viernes, 29 de abril de 2016

Chernóbil, tres décadas no son ‘nada’

El 26 de abril de 1986, hace ahora 30 años, un experimento en el reactor 4 de la central nuclear de Chernóbil (Ucrania) falló estrepitosamente, desencadenando dos explosiones que enviaron una nube de lluvia altamente radiactiva a la atmósfera y obligaron a desalojar a miles de personas en los siguientes días. Cerca de la central, la ciudad de Pripiat, construida por el Gobierno soviético para los trabajadores de Chernóbil a sólo tres kilómetros de la central, era una urbe 'modelo', con "todos los lujos de una ciudad moderna: estación de tren, puerto, hospital y un recinto ferial", según recuerda 'chernobylwe.com', una de las empresas que treinta años después organiza visitas turísticas a la zona de exclusión. El accidente de la planta nuclear hizo que el nivel de radiación superase los niveles naturales en mil veces en la zona. La tarde del 27 de abril, las cerca de 40.000 personas que vivían en la ciudad --con una media de edad de 25 años-- fueron evacuadas de sus hogares.
El centro cultural, llamado Energetik, tiene varios murales(...) El suelo está destrozado, las sillas están dispersas y hay un retrato lleno de polvo de Mijail Gorbachov y un cartel para conmemorar el sexagésimo aniversario de la Unión Soviética.
Prípiat se suponía que era la joya de la corona de la Unión Soviética, con amplias calles rodeadas de flores, un centro cultural, una piscina, quince guarderías y un parque de atracciones con coches de choque y una noria y con tiendas llenas de artículos que podrían ser la envidia de toda Ucrania y la Rusia soviética. El centro cultural, llamado Energetik, tiene varios murales(...) El suelo está destrozado, las sillas están dispersas y hay un retrato lleno de polvo de Mijail Gorbachov y un cartel para conmemorar el sexagésimo aniversario de la Unión Soviética. Prípiat se convirtió en una ciudad fantasma en la noche del 26 de abril de 1986 por la explosión de la central nuclear de Chernóbil, situada a solo dos kilómetros. Valentina Sochenok recuerda esa noche. Había estado viviendo en Prípiat durante quince años cuando un experimento que salió mal provocó que explotara el cuarto reactor. "Una noche me despertó una llamada pero nadie contestó en el otro lado", rememora. Entonces tenía 44 años y trabajaba como enfermera en un hospital local. Solo estaban ella y sus hijos en el apartamento. Su marido estaba en casa de sus padres en Teremcie, un pueblo situado a 40 kilómetros de Prípiat. Valentina escuchó que alguien llamaba a su puerta. "Abrí la puerta y vi a algunos compañeros del hospital. Me metieron prisa para que saliera del apartamento. Me dijeron que había una emergencia y que tenía que ir al trabajo. Cogimos una ambulancia y despertamos a todos los médicos de la ciudad. Trabajé toda la noche porque nos traían los primeros heridos de la central", relata. Salón de actos del centro cultural de Prípiat Tomas Halaz/Revista MONO Cuando se fue a casa por la mañana, se dio cuenta de que las personas seguían actuando con normalidad en las calles. La mayoría de ellos no tenían ni idea de que solo a unos pocos kilómetros los bomberos y los trabajadores de la planta estaban haciendo todo lo que podían no solo para salvar sus vidas sino para impedir que ocurriera una catástrofe mucho mayor. Los expertos están de acuerdo en que si las cosas hubieran sucedido de forma un poco distinta, Kiev habría quedado destruida y la zona radiactiva habría alcanzado Eslovaquia y Polonia. Una semana después del desastre, el reactor roto comenzó a hundirse en el suelo hacia un espacio lleno de agua contaminada usada para enfriar. Si el reactor hubiera entrado en contacto con ese agua, habría habido un vertido radiactivo distinto y mucho mayor. El problema fue evitado gracias a tres hombres que se zambulleron en el tanque de agua y lo drenaron. No sobrevivieron ni una semana. La planta de energía nuclear resultó ser fatal para cerca de 30 trabajadores y bomberos. Cientos de miles de personas tuvieron que abandonar sus hogares.
LA POBLACIÓN DE PRÍPIAT SE ENTERÓ 36 HORAS DESPUÉS
Nadie supo del peligro entonces: la gente de Prípiat solo se enteró del vertido y de la evacuación 36 horas después del accidente. Hasta entonces, disfrutaron de una espectacular feria en la plaza y de una boda y los visitantes de Kiev y Bielorrusia, que no tenían ni idea de lo que pasaba, se tomaron sus cafés en la ribera del río. El sonido de los helicópteros y el aumento de los militares en las calles no implicaba que la vida de decenas de miles de personas de la zona fuera a cambiar para siempre. "Paseamos cerca de la planta durante unos diez minutos. Entonces nos dijeron que su marido ya no estaba vivo y que teníamos que irnos. Prometieron que encontrarían el cadáver", afirma Valentina, recordando el día que una compañera le pidió que le ayudara a encontrar a su marido, que era bombero. Él se fue por la noche para ayudar a extinguir el incendio en el bloque número cuatro. Valentina vive en la Zona de Exclusión de Chernóbil. Volvió a la casa de sus suegros en Teremcie tras la evacuación. Miles de personas tuvieron que empaquetar sus vidas y comenzar de nuevo en otro sitio y solo unos pocos han regresado. Algunos de los últimos habitantes del pueblo se encuentran viviendo en el denso bosque que hay al final de una carretera destrozada. Aula de un colegio de Prípiat Tomas Halaz/Revista MONO "Ahora no está creciendo nada. Vengan en verano", se despide Valentina mientras pasea por su jardín, mirando los primeros brotes. "Lo sé todo sobre hierbas. Tienes que cultivarlas en días especiales como el día de San Pedro. Si rezo una oración cuando las recojo, se convierten en curativas", sostiene. Algunas personas que residen en la Zona de Exclusión de Chernóbil viven desconectadas. Las provisiones les llegan cada dos semanas y los pueblos habitados más cercanos están a decenas de kilómetros. Aunque los niveles de radiación en la zona son mayoritariamente normales, solo unas pocas personas han vuelto a sus hogares aquí tras haber sido obligados a marcharse repentinamente.
"NOS ESTÁBAMOS PREPARANDO PARA LA PASCUA"
"¿Quiere comer algo o tomar un poco de vodka casero?", pregunta Ola Timorofejevna Sapurova, una mujer de 78 años que vive en el pueblo de Kupovate, dentro de la Zona de Exclusión. Debido a su deteriorada salud, probablemente no plantará tomates este año. Será la primera vez que dependerá totalmente de la ayuda de otros. Ella recuerda los días posteriores a la explosión. "Nos estábamos preparando para la Pascua: limpiando, cocinando... Entonces tuvimos que irnos", relata. Valentina Sochenok vive dentro de la zona de exclusión. Primero llegaron los camiones y se llevaron a los animales. Las personas tuvimos que esperar a que llegaran los autobuses. Ola volvió un año después. Ahora se lamenta. "Estoy sola. No hay nadie para enterrarme", señala. Un par de casas más allá, vive una mujer de 85 años, Hanna Alexiyevna Zavarotna. Saca una olla caliente llena de pudin del horno y ofrece una tarta de manzana que ha cocinado para su hermana. "Nos dijeron que volveríamos en tres días", recuerda, mientras sirve en un plato un poco de pudin. Ella también regresó un año después. Aunque el pueblo fue evacuado una semana después de la explosión, Hanna no temía a la radiación. "Nuestra nación no teme a ninguna radiación", explica, mientras se anuda la bufanda. Además de unos pocos miembros de la familia, solo algunos pocos guías con pequeños grupos de turistas visitan el lugar. Un viaje lleno de adrenalina a las inmediaciones de Chernóbil que ha sido una atracción turística durante varios años. Hanna Alexijevna Zavorotnyi reside con su hermana.
Este texto es un extracto del reportaje 'En la sombra del riesgo, ¿experimentará Ucrania otro Chernóbil?', escrito por el periodista Lukas Ondercanin, con imágenes del fotógrafo Tomas Halaz, para la revista digital eslovaca MONO. Su difusión en español ha sido autorizada expresamente a Europa Press. El contenido íntegro se puede consultar en el enlace http://mono.sk/caka-ukrajinu-dalsi-cernobyl/ . El reportaje también analiza en profundidad la situación en la localidad ucraniana de Energodar, que acoge la central nuclear de Zaporizhzhya, la mayor de Europa. La extensión de la vida operativa de varios de los reactores de esta planta ha generado críticas desde algunos sectores por considerar que hay riesgo de que se registre un nuevo accidente como el de Chernóbil. CEE Bankwatch, una red que vigila el flujo de fondos públicos para que no se dediquen a proyectos que puedan tener efectos negativos en la población o el medio ambiente, ha alertado de que la decisión de alargar la vida operativa de esa central de Enerdogar podría no haber seguido criterios técnicos e independientes sino motivos políticos. Bankwatch ha asegurado que el crédito que el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y la agencia nuclear Euratom destinan a la central de Enerdogar tiene como objetivo las mejoras de la seguridad y no la prolongación de su vida operativa. El reportaje publicado en la revista MONO ha contado con el apoyo de CEE Bankwatch. ep

Los liquidadores: héroes o víctimas
Hasta 600.000 personas llegaron a colaborar en las labores de descontaminación de la zona de Chernóbil. Eran los llamados ‘liquidadores’. Una mayoría procedían del ejército, pero en última instancia terminaron siendo una amalgama de militares, militantes (y no militantes) comunistas obligados por el partido, y voluntarios en general muy bien pagados. 
Apenas fueron informados de los riesgos, no tenían protección adecuada y las mediciones de radiactividad que se les practicaban en muchas ocasiones se trucaban o directamente se les ocultaban. Las estadísticas fluctúan inconcebiblemente según los estudios, pero la principal organización de liquidadores estima que 60.000 han fallecido y más de 150.000 se encuentran discapacitados. Tras el desastre, les llovieron las condecoraciones.
El inconcebible baile de números
No es sencillo calcular el número de víctimas causadas por el accidente. Los efectos a largo plazo, el que no exista un marcador que permita identificar si es la radiación la causa de la enfermedad o el aumento progresivo en el número de casos de cáncer solo por el hecho de las mejoras en el diagnóstico, dificultan enormemente las estimaciones. El paisaje que ofrecen los informes es desconcertante. Estos son algunos: El informe UNSCEAR del comité científico de las Naciones Unidas asigna menos de 50 muertes seguras como consecuencia directa de la radiación. Estima que esta causará al menos 6.000 casos de cáncer de tiroides, pero que no provocó un problema de salud pública. Los informes del Fórum de Chernóbil, en los que participó la Organización Mundial de la Salud (OMS) fueron aumentando el número de muertes por cáncer atribuidas hasta las 9.000. El informe de la sección alemana de la IPPNW, siglas de la Asociación de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, es profundamente crítico con respecto a los de las Naciones Unidas y la OMS, a quienes acusa de “manipular sus propios datos”.El informe TORCH, realizado a petición del Partido Verde Alemán, cifra en 30.000-60.000 las muertes por cáncer debidas a la radiación.
Un informe de Greenpeace, sin embargo, cifra en hasta 200.000 las muertes atribuibles al accidente, de las cuales solo la mitad se deberían a casos de cáncer.

Fuente: http://www.ecoticias.com