viernes, 22 de abril de 2016

La ‘ignorancia’ climática de los estadounidenses

Los norteamericanos han notado un aumento de las temperaturas máximas diarias en el mes de enero de 0,58 ºC por década

Desde los años 70, la temperatura media en invierno ha aumentado en EE UU, pero en verano se ha mantenido constante. Prácticamente todos los estadounidenses prefieren estas nuevas condiciones climáticas, aunque no son conscientes de lo que les espera. Los norteamericanos han notado un aumento de las temperaturas máximas diarias en el mes de enero de 0,58 ºC por década Dos científicos de las universidades de Nueva York y Duke en EE UU han evaluado, gracias a un índice de preferencia climática, las predilecciones que sus compatriotas tienen sobre el tiempo. 

Según el estudio, publicado en la revista Nature, el 80% de los estadounidenses viven en zonas donde el tiempo es más agradable ahora que hace 40 años. “Las regiones que han experimentado la mayor mejora de sus condiciones climáticas –con inviernos más cálidos sin un aumento sustancial de las temperaturas veraniegas o de la humedad– son las del sureste del país”, informa a Sinc Megan Mullin, coautora del trabajo e investigadora en la Universidad de Duke. La investigación ha permitido analizar 40 años de datos climáticos diarios –de 1974 a 2013– en todos los condados americanos y evaluar cómo la experiencia de la población con el tiempo ha cambiado durante este periodo, que coincide con la aparición de la cuestión del cambio climático en la esfera pública. Los resultados demuestran que, de manera general, los norteamericanos han notado un aumento de las temperaturas máximas diarias en el mes de enero de 0,58 ºC por década. Por otro lado, las temperaturas máximas diarias en julio aumentaron solo de 0,07 ºC por década. Además, la humedad en verano descendió ligeramente desde los mediados de los 90. Para los científicos, aunque el cambio climático es responsable de este rápido aumento de temperaturas, “los estadounidenses lo experimentan en momentos del año en los que días más cálidos son bienvenidos”, recalca Patrick J. Egan, el otro autor y científico en la Universidad de Nueva York. “Esta tendencia a lo largo del tiempo ha dado pocas razones al público estadounidense para exigir políticas que ayuden a luchar contra el cambio climático”, explica a Sinc Mullin. Un clima más desagradable en el futuro Sin embargo, según el estudio, “sin esfuerzos serios para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el clima se acabará volviendo más desagradable”, recalca la investigadora. Los patrones climáticos de las últimas décadas no han motivado la lucha climática, “pero sin esfuerzos serios el clima se acabará volviendo más desagradable” Los científicos prevén que la tendencia a lo largo del siglo se invierta, y que los veranos se vuelvan incómodos. Sus estimaciones desvelan que a finales del siglo XXI el 88% del público percibirá un tiempo menos favorable. Las temperaturas futuras muestran un escenario contrario al actual. “En las próximas décadas, las proyecciones climáticas indican que la mayoría de la población estadounidense estará expuesta a un mayor aumento de temperaturas en verano que en invierno, lo que empeorará las condiciones, según las preferencias climáticas de los americanos”, subraya Mullin. Con este estudio, los investigadores demuestran las implicaciones que tiene una buena comunicación del cambio climático. “Los científicos deberían saber que la población no recibe con preocupación los mensajes sobre el calentamiento del planeta”, advierte a Sinc la experta, para quien es más productivo exponer los eventos extremos que afectarán a la economía y la salud humana.

Referencia bibliográfica: Patrick J. Egan & Megan Mullin. “Recent improvement and projected worsening of weather in the United States”Nature10.1038/nature17441 20 de abril de 2016
Fuente original: http://www.agenciasinc.es - Imagen:
progresosemanal.us
---------------------
Una racha sin precedentes en 137 años de registros, marzo bate por undécimo mes consecutivo el récord de calor en el planeta 

 Para el primer trimeste de 2016, la temperatura promedio para el mundo fue de 1,3 grados Celsius por encima de la media del siglo 20, de acuerdo con los científicos de los Centros Nacionales de la NOAA para la información ambiental.

Por undécimo mes consecutivo, las temperaturas mundiales en marzo fueron las más altas para ese mes en los registros, influidas por el evento de El Niño y confirmando el calentamiento global. Para el primer trimeste de 2016, la temperatura promedio para el mundo fue de 1,3 grados Celsius por encima de la media del siglo 20, de acuerdo con los científicos de los Centros Nacionales de la NOAA para la información ambiental. Esta fue la temperatura más alta para este periodo en el expediente 1880-2016, superando el récord anterior establecido en 2015 en 0,3 grados. La temperatura media mundial de la superficie del mar para el año hasta la fecha ha sido también la más alta de la historia, superando el mismo período de 1998 en 0,2 grados, la última vez que ocurrió un evento de El Niño de una fuerza similar. Para marzo, la temperatura promedio en el mundo fue de 1,3 grados Celsius por encima de la media del siglo 20. Esto no sólo representa el registro más alto para el mes de marzo en el expediente 1880-2016, sino también el incremento de temperatura mensual más elevado entre todos los meses del registro, superando el anterior récord establecido el mes anterior por 0,01 grados. Marzo también marcó el úndécimo mes consecutivo en que se ha batido el récord de temperatura global mensual, y es la racha más larga en el registro climático de 137 años de la NOAA. El Ártico también se vio afectado por el calor global. El hielo del Ártico alcanzó su máxima extensión para el año en 9,02 millones de kilómetros cuadradas el 24 de marzo, la medida máxima anual más baja en los registros por satélite. Estuvo 693.000 kilómetros cuadrados debajo de la media y 8.046 kilómetros cuadrados por debajo del récord anterior de 2015. Según el mapa distribuido por la NOAA, se da la circunstancia de que el calor global no se manifestó en España, que registró temperaturas por debajo de lo normal. ep

Fuente: http://www.ecoticias.com/