lunes, 14 de noviembre de 2016

Japón extenderá la tutela estatal sobre Tepco, la operadora de Fukushima

Por José A. Roca -

El Gobierno nipón contempla extender la tutela estatal sobre la gestión de la operadora de la accidentada central nuclear de Fukushima, TEPCO, debido al incremento de los costes del desmantelamiento de la planta, según informó la agencia Kyodo. El Ejecutivo tenía previsto reducir su participación en la empresa a partir de abril del próximo año, cuando la compañía iba a pasar de la “gestión pública temporal” a ser una “empresa autogestionada”, según consta en el plan de negocios de Tokyo Electric Power Company (TEPCO) de 2014. Sin embargo, esta intervención se ampliará hasta una fecha aún por determinar debido al aumento de los costes del desmantelamiento de la planta y de las compensaciones para la población evacuada a raíz del accidente, señalaron fuentes del Ejecutivo a la citada agencia nipona.

El desmantelamiento de la central se alargará entre 30 y 40 años, y su coste total -añadiendo compensaciones a los evacuados y otros gastos relacionados- ascenderá a entre 8 y 13 billones de yenes (entre 64.200 y 104.000 millones de euros), según diferentes estimaciones de TEPCO y de expertos nipones independientes.
El Gobierno, por su parte había situado su cálculo en unos 11 billones de yenes (96.591 millones de euros), aunque ha comenzado a trabajar con la hipótesis de que el coste será significativamente mayor, señalaron las mismas fuentes.
Tras la catástrofe nuclear desencadenada por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011, el Gobierno adquirió el 50,1 por ciento de los derechos de voto en TEPCO a través de dos compañías destinadas a gestionar el desmantelamiento de la planta y las compensaciones a loas damnificados por el accidente.
Además, el Ministerio de Economía, Comercio e Industria ha destinado a un equipo de funcionarios en las instalaciones nucleares para supervisar las operaciones de desmantelamiento y la contabilidad de la empresa.
TEPCO planeaba compensar los enormes gastos acarreados por Fukushima Daiichi con la reactivación de algunas de sus otras plantas nucleares bajo las nuevas y más estrictas regulaciones de seguridad aprobadas a raíz del accidente, pero este proceso podría alargarse más de lo previsto.
El panel directivo de TEPCO tiene previsto celebrar el próximo miércoles una reunión con responsables del Ministerio de Economía, Comercio e Industria en el que se discutirán la extensión de la intervención pública.
El accidente de Fukushima Daiichi se considera el peor desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.
Las fugas y vertidos resultantes aún impiden que miles de personas que vivían cerca de la central puedan regresar a sus casas, y han dañado gravemente a la agricultura, la pesca y la ganadería local.

Fuente: resumenmensualdefukushima.es - Imagen: ‪www.burbuja.info‬

---------------
Fuga radiactiva en un reactor nuclear en Noruega

Europa Press

Las autoridades de Noruega están trabajando para solventar una "pequeña" fuga radiactiva en un reactor de investigación nuclear en la localidad de Halden, en el sur del país, aunque no se espera que se produzcan daños medioambientales fuera de la instalación, ha informado este martes la Autoridad de Protección frente a la Radiación (NRPA) de Noruega.
La fuga en el Institutt for Energiteknikk (IFE), situado en una cueva en la montaña en el medio de Halden, comenzó a las 11:45 horas del lunes pero el regulador ha dicho que no fue alertado hasta este martes.
Los trabajadores del reactor fueron evacuados tras ser detectada la fuga pero parte del personal regresó después para evaluar la causa y la extensión del accidente, según el comunicado de la NRPA. "Investigaremos cómo se pudo producir y por qué no fuimos alertados hasta el día siguiente", ha añadido el organismo.
El reactor está cerca de la frontera con Suecia pero la Autoridad de Seguridad frente a la Radiación sueca ha señalado que no detectado radiación tras el incidente y que no espera que ocurra debido a los bajos niveles de radiación en Halden. Fue construido a finales de los años 1950 en una cueva en Halden, a unos 120 kilómetros al sur de Oslo. Noruega no tiene centrales nucleares eléctricas pero opera dos pequeños reactores de investigación que estudian cuestiones de seguridad nuclear.