sábado, 9 de abril de 2016

¿El agua natural contiene el sabor de insectos, bacterias y descomposición de vegetales?

Se dice que el agua simple es inodora, incolora e insabora, sin embargo, esta última característica puede no ser del todo cierta.

Investigaciones científicas han descubierto que algunas especies reaccionan al gusto del agua.
En 2015 un grupo de científicos de la Universidad de California, Estados Unidos, informó queciertos insectos poseen un gen que fabrica proteínas para saborear el agua en las células del gusto. Esta investigación estuvo dirigida por el biólogo Peter Cameron y sus estudios se enfocaron en la mosca del vinagre. La proteína que producen estos insectos se nombró PPK28.
Por otro lado, algunos seres vivos cuentan con acuaporinas, que sirven para transportar y absorber agua a través de membranas celulares. Estas acuaporinas podrían ser clave para que el líquido vital estimule las células del gusto en ciertas especies.
Además, el fisiólogo Sidney Simon de la Universidad Duke, Estados Unidos, halló células para el agua en el cortéx gustativo de las ratas. A pesar de ello, gran parte del mundo científico afirma que estas células no se encuentran en la mayoría de los mamíferos, específicamente en los humanos.
Inclusive, entre las décadas de 1960 y 1970, se demostró de forma sistemática que el gusto del agua en los humanos, depende de lo que se haya ingerido antes. Esta investigación estuvo a cargo de la psicóloga Linda Bartoshuk, quien publicó una serie de artículos sobre el postgusto o retrogusto del agua. De acuerdo con la investigadora de la Universidad de Florida, el agua tiene sabor, pero sólo tras haber probado otra cosa.
No obstante, el agua simple puede tener un efecto en las papilas gustativas de las personas por la presencia de algunos minerales. Por ejemplo, los cloruros provocan un sabor salado, el magnesio uno amargo y el aluminio uno terroso.
Químicos, algas, bacterias, descomposición de vegetales y residuos inorgánicos, también pueden modificar el sabor del agua. En dicho caso la calidad del agua potable tiene que estar sujeta a medidas de revisión para prevenir enfermedades.
Sin duda, el agua es vital para todos los seres vivos independientemente de su sabor. Por ello, su cuidado y conservación son claves para la salud, higiene, alimentación y una larga lista de actividades diarias.

Fuente: Ecoosfera- http://www.ecoosfera.com/