo largo de 2013, Greenpeace ha hecho una campaña, con el apoyo de más de 100.000 personas de todo el mundo, para que las empresas que suministran reactores nucleares y sus componentes sean responsables de sus fallos, porque esto les obligaría a ser más exigentes con sus productos y ayudaría en la indemnización a las víctimas.
En Japón, los más de 150.000 desplazados, víctimas de la catástrofe nuclear de Fukushima, todavía son tratados injustamente y no tienen una compensación adecuada. El gobierno, con el dinero público, se ha visto obligado a proporcionar la mayor parte de la indemnización correspondiente a TEPCO, el operador de Fukushima. Las empresas proveedoras, tales como General Electric (GE), Hitachi y Toshiba, que construyeron reactores de Fukushima con el diseño defectuoso del reactor de GE, no han pagado nada para ayudar a las víctimas.
El coste del accidente nuclear en Fukushima es de 250.000 millones de dólares, según el Japanese Centre for Economic Research. Solamente en descontaminación se alcanzaban los 58.000 millones de dólares. Dada la exención en Japón, y el elevado coste de los accidentes nucleares, los proveedores nucleares han seguido exigiendo la exención de la responsabilidad. Por ejemplo, en Canadá, donde tres grandes empresas internacionales que operan en el ámbito nuclear, GE Hitachi (GEH), Babcock y Wilcox y Westinghouse, han presentado solicitudes para quedar exentos de responsabilidad.
"La responsabilidad económica en caso de un accidente nuclear debe estar en manos la industria nuclear, fabricantes, proveedores y operadores,  y no recaer en los ciudadanos", ha concluido Montón.
Mañana, 11 de septiembre, se cumplen exactamente dos años y medio desde el desastre nuclear de Fukushima. Decenas de miles de personas siguen desplazadas de sus hogares, y muchas zonas cercanas a la planta permanecerán inhabitables durante décadas. Los expertos estiman que el desmantelamiento de los reactores afectados tendrán 40 años o más.
http://www.greenpeace.org/ - ECOticias.com
-----------------------------------------------------
En Australia, la energía eólica ya es más barata que los combustibles fósiles

¿Cómo obligar a las empresas a apostar por las renovables y a desterrar el petróleo y el carbón? Muy fácil: haciendo que sea más barata la electricidad de fuentes limpias. Así de sencillo. En Australia, penalizaron a través de impuestos las emisiones de carbono y subvencionan las energías renovables. Resultado: las energías limpias son ahora más baratas que la electricidad generada con carbón o, incluso, el gas natural.
Así lo señala un estudio elaborado por BNEF (Bloomberg New Energy Finance) en Sydney, que analizó el coste de generación de electricidad en Australia a partir de diferentes fuentes.
El estudio asegura que la electricidad generada por un parque eólico tiene un coste de 80 dólares australianos por MWh, mientras que si se genera con una planta térmica que funciona con carbón cuesta 143 dólares por MWh y, en el caso, del gas natural, el coste es de 116 dólares.
Michael Liebreich, presidente ejecutivo de Bloomberg New Energy Finance, ha comentado que ya es hora de cambiar esa falsa percepción de que los combustibles fósiles son baratos y las energías renovables son caras. Además, cabe señalar que Australia es uno de los países con mejores recursos de combustibles fósiles del mundo.
Las renovables reducen su precio
Por otra parte, el estudio de Bloomberg New Energy Finance en Australia muestra que, desde 2011, el coste de la generación eólica ha disminuido un 10%, mientras que el de la energía solar fotovoltaica lo ha hecho en un 29%.
Por contra, el coste de generar energía a partir de combustibles fósiles sigue aumentando. Sobre todo, con carbón, ya que los costes financieros relacionados son muy elevados. El estudio señala que los cuatro mayores bancos de Australia no quieren financiar nuevas plantas de carbón, entre otras razones, porque perjudica a su reputación.
En cuanto a las nuevas plantas de generación con gas natural, son caras, ya que el aumento del uso de gas licuado natural en el país ha provocado un aumento de los precios locales.
Los analistas BNEF, por último, concluyen que, en 2020, la energía solar fotovoltaica será también más barata que el carbón y el gas natural.
Ecologia verde http://www.ecologiaverde.com
-----------------------------------------------------
Catalunya descarta el 'fracking'

Un informe encargado por el Govern a un grupo de expertos concluye que esta técnica de extracción de gas es "poco recomendable" para la región
La extracción de hidrocarburos por fractura hidráulica, más conocida como fracking, es una práctica "poco recomendable", según pone de manifiesto un informe que el Gobierno catalán encargó a un grupo de expertos y que el Consejo Ejecutivo ha analizado este martes.
Ante este documento, el Gobierno catalán ha señalado que "no tiene demasiado sentido hacer este tipo de perspectiva en Catalunya" y hace suyas las conclusiones del informe, según ha detallado en la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo el consejero de Presidencia y portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs. El informe pone de manifiesto que con la tecnología actual, el fracking es poco recomendable porque su extensión, potencia y contendido de la materia orgánica son claramente inferiores a los que garantizarían su viabilidad económica.
Por ello, se descarta esta técnica como fuente potencial de energía en Catalunya, y se recomienda apostar por el ahorro y la eficiencia energéticas, y también por las fuentes de energía renovables.
El documento también pormenoriza las características que debería tener un eventual estudio de impacto ambiental ante una eventual solicitud de permiso de investigación y recomienda reforzar la legislación para que la Generalitat tenga un papel más determinante en la legislación, autorización y explotación de hidrocarburos no convencionales que estén en el subsuelo.
Aunque Catalunya no ha prohibido expresamente esta técnica, como sí ocurre en otras comunidades como Cantabria, el Gobierno regional la descarta por la escasa viabilidad económica que supondría.

PÚBLICO/ AGENCIAS


Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia