lunes, 11 de abril de 2016

Producto Nacional Bruto y decrecimiento

Cuando los políticos y economistas se refieren al crecimiento económico lo miden mediante indicadores cuantitativos muy específicos; el principal indicador de crecimiento hoy es el Producto Nacional Bruto (PNB) que registra las actividades que cuestan dinero y generan ingresos, sean mercantilizadas o pagadas por el sector público. Producir, es pues, generar ingresos. El PNB equivale entonces a la Renta Nacional (RN) que se utiliza como indicador del éxito económico, de si las cosas van mejor o peor económicamente –crecer un 3% se considera sin duda mejor resultado que crecer un 1%- y, además, los países tienden a ordenarse según su RN per cápita para tener una primera idea si están mejor o peor económicamente.

Tres críticas al PNB:
1- El PNB suma igual actividades basadas en la explotación de recursos naturales no renovables o en la de recursos renovables. Tampoco hay ninguna distinción entre explotar recursos naturales renovables de forma sostenible o no sostenible.
2- En el PNB sumamos el valor de los bienes y servicios que producimos y consumimos pero nos olvidamos que a menudo la contrapartida de las actividades de producción y consumo es la degradación ambiental que también afecta a nuestra salud y calidad de vida y a la de las generaciones futuras e incluso puede poner en peligro la supervivencia.
3- Los propios problemas ambientales generan a menudo gastos monetarios para intentar evitarlos o reducirlos. Sin embargo cuando son asumidos por las administraciones públicas o por los ciudadanos aparecen en el activo y no en el pasivo.

La respuesta más radical quizás es decir que en realidad no nos importa si el PNB crece o no crece. Lo que nos importa es cubrir las necesidades básicas de todo el mundo, que las actividades económicas nos hagan más felices y no menos y que no hipotequemos la satisfacción de las necesidades de generaciones futuras y de otras poblaciones.

Para saber más: La crítica al crecimiento económico desde la economía ecológica y las propuestas de decrecimiento. Jordi Roca Jusmet - Imagen: El Roto