jueves, 24 de noviembre de 2016

El cambio climático está afectando todos los aspectos de la vida en la Tierra

 Shreya Dasgupta

Un nuevo estudio ha descubierto que el aumento de solo 1 °C en la temperatura media global ha afectado a especies en todos los ecosistemas, cambiando sus genes, su fisiología, morfología y fenología, perturbando su distribución, su cadena alimenticia e interacciones globales.
 
    •    Los investigadores descubrieron que de los 94 procesos ecológicos revisados en el estudio, más del 80 por ciento mostraba signos de peligro en respuesta a menos de 1 °C de aumento de la temperatura media global.
    •    Estos cambios no solo interrumpen las interacciones entre las especies, sino también la salud de las personas y su bienestar, advierten los investigadores.
    •    Para combatir los efectos negativos del cambio climático, el estudio hace hincapié en el reconocimiento del papel de los ecosistemas naturales grandes e intactos, e insta a los responsables de la toma de decisiones y a los políticos a aceptar los efectos del cambio climático y a acordar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El cambio climático ha afectado a especies de los ecosistemas, cambiando sus genes, su fisiología, morfología y fenología, perturbando su distribución, su cadena alimenticia e interacciones globales, informan los investigadores en el nuevo estudio publicado en la revista Science.
Este hallazgo fue una sorpresa total, dijo a Mongabay Brett Scheffers, director del estudio, profesor adjunto del Departamento de Ecología y Conservación de la Vida Silvestre de la Universidad de Florida. “No solo encontramos respuestas ecológicas al cambio climático a través del agua dulce, de los ecosistemas marinos y terrestres, sino que estas respuestas escalan desde el nivel más bajo de un gen hasta el mayor nivel de un ecosistema”.
Las respuestas a la escala del cambio climático desde el nivel más bajo de un gen hasta el mayor nivel de un ecosistema. 
Numerosos estudios han tratado de desentrañar los efectos del cambio climático en el pasado. Scheffers colaboró con investigadores de 10 países para revisar la investigación previamente publicada, y la evidencia recopilada de las respuestas al cambio climático a través de 94 procesos ecológicos que son parte integral de los ecosistemas terrestres, marinos y de agua dulce saludables.
Los investigadores descubrieron que de los 94 procesos ecológicos revisados en el estudio, más del 80 por ciento mostró signos de respuesta y peligro.
“Algunas personas no esperaban que este nivel de cambio sucediese en cuestión de décadas”, afirmó en una declaración. el coautor del estudio, James Watson, profesor adjunto en la Universidad de Queensland en Australia y científico en Wildlife Conservation Society. “Los impactos del cambio climático se están notando sin que ningún ecosistema en la Tierra esté a salvo”.
Muchas especies, desde salamandras hasta aves, están mostrando, por ejemplo, cambios en el tamaño de su cuerpo como respuesta al cambio climático. Algunos animales también están alumbrando a especies más pequeñas que antes, según señala el análisis. Los animales han cambiado el tiempo de sus migraciones, las plantas templadas están floreciendo antes en primavera, muchas especies han cambiado sus distribuciones, y algunas incluso han visto alterada la proporción de cada sexo como consecuencia del aumento de las temperaturas.
Estos cambios, concluye el estudio, no solo interrumpen las interacciones entre las especies, sino que afectan también a las personas.
La productividad en el sector pesquero ha disminuido, por ejemplo, en parte debido al calentamiento de las aguas. Los rendimientos de los cultivos importantes, como el arroz, el maíz y el café, han descendido en respuesta al aumento de las temperaturas y el aumento de la variabilidad de las precipitaciones durante las últimas décadas. El calentamiento de las temperaturas también ha provocado la propagación de plagas y el aumento de los casos de brotes de enfermedades. Los mosquitos, asimismo, están ampliando su distribución a áreas que ahora son más cálidas que antes, aumentando la posibilidad de propagación de enfermedades como el dengue y la chikungunya.
La magnitud del cambio es sorprendente, dijo Watson, especialmente porque que el planeta ha experimentado solo una parte relativamente pequeña de subida de la temperatura.
Para combatir los efectos negativos del cambio climático, el estudio hace hincapié en el reconocimiento del papel de los ecosistemas naturales grandes e intactos. Los ecosistemas saludables son importantes no solo porque actúan como depósitos de carbono, sino también porque pueden amortiguar y regular los regímenes climáticos locales, y permitir que las especies, incluidas las poblaciones humanas, respondan y se adapten al cambio climático, escriben los autores.
Los investigadores añaden que los responsables de la toma de decisiones y los políticos deben aceptar los efectos del cambio climático, y acordar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
“Para la ciencia es innegable que el cambio climático está afectando actualmente y seguirá afectando a la naturaleza y a la sociedad en formas que dañan nuestra salud y bienestar”, afirmó Scheffers. “Las respuestas que observamos de que solo 1 °C de calentamiento debería producirnos incomodidad, ya que si los recortes de emisiones significativas no se hacen en un futuro muy próximo, los expertos predicen que veamos de 2º C a 3º C de calentamiento a finales de siglo. Esto resultará catastrófico tanto para el medio ambiente como para las personas”.

Fuente: https://es.mongabay.com/2016/11/cambio-climatico-vida-medioambiente-tierra/
Citas: •    Brett R. Scheffers, Luc De Meester, Tom C. L. Bridge, Ary A. Hoffmann, John M. Pandolfi, Richard T. Corlett, Stuart H. M. Butchart, Paul Pearce-Kelly, Kit M. Kovacs, David Dudgeon, Michela Pacifici, Carlo Rondinini, Wendy B. Foden, Tara G. Martin, Camilo Mora, David Bickford, James E. M. Watson. The broad footprint of climate change from genes to biomes to people. Science, November 2016 DOI: 1126/science.aaf7671 - Traducido por Isabel Beguiristáin - Foto de Pixabay, Dominio Público CC0.