Vida y complejidad

Para considerar que una entidad está viva, ésta ha de ser ante todo autopoyética (construcción de uno mismo), es decir, ha de mantenerse activamente contra las adversidades del mundo. La vida responde a las adversidades utilizando materia y energía para permanecer intacta, este automantenimiento activo se encuentra en la base de toda vida conocida.

Todas las células (unidad mínima de vida) reaccionan a las perturbaciones externas para conservar aspectos clave de su identidad dentro de sus límites. Esto les da identidad y memoria. En cualquier organismo, en cualquier entidad autopoiésica, es posible identificar una fuente específica de energía sustentable (luz visible, oxidación del metano o del sulfuro), junto con otra de carbono (azúcar, proteína, dióxido de carbono), nitrógeno u otros elementos químicos necesarios.
 
La mayoría de las evolucionistas argumentan que la vida se originó en la Tierra, tal vez por causa de un determinado gradiente químico entre compuestos ricos en hidrógeno y otras sustancias ricas en carbono y oxígeno. La vida desarrolló la identidad de la célula.

La vida como un sistema cíclico más, con una dilatada historia (alrededor de 4.000 millones de años), cuya existencia queda explicada por su eficacia en la reducción de gradientes, superior a la de los sistemas no vivos a los que reemplaza.

Sin embargo, el problema de lo complejo es que es complejo; casi siempre, lo complejo modifica el sistema y lo transforma. Las relaciones no son lineales, existen realimentaciones que cambian las cosas.

Así, la membrana de una célula, controla los intercambios de energía y materia, autorregulando el flujo en función del sistema en que se integra, que a su vez es capaz de incidir en la regulación de su entorno. Lo complejo es así mucho más activo. 

El sistema que evoluciona intercambia no toda la información que puede, sino la que le interesa, la que le es útil.

Para saber más: "El Origen de Gaia". Editorial Abecedario. Carlos de Castro. - Captando genomas. Lynn Margulis y Dorion Sagan.- Microcosmos. Lynn Margulis y Dorion Sagan. 1.986. Imagen: ‪www.zonanegativa.com‬

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”